Es noticia
Carlos Sainz, entre el amor de Ferrari por Leclerc y su capacidad para destronarle
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
CÓMO BATIR AL FRANCES EN EL FUTURO

Carlos Sainz, entre el amor de Ferrari por Leclerc y su capacidad para destronarle

Sainz se enfrenta a la posición de su compañero en Ferrari, formado y asentado como líder, pero su evolución en el equipo italiano esta temporada también invita al optimismo

Foto: Leclerc y Sainz, en una imagen de archivo. (REUTERS/Hamad I Mohammed)
Leclerc y Sainz, en una imagen de archivo. (REUTERS/Hamad I Mohammed)

Gp de Arabia Saudí. Poco después de la primera resalida, Charles Leclerc es avisado: “Sainz detrás, con DRS”. El español pasa como un disparo, pero al llegar a la frenada el monegasco se resiste, sale fuera de la pista y vuelve a ella por delante. “¡Vamos Charles, no hagas eso!” grita Sainz, por la radio con gran vehemencia: “¡Le he pasado! ¡Decidle que devuelva la posición inmediatamente, inmediatamente chicos!”. Pero ¿pueden o no luchar entre sí los pilotos del Ferrari, si consideramos lo vivido en las cuatro últimas carreras, en las que han llegado juntos a la meta?

Hagamos antes un paréntesis. Mattia Binotto, en el último número de la revista GP Racing sobre Charles Leclerc: “Estamos totalmente convencidos, por eso invertimos con él en el futuro firmando un contrato que es de largo plazo, el más largo que hemos tenido en nuestra historia. Realmente invertimos a largo plazo porque estamos completamente convencidos de que será el hombre y el piloto que nos llevará allí y se convertirá en el próximo campeón mundial”. Al margen de otras consideraciones referentes al peso específico de Charles Leclerc en Ferrari.

Binotto se alejaba así de esa neutralidad mantenida desde la llegada de Carlos Sainz al equipo italiano. ¿En qué posición dejaba al piloto español? Evidentemente, tales palabras tenían un sentido y un alcance, pero ¿por qué precisamente ahora, cuando Sainz rivaliza con su compañero? Al margen de la intencionalidad de Binotto, la posición de Carlos Sainz en Ferrari se antoja un desafío tan incierto como apasionante.

Parar con 7 segundos de ventaja

En tres de las últimas cuatro carreras Sainz ha superado a Leclerc el sábado. En Jeddah otro tanto hasta su trompo en el Q2. En México, Brasil, Qatar y Arabia Saudí el español ha terminado pegado al monegasco, solo una vez por delante. En el Hermanos Rodríguez incluso se le pidió a Sainz en los compases finales que dejara pasar a su compañero cuando rodaba casi siete segundos por delante.

Más rápido que Leclerc en los primeros compases, Sainz pidió permiso para adelantar a su compañero y lanzarse a por Gasly. Negativo. El equipo decidió una doble estrategia. Con el monegasco, parada anticipada para presionar a Gasly con riesgo de indefensión posterior para Leclerc. Con Sainz, parada retrasada para atacar al francés en los compases finales. La primera estrategia falló. La segunda también, por la resistencia del propio Leclerc, y luego por las instrucciones del equipo a este. Cuando Sainz quiso pasar ya era demasiado tarde para alcanzar al francés ¿Por qué, entonces, forzarle a devolver la posición? A fin de cuentas, el equipo obtenía el mismo número de puntos.

