Sainz: la alegría de un podio inesperado y la decepción de una victoria perdida
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
LUCES Y SOMBRAS EN HUNGRÍA

Sainz: la alegría de un podio inesperado y la decepción de una victoria perdida

El piloto de Ferrari vivió otro fin de semana de contrastes. En la carrera, logró remontar hasta la cuarta posición —tercera sin Vettel— marcando incluso la pauta de la estrategia

placeholder Foto: Sainz hizo podio en el GP de Hungría.
Sainz hizo podio en el GP de Hungría.

Partir decimoquinto y acabar tercero es como para terminar muy contento, pero al final la carrera de Hungría, tal y como se anticipaba, fue una oportunidad perdida de victoria. La Fórmula 1 esta temporada, la verdad, no deja de sorprender. El domingo fue uno de esos días en que, a tenor de resultados tan inesperados, se revienta la banca de cualquier casa de apuestas. En Hungaroring vivimos todo tipo de dramas, heroicidades e infortunios y, entre estos últimos, una nueva posibilidad de victoria para Carlos Sainz que se escapaba de sus manos.

La lluvia finalmente hizo su aparición en Budapest cuando todo el mundo la daba por descartada. Sin embargo, fue tan leve justo antes de la carrera que todos los equipos sabían que revertirían muy pronto a las estrategias iniciales de carrera en seco. Tal y como anticipábamos ayer, Carlos tenía pensado hacer el primer tramo de carrera con los neumáticos medios y la segunda parte con el duro, de modo que cuando el madrileño sorteaba el caos de la primera vuelta en una impresionante cuarta posición nos las prometíamos muy felices ante lo que parecía que iba a ser un gran día.

Una parada fatídica

Sin embargo, las cosas empezaron a torcerse nada más entrar a cambiar neumáticos en la reanudación de la prueba. Carlos no solo perdía en los boxes su privilegiada plaza, sino que le adelantaban pilotos con un ritmo muy inferior al suyo. El caos generado por Valtteri Bottas en la primera curva eliminaba de un plumazo a potenciales rivales como los dos pilotos de RedBull, Lando Norris o su propio compañero de equipo Charles Leclerc. Pero el posterior descontrol del ‘pit-lane’ arruinó toda esperanza de triunfo.

“El podio hoy era posible", afirmaba un decepcionado Sainz, que aún desconocía la posterior penalización de Vettel, que permanece en suspenso ante la apelación posterior de Aston Martin. "La verdad es que no sé lo que pasó en el primer ‘pit-stop’, pues de repente me encontré con los Williams y los AlphaTauri delante de mí y yo sabía que estaba por delante de ellos al entrar a poner ruedas de seco. Esto supuso que en el primer tramo de carrera estuviera bloqueado detrás de ellos, y por ello traté de sorprenderles en la segunda parada en boxes”. El desconcierto del madrileño tenía su explicación y lo comentó al término de la carrera Mattia Binotto: "En el reinicio, Carlos entró inmediatamente para poner 'slicks' y después de una parada en boxes en menos de dos segundos lo liberamos de nuevo en el ‘pit-lane’ observando los requisitos de seguridad, teniendo en cuenta todo el tráfico que había en ese momento. Frente a nuestro lugar en boxes, otros equipos parecían no respetar esas normas y así perdimos varios lugares, entre ellos, los dos pilotos que terminaron primero y segundo".

placeholder Foto: EFE.
Foto: EFE.

Un ojo en el podio y en Hamilton

Una vez sorteado el tapón del Williams de Nicholas Latifi y lejos de hundirse, tuvo personalidad para decirle al equipo cuando fue llamado a cambiar neumáticos que seguía en pista, ya que sentía que sus ruedas tenían aún vida para rodar a buen ritmo. Con gomas frescas casi 10 vueltas después de Lewis Hamilton le permitió contener al británico, que venía remontando desencadenado desde atrás aunque, al mismo tiempo, esa situación comprometiera sus opciones en la parte final de la carrera.

“Hice todo lo que pude, pero sabía que Lewis iba a utilizar la táctica que tan bien le ha funcionado durante años de atacar al final con neumáticos nuevos. Lewis me obligó a forzar mucho cuando puse mi juego de compuesto duro, y eso me hizo mucho más vulnerable al final de la carrera. En las últimas 10 vueltas, además, cuando Hamilton me alcanzó, tenía que ahorrar gasolina para poder llegar al final y, la verdad, al doblar a Ricciardo tampoco es que él ayudara mucho, para ser sincero, pero bueno, es lo que hay y al final lo mejor que pude hacer después de esa problemática primera parada en boxes”.

Ayer precisamente comentábamos las dificultades que encuentra el piloto español para tener un Gran Premio completo de principio a fin. El domingo era este justamente su principal lamento, pues la victoria era posible a pesar de la enorme satisfacción de un podio cuando se parte en Hungría de una tan lejana séptima fila. El madrileño sabía que Esteban Ocon estaba detrás de él antes de la primera fatídica parada en boxes y que, de haber mantenido la misma posición a la entrada y la salida del ‘pit-lane’, ese puesto habría sido suyo.

Buen balance general

“Estoy contento porque estamos en una buena progresión, pero este fin de semana es un buen ejemplo de que nunca nos termina de salir un fin de semana redondo, primero con el golpe de ayer en la clasificación y luego con los problemas de la primera parada en boxes. Todo esto supuso al final no poder pelear por una victoria que hoy claramente era una posibilidad”, se lamentaba el piloto de Ferrari.

La descalificación final de Vettel por no tener el mínimo de gasolina necesario supone que en el ecuador de la temporada el piloto español acaba por delante de su compañero de equipo Charles Leclerc en la tabla clasificatoria, 80 puntos por 83 del madrileño. No se trata de que Carlos haya sido superior al monegasco, pues hay que tener en cuenta muchas consideraciones, pero no deja de ser un mérito muy destacable que después de 10 carreras el madrileño vaya por delante en la clasificación de su muy valorado 'coequipier'.

Así analizaba Carlos esta situación y el balance de lo que se lleva disputado de temporada: “Lo importante es que logramos tener un muy buen ritmo con el coche y tenemos una buena base para seguir creciendo en esta segunda parte de la temporada, en que seguramente iremos a más. Hemos logrado hoy buenos puntos para el campeonato y estamos más cerca de McLaren, así que el balance en general es positivo”. Entre la decepción y la alegría, a medida que se pone perspectiva a la carrera de Hungría, parece que debe prevalecer la segunda sobre la primera.

Partir decimoquinto y acabar tercero es como para terminar muy contento, pero al final la carrera de Hungría, tal y como se anticipaba, fue una oportunidad perdida de victoria. La Fórmula 1 esta temporada, la verdad, no deja de sorprender. El domingo fue uno de esos días en que, a tenor de resultados tan inesperados, se revienta la banca de cualquier casa de apuestas. En Hungaroring vivimos todo tipo de dramas, heroicidades e infortunios y, entre estos últimos, una nueva posibilidad de victoria para Carlos Sainz que se escapaba de sus manos.

Fórmula 1 Ferrari Lewis Hamilton Carlos Sainz Sebastian Vettel Hungría
El redactor recomienda