Cuando el apellido Schumacher y el dinero de papá no son suficientes para pilotar un F1
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
Las tribulaciones de los pilotos de Haas

Cuando el apellido Schumacher y el dinero de papá no son suficientes para pilotar un F1

Los dos pilotos de Haas, Mick Schumacher y Nikita Mazepin, bisoños y sin experiencia en la Fórmula 1, están viviendo un tórrido arranque con el equipo Haas, el farolillo rojo de 2020

placeholder Foto: Los dos pilotos de Haas son debutantes el mismo año, algo poco corriente en la F1. En la imagen el trompo de Schumacher tras el coche de seguridad en Imola
Los dos pilotos de Haas son debutantes el mismo año, algo poco corriente en la F1. En la imagen el trompo de Schumacher tras el coche de seguridad en Imola

“Los primeros seis meses un piloto debutante de Formula 1 no se entera de nada. Le sobrepasa todo. Le dices que el coche tiene subviraje y te mira encogido y te dice que sí, aunque no sea verdad…” El ingeniero y comentarista de Movistar Toni Cuquerella ilustra con su experiencia a un piloto que afronta sus primeras etapas en la Fórmula 1. Nadie como Nikita Mazepin en semejante situación, como así reconocía ante el frenesí de su tormentoso debut envuelto en una interminable serie de trompos, accidentes y errores. “La Fórmula 1 es muy intensa para mí. Lo imaginaba, pero no esperaba tal intensidad en los entrenamientos. Todo el mundo te mira, y cada error tiene sus consecuencias”. Sus trompos y accidentes son tema de seguimiento en las redes sociales.

Mick Schumacher intentaba calentar neumáticos tras el coche de seguridad en el pasado GP de Emilia Romagna. La típica maniobra de ‘zigzag’, tan rutinaria, fue exagerada involuntariamente por el piloto alemán. En plena línea recta acabó cruzado y estrellándose ante la entrada de boxes. Schumacher no sabía dónde meterse. Para el hijo del pluricampeón alemán, el debut en la Fórmula 1 es menos tórrido que el de su compañero, aunque también sometido a la presión propia de un debutante con un monoplaza muy poco competitivo, “una presión diez veces superior a la de cualquier otro piloto”, decía de su caso Nico Rosberg por el apellido.

‘Salir de Málaga para entrar en malagón’, como reza el dicho, parece ser el caso de Haas en 2021. De dos pilotos irregulares y en ocasiones enfrentados pero rápidos, en 2021 el equipo se ha decantado por dos debutantes a la vez, decisión inusual en la Fórmula 1. Dos ‘pollitos’ sin referencias para contribuir a la evolución de un monoplaza además desfasado y sin desarrollo. Aunque ambos encajen perfectamente con el perfil descrito por Toni Cuquerella, están particularmente respaldados para su futuro en la Fórmula 1, al margen de un potencial todavía por descubrir.

Totalmente desbordado

Ya en los primeros libres de Bahrein, Mazepin comenzó con su festival de trompos y salidas de pista. Tres, antes de llegar a los clasificatorios. Otro más en el Q1, justificado por un problema mecánico por parte del piloto. En la carrera no pasó de la tercera curva ni del medio minuto. En la primera jornada de Imola, dos trompos. Su comportamiento en pista con pilotos más rápidos en entrenamientos también fue cuestionado por sus rivales, para terminar con Giovinazzi echando pestes en los clasificatorios cuando le adelantó a punto de iniciar su vuelta rápida. En carrera, eso sí, el accidente sufrido no fue culpa suya, sino de Latiffi.

Como él mismo confesaba, el ruso está totalmente desbordado por las nuevas exigencias de la Fórmula 1, tanto por la información que debe asimilar como por seo manejo del monoplaza. Y aunque el VF21 es difícil de pilotar, como reconoce hasta el propio Gunther Steiner, Mazepin no consigue mantenerse en la pista por mucho tiempo. Pero tampoco son sus primeros pasos, porque ya antes había rodado con Force India y Mercedes en programas privados. Y cuando mantiene el coche por lo negro todavía es lento, por debajo de su compañero Mick Schumacher, quien tampoco ha destacado en su trayectoria por un talento natural inmediato.

