¿por qué no premiar también la 'pole'?

El avispero que agitará la Fórmula 1

Recompensar con un punto la vuelta rápida de carrera es un cambio menor, pero indicativo de las intenciones de Liberty ¿Por qué no haber empezado premiando la pole?

Foto: El piloto monegasco de Ferrari, Charles Leclerc. (EFE)
El piloto monegasco de Ferrari, Charles Leclerc. (EFE)

La Fórmula 1 se distingue por su agresividad creativa y disruptiva audacia tecnológica. Pero también por el conservadurismo a la hora de introducir cambios en su formato. En este apartado, Ross Brown ha logrado por fin introducir una novedad para 2019: un punto para el piloto con la vuelta rápida. ¿Tendrá impacto real en el espectáculo y el campeonato? Si de añadir mayores alicientes se trata ¿por qué no premiar también la pole, o a los tres primeros clasificados en un Gran Premio?

Tras confirmarse la novedad surgen por todas partes análisis teóricos sobre su posible éxito o fracaso. Carlos Sainz apuntaba respecto al nuevo reglamento aerodinámico que era mejor dar la oportunidad a que la realidad dé su veredicto. Pero la medida también supone un pequeño botón de muestra para analizar en un contexto más amplio las dificultades de Liberty para llevar la Fórmula 1 hacia donde los americanos desean.

Los deseos de los aficionados

Brown acude a la historia de la Fórmula 1 para legitimar la medida, un sello (“la herencia de nuestro deporte”) solo relevante en términos de marketing, porque la vuelta rápida se retribuía en los cincuenta, Edad de Piedra para la Fórmula 1 por sus dinámicas radicalmente diferentes en carrera. Sin embargo, habría otro argumento superior para defender la medida: Brown siempre ha defendido la necesidad de tomar decisiones fundadas en análisis reposados. Recompensar la vuelta rápida con un punto se ha basado en analizar diferentes supuestos y simulaciones.

Pero el argumento más loable responde a la nueva política de Liberty, cuyas decisiones quieren fundamentarse en profundos estudios de mercado realizados por el nuevo equipo de marketing creado con la llegada del grupo americano. Así justifica el propio Brown esta medida. Y según los resultados de estos estudios, los aficionados desean puntuar la vuelta rápida. Brown afirma que Liberty quiere guiarse por esta filosofía en los próximos años en otros campos, especialmente con la vista puesta en 2021. Solo por ello, la medida ya sería positiva como reflejo de una particular filosofía estratégica.

Una piedra en el estanque

La Fórmula 1 necesita estímulos, nuevos factores, piedras que remuevan las aguas del estanque. Según Brown, recompensar la vuelta rápida estimularía la parte final de una carrera. Quizás resulte prematuro entrar en las bondades o defectos que puede desencadenar esta novedad. Un somero análisis permite anticipar que el avispero se agitaría en dos frentes: por un lado, las posibles combinaciones y variaciones estratégicas para la lucha por el título. Por otro, el pequeño botín que podría acarrear para la clase media de la Fórmula 1 sumar algún punto adicional y su impacto en la cuenta de resultados basada en la clasificación de Constructores.

La dinámica de la Fórmula 1 estos años ha hecho perder interés en la vuelta rápida de carrera. Las limitaciones de consumo y la gestión de los neumáticos han desvirtuado su valor. Estos dos factores cambian en 2019. Habrá cinco litros más de combustible en los depósitos, lo que permitirá mayor margen de maniobra y ataque en la parte final de una prueba. Mario Isola, el responsable de Pirelli, también anunciaba estos días que los italianos esperan más movimiento en pista con su nuevo producto. Sea entonces, hagamos la prueba.

¿Y por qué no la pole también?

Pero si de añadir más estímulos y alicientes se trata… ¿Por qué no premiar también uno de los momentos más intensos del fin de semana? Otorgar puntos a la pole añadiría una importante influencia en la lucha por el título. Imaginemos una hipotética lucha entre Mercedes y Ferrari con Red Bull revoloteando alrededo... Se abrirían un amplio abanico de permutaciones y resultados a tener en cuenta según avanza la temporada. Más incluso con una escala de puntos a los tres primeros pilotos (3, 2,1 por ejemplo). A fin de cuentas, la Fórmula 1 no sería el único campeonato en introducir semejante sistema. La Fórmula E ya lo hace. La práctica confirma en este campeonato eléctrico que algunos pilotos se han mantenido enganchados hasta final de temporada sumando por aquí y por allá más allá del resultado final de una carrera.

Cierto que dar puntos el sábado es territorio acotado solo para tres equipos. Pero estaría fundamentalmente abierta a cinco pilotos (con permiso de Gasly, por el momento), que jugarían un papel diferente según las circunstancias del campeonato. No solo sumarían para sí, también detraerían al candidato del equipo rival. Y, sobre todo, premiarían al piloto más rápido del fin de semana en velocidad pura. Además, si hablamos del ‘target’ de Brown, el aficionado, se incentivarían momentos de especial intensidad y relevancia. La vuelta rápida suele pasar desapercibida en las imágenes. Pero puntuar en la clasificación del sábado otorgaría un interés adicional para el espectador, tanto en la pista como en la televisión. Parece que los equipos han rechazado esta posibilidad por su capacidad para desvirtuar la lucha por el título.

Alejandro Agag lo tiene claro: “¿Qué hay fabricantes que quieren introducir la tracción total? Pues no, y si no les gusta, ya saben lo que pueden hacer…”, nos comentaba recientemente en referencia al ‘modus operandi’ de la Fórmula E. Ya quisiera Ross Brown semejante libertad de maniobra. Pero, piqueta en mano más que con catapulta, el británico está intentando minar poco a poco la muralla creada por la agenda de los equipos . El objetivo, una Fórmula 1 totalmente diferente en 2021. Una de sus armas son las opiniones y deseos de los aficionados. De momento, el asedio continúa.

Fórmula 1
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios