El estrepitoso derrumbe de Ferrari en Bélgica: de ganar a luchar con los Williams
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
15º Leclerc y 17º Vettel en los libres

El estrepitoso derrumbe de Ferrari en Bélgica: de ganar a luchar con los Williams

Cuando parecía que Ferrari había tocado fondo esta temporada llega un nuevo fin de semana y vuelve a sorprender negativamente tras ver a Leclerc acabar 15º y a Vettel 17º

Foto: Charles Leclerc durante los entrenamientos del GP de Bélgica. (Reuters)
Charles Leclerc durante los entrenamientos del GP de Bélgica. (Reuters)

Cuando parecía que Ferrari había tocado fondo esta temporada, llega un nuevo fin de semana y vuelve a sorprender negativamente. Es verdad que son entrenamientos libres y Ferrari esperaba "sufrir" en el Gran Premio de Bélgica de Fórmula 1 debido a su falta velocidad punta, pero ver a Charles Leclerc 15º y a Sebastian Vettel 17º peleando con los Williams y en la tabla de velocidad punta a los coches rojos en la cola, es una imagen clara del estrepitoso derrumbe de la Scuderia este año. Que lejano parece el Gran Premio de Bélgica del año pasado.

La situación es dramática. Se enfrentan a un circuito donde el motor juega un papel fundamental y se debe tener una alta eficiencia aerodinámica, pero el SF1000 ha destapado todas sus carencias. Por ello hubo caras tristes en Ferrari después de unos espantosos entrenamientos en Spa con unos datos por vuelta que los dejan hundidos en la tabla. Charles Leclerc dijo que el equipo estaba sorprendido de estar tan atrás, pero incluso si hubiera reunido todos sus mejores mini sectores, solo habría terminado uno, o tal vez dos lugares más arriba, y todavía muy lejos del top 10. ¿Podremos ver a un Ferrari cayendo en la Q1 por ritmo?

Foto: Carlos Sainz terminó octavo y noveno en las dos primeras sesiones del GP de Bélgica. (Reuters)

“Es triste”

La realidad es que Leclerc terminó 1.6 segundos por detrás del líder Max Verstappen en los Libres 2, y estuvo a más de ocho décimas del top 10. Su vuelta de 1,45.440 también fue 1,3 segundos más lenta que su mejor vuelta en los segundos entrenamientos del Gran Premio de Bélgica del año pasado. "Probablemente sea una sorpresa estar tan atrás, especialmente en los Libres 2", admitió Leclerc. "Hemos intentado muchas cosas. Al principio, intenté algo bastante agresivo en los niveles de carga aerodinámica, pero realmente no funcionó. Simplemente nos falta ritmo en este momento. Tenemos que trabajar duro para recuperarnos, pero no espero milagros para este fin de semana", confesó. La tabla de velocidades máximas del sector uno situaban a los dos pilotos de Maranello en la cola con una diferencia amplia. Mientras Carlos Sainz con su McLaren Renault dominaba la lista.

"No se siente bien, y es triste ver a Ferrari tan abajo. Como siempre, nuestro trabajo como pilotos es dar lo mejor de nosotros, y eso es exactamente lo que estoy intentando y lo que Seb está intentando hacer en el coche". La falta de optimismo es total en Leclerc y la posible llegada de la lluvia aumentaría los problemas de Ferrari este fin de semana. "Estamos luchando bastante con el equilibrio este fin de semana", dijo Leclerc. "Normalmente bajo la lluvia, el equilibrio solo empeora y los problemas que tienes en seco son peores en la lluvia. Creo que será difícil si no encontramos ninguna solución para solucionar los problemas de equilibrio que tuvimos este viernes", explicó.

HTML

Si duele a los tifosi ver el pésimo ritmo de su mayor esperanza, Leclerc, Vettel fue todavía peor. Terminó dos décimas más por detrás de Leclerc en la segunda práctica, y acabó incluso por detrás del Williams de George Russell. Ese equipo que ha estado a punto de desaparecer y en 2019 se arrastraba por los circuitos. La realidad es que la carrera de cuatro vueltas de Vettel en blandos por la tarde promedió alrededor de unos sonrojantes 0,8 segundos más lento que el Racing Point de Lance Stroll, el único otro piloto que hizo una carrera larga con ese neumático al mismo tiempo.

Los problemas de la unidad de potencia de Ferrari han salido a la luz este año, pero parece ser que el balance del SF1000 es lo que más preocupa a los pilotos en Bélgica, lo que habla aún peor de Ferrari. El cuatro veces campeón del mundo dijo después de la sesión que su Ferrari SF1000 se sentía difícil y complicado de conducir. "Supongo que eso significa que no estamos donde deberíamos estar", dijo Vettel. "Estamos buscando actualmente para encontrar opciones con la configuración. Intentamos mucho esta tarde. Reinicié e intenté nuevamente algo diferente. Estoy seguro de que mañana será un poco mejor”, finalizó.

Sebastian Vettel durante los entrenamientos libres en Bélgica. (Reuters)
Sebastian Vettel durante los entrenamientos libres en Bélgica. (Reuters)

El cambio respecto a 2019

Parece mentira que hace un año Ferrari saliera de aquí con una pole bajo el brazo. 748 milésimas fue lo que tuvo, nada más y nada menos, de ventaja Leclerc sobre Vettel. Un dominio aplastante que se tradujo en la primera victoria de la Scuderia en la temporada. Un año después no les ha quedado ni las migajas de aquel resultado. Históricamente en la Fórmula 1 pocos batacazos han sido tal en un periodo tan corto de tiempo. El motivo de esta caída era el motor, pero ese cambio también ha afectado a un monoplaza que es completamente inestable. Lento en rectas largas e inconducible en las zonas lentas. Un auténtico desastre.

Después de dominar en la segunda mitad de la temporada de Fórmula 1 de 2019, el motor de Ferrari fue la diana de todas las sospechas de sus rivales. Eso provocó que la FIA emitiera una serie de directivas técnicas para acabar con las posibles irregularidades en torno a los límites de flujo de combustible y quema de aceite para aumentar el rendimiento de su motor. Esas directivas parecen ser el problema que han arrastrado en Maranello.

El problema es que un mayor flujo de combustible como utilizaba la Scuderia no solo generaba ganancias de potencia, sino que también suponía un importante impacto aerodinámico. Sin la facilidad para aumentar ese flujo de combustible, la ventaja perdida va mucho más allá de una simple pérdida de potencia. En Maranello se trabajó a destajo para solucionar ese problema para 2020, pero todos los cambios han significado pasos atrás en la evolución hasta llegar a lo que nos encontramos actualmente. Solo los dos milagrosos podios de Leclerc podrían salvar a la Scuderia de ser el peor monoplaza del siglo.

Fórmula 1 Charles Leclerc Sebastian Vettel Bélgica Williams
El redactor recomienda