“Será muy complicado al comienzo para él”, anticipaba este invierno Mattia Binotto sobre Schumacher, “si ves su experiencia pasada, tanto en la Fórmula 2 como en la 3, es en su segunda temporada cuando mejor rinde, y no en la primera. En comparación a Charles, este es muy rápido el primer día. Creo que tal y como ha evolucionado Mick, aprende mucho en la primera temporada y finalmente iguala el comienzo de la segunda. Luego, se fortalece mucho en la segunda parte del año. Por eso creo que para él son importantes dos temporadas”. Binotto lo clava por ahora. Es evidente que los pilotos no suponen el principal problema de Haas, de lo contrario no se habría optado por una elección condicionada por otros factores. Pero de seguir con la actual tendencia, la factura por salidas de pista y accidentes puede resultar altamente onerosa esta temporada.

placeholder Como Mazepin, Mick Schumacher se enfrenta a un monoplaza difícil y poco competitivo, pero está afrontando con mejor cabeza que Mazepin el desafío
Como Mazepin, Mick Schumacher se enfrenta a un monoplaza difícil y poco competitivo, pero está afrontando con mejor cabeza que Mazepin el desafío

Incluido en el paquete

El enfoque del equipo es nítido y reconocido públicamente. La estrategia para 2021 pretende el perfil financiero más bajo posible. Adiós a las nóminas de Magnussen y Grosjean en beneficio de dos pilotos nóveles, sin experiencia, y con mínima capacidad para aportar técnicamente al equipo. Schumacher está cedido por Ferrari, mientras que el piloto ruso aporta la financiación principal por vía paterna. Haas no invertirá ni un duro en el desarrollo del actual monoplaza, al que solo ha adaptado los cambios aerodinámicos introducidos por reglamento.“El coche era malo en 2019, y no mejoró en 2020, ¿Para qué vamos a invertir en un monoplaza que hará solo 23 carreras? Es una completa locura, en mi opinión” justificaba Steiner para anticipar la filosofía del equipo americano.

Schumacher y Mazepin suman así a su bisoñez técnica el desafío de pilotar un toro que mete el cuerno inesperadamente. Pero, a diferencia del alemán, el ruso no ofrece por el momento el marco mental adecuado para afrontar sus actuales circunstancias, tanto en pista como con sus ingenieros. “No volverá a ocurrir de nuevo”, aseguraba el ruso tras su accidente en la primera vuelta en Shakir. Pero ya en la primera sesión de Imola acumulaba dos trompos con salida de pista incluída. Steiner echó otro capote a su piloto por enésima vez. No le escucharemos vapulear a sus pilotos actuales como en el pasado.

El responsable de Haas se labrado un singular personaje gracias a la serie de Netflix por su personalidad dura y contundente, sin pelos en la lengua. Aunque el interesado haya exagerado dicho perfil ante las cámaras, tampoco queda lejos de la realidad. Sin embargo, muestra una singular paciencia con el piloto ruso en sus declaraciones, lejos de sus diatribas contra Magnussen y Grosjean. Por un lado, ante la lógica y necesaria adaptación de un rookie. Pero sin obviar que el principal patrocinador del equipo es el padre del propio Mazepin. Da la impresión de que Gene Haas quiere envolver con papel de regalo el equipo para su venta a finales de la presente temporada. Y Nikita Mazepin, protagonista de uno de los debuts más borrascosos de los últimos años en la Fórmula 1, va incluído en el paquete. Con Schumacher, mientras Ferrari esté detras...

Fórmula 1 Nico Rosberg Romain Grosjean Haas F1
El redactor recomienda