El madrileño mostró inicialmente su extrañeza por cómo Leclerc y Ferrari gestionaron la situación. El monegasco alegó como defensa los doblados Russell y Ocon y un ‘graining’ misterioso que se evaporó tan pronto les superó. El equipo dejó a Leclerc que siguiera tirando, para dos vueltas más tarde pedirle que cediera el paso a Sainz, cuando lo urgente era aprovechar sus neumáticos para alcanzar a Gasly. Rindiendo su posición respetó el acuerdo previo a la carrera, pero el español fue el perjudicado por el fuego amigo. En el fondo parecía que Ferrari intentaba no ‘molestar’ a Leclerc.

placeholder Carlos Sainz tuvo en México que dejar pasar a Leclerc con la meta a la vista cuando rodaba siete segundos por delante
Carlos Sainz tuvo en México que dejar pasar a Leclerc con la meta a la vista cuando rodaba siete segundos por delante

Ni tocarse ni atacarse

GP de Brasil. Sainz se toca con Norris en la salida, y Leclerc aprovecha para superar al español, quien se mantuvo toda la carrera en la estela del monegasco sin atacarle en momento alguno. Este medio le preguntaba a Binotto cuál era la política con sus pilotos, recordando el accidente de Leclerc y Vettel en esta pista. “Creo que ha sido bueno verles rodar, hoy hubo una buena pelea en la primera curva. Han sido seguro, no se han tocado entre ellos, y esto es importante para el equipo, y que los dos pilotos se hayan comportado tan bien”, contestaba Binotto. “Desde mi punto de vista es más fácil que entiendan que el equipo está por delante. Y de momento lo han entendido muy bien. Nuestros pilotos son libres de luchar, siempre he dicho que la prioridad es el equipo y haremos todo lo posible por maximizar los puntos. Aparte de esto, son libres para luchar por ahora, y esperemos que en el futuro vayamos tan bien que puedan hacerlo en cada carrera".

En Losail, discreto fin de semana para Ferrari, Sainz terminó séptimo, un puesto por delante de Leclerc, quien tampoco intentó adelantar a su compañero, metidos ambos en un grupo con DRS. Por último, en Jeddah, el madrileño perdió la posición ganada a Leclerc en la penúltima vuelta. Según el español, sus neumáticos no daban más de sí tras haber cambiado a los medios en la primera bandera roja. ¿O le cedió el puesto a petición del equipo? Porque Leclerc adelantaba a Norris en la clasificación general del campeonato.

¿Tranquilizar a Leclerc?

Volvamos ahora a las palabras de Binotto sobre Leclerc y al futuro de Sainz en Ferrari. Suponiendo que el nuevo reglamento permita al equipo italiano ganar carreras y luchar por títulos, ¿tendrá que jugar el español un papel de escudero, o contará con opciones contra su compañero, como fuera el caso de Leclerc con Vettel? Nadie tiene la respuesta por el momento.

Pero el balance de Sainz en su primer año con Ferrari no deja dudas. Si Binotto nomina a Leclerc como líder, no cabe afirmar que este haya derrotado al español. Sin pretemporada, con un monoplaza conocido por su compañero desde dos años, y mientras se integraba en una nueva estructura. Además, en estas últimas cuatro carreras Sainz le ha tomado la medida al monegasco incluidos los sábados, el punto más fuerte de Leclerc.

Si llega a la meta el domingo en Abu Dabhi, Sainz habrá completado todas las carreras de la temporada. Lleva catorce pruebas consecutivas en los puntos. Ha puntuado en todas menos dos (quedó undécimo en las otras dos restantes). Suma tres podios por uno de Leclerc. En el primer año el monegasco tiene motivos para estar preocupado.

Entonces, ese “¿estamos completamente convencidos de que será el hombre y el piloto que nos llevará allí y se convertirá en el próximo campeón mundial?”. Solo Binotto conoce el alcance de sus intenciones con tan singulares declaraciones. Quizás también persiga acunar y dar tranquilidad a un piloto confiado en su liderazgo tras la marcha de Vettel, ahora que Sainz aprieta. O quién sabe. En todo caso, si fuera cierto que Ferrari tiene en Leclerc su adalid por el título, Sainz actuó muy bien en el pasado GP de Arabia Saudi. Habrá otras en el futuro. Guante de seda hacia el exterior, puño de hierro de puertas para adentro.

Charles Leclerc Historia Mattia Binotto Sebastian Vettel Arabia Saudí
El redactor recomienda