El culebrón entre Rich Energy y Haas

El esperpéntico rapapolvo a Haas de un patrocinador o el gran ridículo en la F1

La temporada de Haas este 2019 se está convirtiendo en una pesadilla. Después de caer a las últimas posiciones del mundial, ahora se encuentra con un culebrón inesperado con su patrocinador principal

Foto: Magnussen, Grosjean, el CEO de Rich Energy William Storey y Guenther Steiner. (Reuters)
Magnussen, Grosjean, el CEO de Rich Energy William Storey y Guenther Steiner. (Reuters)

La temporada de Haas este 2019 en Fórmula 1 se está convirtiendo en una pesadilla. Después de ser una de las escuderías favoritas para dominar la zona media, ahora, nueve carreras más tarde, han caído a la cola de la parrilla. Un bajón considerable que ha traído el primer bombazo. Su patrocinador principal, Rich Energy, rompió la unión con la escudería en un duro mensaje que lanzó en Twitter. Un mensaje que contó con la autorización de William Storey, CEO de la empresa, pero sin el conocimiento de unos inversores que ya se han encargado de salvar el acuerdo y están por la labor de eliminar legalmente a esta persona de cualquier responsabilidad ejecutiva.

Hoy terminamos nuestro contrato con Haas por bajo rendimiento. Nuestro objetivo era vencer a Red Bull y estar detrás Williams en Austria es inaceptable. La política y la actitud de la Fórmula 1 también está inhibiendo nuestro negocio. Deseamos lo mejor al equipo”. Este es el mensaje que dejó la empresa de bebidas energéticas este miércoles. Un escueto comunicado que se ha convertido en el hazmerreír el paddock y que deja claras muestras del tipo de patrocinador que es Rich Energy. Una empresa extravagante y con un CEO con poca idea en el mundo de la Fórmula 1. La realidad es que Haas tiene parte de culpa por su escaso rendimiento, pero están tratando con un patrocinador que entró en el gran circo sin conocimiento y con el único propósito de rivalizar con Red Bull.

El comunicado de los accionistas

Una polémica más que añadir a su cuenta, pero que en las últimas horas desde la empresa se encuentran recogiendo cable después del extraño e hiriente mensaje. Los inversores han trabajado para salvar la relación. Justin King, cuyo hijo Jordan corre en la Fórmula 2, forma parte de la junta de directores de Rich Energy y es el hombre que se ha encargado de salvar el acuerdo con Haas. Los accionistas ya han dejado clara su postura en un comunicado.

El patrocinador principal de Haas, Rich Energy, ya ha comunicado que "eliminará legalmente a la persona" que confirmó en las redes sociales este miércoles que estaba terminada su relación con el equipo de F1. En un comunicado, Rich Energy dijo que las "acciones deshonestas de un individuo" no representaban los puntos de vista de la compañía.

"Los accionistas que poseen la mayoría de Rich Energy, desean aclarar ciertas declaraciones que se han distribuido en los medios de comunicación de una fuente no autorizada", dijo la marca de bebidas energéticas. "Creemos de todo corazón en el Equipo Haas F1, su rendimiento y en la organización en su conjunto, y estamos totalmente comprometidos con el acuerdo de patrocinio actual. También creemos completamente en la Fórmula 1 y en la plataforma que ofrece nuestra marca".

Claramente, las acciones deshonestas de un individuo han causado una gran vergüenza. Estamos en el proceso de eliminar legalmente a esa persona de todas las responsabilidades ejecutivas. Pueden hablar por sí mismos, pero sus opiniones no son las de la empresa. El incidente es lamentable; No haremos más comentarios sobre este asunto y lo concluiremos a puerta cerrada. Deseamos confirmar nuestro compromiso con Haas, con la F1 y agradecer al equipo su apoyo y paciencia mientras este asunto se trata internamente".

La respuesta del CEO

Rich Energy es una joven empresa británica que fabrica bebidas energéticas. Su objetivo era competir con Red Bull. De ahí su idea de estar en el Gran Circo. El problema para ellos es que Haas no da el rendimiento esperado mientras que Red Bull Honda, por medio de Max Verstappen, consiguió la primera victoria de la temporada en el Gran Premio de Austria.

Kevin Magnussen en Francia. (Reuters)
Kevin Magnussen en Francia. (Reuters)

Guenther Steiner, el director del equipo, ya confirmó que seguirían manteniendo el patrocinio en Silverstone: "Rich Energy sigue siendo el patrocinador que da nombre a la escudería. No puedo comentar más detalles por la confidencialidad de los contratos". Pero el CEO ha salido al paso de las comunicaciones de Haas y los accionistas para dar un nuevo giro al culebrón.

El CEO de Rich Energy acusa ahora a los accionistas de un intento de "golpe". William Storey lanzó una respuesta a través del Twitter de la marca en el que calificó la declaración anterior de su propia compañía como "ridícula" y "risible". El tuit de Storey atribuyó el comunicado anterior a "accionistas minoritarios". El tweet decía: "La afirmación absurda de los accionistas minoritarios es de risa. Su intento de golpe ha fracasado. Controlo todos los activos de Rich Energy y tengo el apoyo de todos los accionistas ​​importantes”. Así que cuando todo parecía arreglado, el culebrón vuelve a reavivarse.

¿Problemas con los pagos?

Desde Holanda, RTL apuntaron que la relación entre ambas partes estaba acabada y que la verdadera causa del fin es que Rich Energy no ha podido cumplir con los pagos a la escudería. Al final parece que todo ha llegado a buen puerto y Haas seguirá con el patrocinio por lo menos hasta final de temporada. En cualquier caso, la imagen de Rich Energy en la F1 siempre fue algo extravagante y no es la primera vez que la marca está metida en polémica.

Hace unos dos meses perdió una batalla judicial contra la compañía ATB Sales Limited perteneciente a la marca de bicicletas Whyte por la propiedad intelectual de su logotipo y la empresa se enfrenta a multas millonarias. Antes de la sentencia, Storey ya eliminó la imagen de su negocio de los monoplazas de Haas durante el Gran Premio de Canadá debido a que el juicio se encontraba en proceso.

También intentó comprar Force India, pero un juez calificó de "poco sólido" su plan de financiación propuesto. Este intento fallido es el motivo por el que se tuvo que conformar con ser patrocinador principal de Haas. Ahora dentro de la empresa sienten que se han equivocado.

La caída de Haas

La realidad es que la empresa Rich Energy tendría derecho a estar cabreada con la temporada de Haas. En el seno de la compañía de bebidas energéticas no estaban dispuestos a estar por detrás de sus competidores, Red Bull, tanto dentro como fuera de la pista. Desde el equipo americano, con Guenther Steiner a la cabeza, fueron ambiciosos y confirmaron esperar poder enfrentarse a Red Bull lo antes posible.

"Red Bull son ​​buenos en las carreras. Pero nunca se sabe. El año pasado, creo que tuvimos el cuarto coche más rápido, y terminamos en quinto lugar. Así que el siguiente fue Red Bull. Podemos intentarlo. Si lo logramos o no, no lo sé, pero si no lo intentas, entonces con seguridad no lo lograrás", comentó Steiner.

Tras nueve grandes premios, cada paso que Haas ha dado en este 2019 ha sido en falso. Cada mejora, ha acabado jugando en su contra y ya han caído hasta la última plaza del mundial de constructores, con permiso de Williams, y están sin soluciones. Los inversores de Rich Energy son los que han conseguido salvar la relación, pero el CEO ha vuelto a echar más leña al fuego y reavivar la polémica.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios