Los motivos de su declive desde 2013

La marcha de la familia Williams o cómo desaparece un pedazo de historia de la F1

Con Frank Williams a la cabeza han competido en 739 Grandes Premios, con 114 victorias, 128 poles y 133 vueltas rápidas, 9 mundiales de constructores y 7 de pilotos

Foto: Adiós a una familia histórica de la Fórmula 1. (EFE)
Adiós a una familia histórica de la Fórmula 1. (EFE)

Frank Williams fundó Williams junto a Patrick Head. Desde entonces han competido en 739 Grandes Premios, con 114 victorias, 128 poles y 133 vueltas rápidas. Lo que ha significado 9 mundiales de constructores y 7 de pilotos. En su escudería han pilotado leyendas como Alain Prost, Nelson Piquet, Nigel Mansell, Alain Jones, Keke Rosberg o el mismísimo Ayrton Senna. Williams es una parte importante en la historia de la Fórmula 1, el segundo equipo más laureado gracias a la labor de un Frank Williams que luchó desde la más absoluta pobreza para construir un equipo ganador. Ahora, tras el Gran Premio de Italia de este fin de semana, se va una parte de la historia de la F1 marcada por títulos y momentos de gloria.

La gestión de últimos años ha empujado al equipo a la peor situación económico-deportiva de su historia. Una situación que ha sido la detonante del adiós de la familia Williams. Por suerte han conseguido evitar que el nombre se marche, pero la realidad es que el equipo no será lo mismo. La familia Williams dejará la Fórmula 1 una vez termine el Gran Premio de Italia. Éste será el último evento de Claire como subdirectora del equipo. La británica deja su cargo tras dejar a su equipo en manos de Dorilton Capital. "Con gran pesar, dejo mi puesto en el equipo. Esperaba seguir mi ejercicio durante mucho tiempo en el futuro y preservar el legado de Williams con la siguiente generación. De todos modos, nuestra necesidad de encontrar inversión este año por una serie de factores, dentro de los que la mayoría estuvieron fuera de nuestro control, resultó en la venta del equipo a Dorilton Capital", anunció Claire Williams en un comunicado.

“Sé que hemos encontrado a la gente correcta para devolver a Williams a la parte delantera de la parrilla mientras preservamos el legado de Williams", añadió. "He tomado la decisión de retirarme del equipo para permitir a Dorilton un comienzo nuevo como propietarios nuevos. No ha sido una decisión fácil, pero es la que creo que es la correcta para todos. He tenido el enorme privilegio de haber crecido en este equipo y en este mundo maravilloso que es la Fórmula 1", finalizó.

El declive de Williams con Claire a la cabeza

Claire Williams deja así su puesto como subdirectora del equipo de uno de los nombres legendarios de la Fórmula 1 después de siete años y medio difíciles. Durante ese período, Williams coqueteó con recuperar los días de gloria antes de caer al momento más bajo de su historia. Claire Williams ha sido la cabeza visible de la caída de la escudería. Estaba a cargo del día a día y era en gran medida la jefa del equipo, con ayuda de Frank, antes de la venta a Dorilton Capital. La británica ha estado en el centro de las decisiones clave desde 2013, el año en el que su padre la nombró como subdirectora del equipo para seguir la tradición familiar.

Ese mismo año se firmó un contrato de siete años para los motores Mercedes, mientras que en julio Pat Symonds se incorporó como director técnico como parte más importante de una serie de contrataciones. Con la llegada de Felipe Massa de Ferrari para unirse a Valtteri Bottas para 2014, todo apuntaba a un inicio muy prometedor de la era híbrida. Pero si en el aspecto deportivo tenían todos los ingredientes para triunfar, el clima económico no fue el adecuado por la dificultad de captar socios comerciales.

Claire Williams ha sufrido muchas críticas durante estos años. (Reuters)
Claire Williams ha sufrido muchas críticas durante estos años. (Reuters)

El equipo tuvo éxito en 2014, consiguió una pole position en Austria por cortesía de Massa y terminó tercero en el campeonato, pero también había signos de las debilidades técnicas en Williams que debían abordarse. El aspecto aerodinámico del equipo, que había sido un punto débil desde el período posterior a la marcha de Adrian Newey del equipo en 1997, seguía dejando dudas. En 2014, la combinación de un coche sólido que se desarrolló bien y la ventaja del paquete de motores Mercedes fue la clave del éxito. Pero a medida que otros fabricantes de motores cerraron la brecha y presionaron en lo aerodinámico, la debilidad del Williams quedó al descubierto. Aunque retuvo el tercer lugar en 2015, el déficit de ritmo al frente se incrementó dramáticamente. De hecho, Williams se alejó más y más de la cabeza cada año desde 2014 hasta 2019 antes de la mejora de este año.

El equipo se hundía poco a poco. Pat Symonds se fue a finales de 2016, en parte motivado por el bajón competitivo. Al principio de la era híbrida, el equipo estaba mejorando ese déficit en el lado aerodinámico, pero los problemas económicos dificultaron esa evolución. Pero la caída en la competitividad que siguió no puede explicarse únicamente por la situación financiera, ya que Williams tenía el presupuesto para hacerlo mucho mejor de lo que lo hizo.

Una dupla de lujo en Williams. (EFE)
Una dupla de lujo en Williams. (EFE)

El final

El nombramiento de Paddy Lowe como director técnico en febrero de 2017 parecía muy prometedor. Había sido director ejecutivo de Mercedes desde 2013 y formaba parte del equipo dominante en la F1, por lo que este fichaje pareció ser un golpe de efecto. Sin embargo, salió mal y quizás este fue el hundimiento definitivo para Claire Williams y el equipo. Después de las dificultades de 2018, Lowe fue clave en la supervisión de las pruebas aerodinámicas que se esperaba que produjeran una mejora notable para 2019. El resultado final de esas prueba fue: el peor monoplaza de la historia de Williams.

Además el coche llegó tarde en pretemporada y el equipo tuvo que modificar características de sus diseños más innovadores por razones de legalidad. Lowe tuvo que irse. En el aspecto económico el agujero también se hacía más grande, debido también al mal rendimiento en la pista. Terminaron últimos del mundial en 2018 y 2019.

Tras la grave crisis económica en la que entró la escudería, los Williams trataron de encontrar varias soluciones para evitar la desaparición del equipo. Primero se vendió una participación mayoritaria en Williams Advanced Engineering, pero no fue suficiente. Williams se quedó sin crédito. La única opción era la venta del equipo. Finalmente lo que no quería sucedió. El equipo se vendió. Una venta que se tendría que haber hecho con anteriorida, pero la lucha de la familia por mantenerse al mando frenó esa opción. A pesar de todos los altibajos, Williams, aunque con otro propietario, se mantendrá en la F1. A partir de la próxima carrera, el máximo responsable de Williams será Matthew Savage, CEO de Dorilton Capital. Expiloto en disciplinas británicas.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios