No habrá cambios en los motores híbridos

Ferrari y Mercedes ganan: los dueños de la F1 se bajan los pantalones con las nuevas reglas

La nueva Fórmula 1 que Liberty Media prometía en 2021 parece que no se llevará a cabo tal y como se esperaba. La eliminación del híbrido actual por otro más simple y menos costoso no tendrá lugar

Foto: Chase Carey recula y asegura que no habrá cambios en los motores por el momento. (EFE)
Chase Carey recula y asegura que no habrá cambios en los motores por el momento. (EFE)

La nueva Fórmula 1 que Liberty Media, propietarios de la competición, prometían en 2021 no se llevará a cabo tal y como se esperaba. El punto clave era el cambio de motores del híbrido actual a otro más simple y menos costoso, siendo una de las bazas para atraer a nuevos fabricantes a la competición. Sin embargo, la alianza de las escuderías actuales contra este cambio ha provocado una rectificación y 'bajada de pantalones' de un Chase Carey (presidente de Liberty) que ha confirmado que mantendrá los motores actuales, hecho que fue determinante en la negativa de Porsche -tras dos años de reuniones- para entrar en la F1.

La decisión está tomada y sólo falta su anuncio. No hubo acuerdo sobre los cambios propuestos por Liberty Media y FIA entre los actuales motoristas y la falta de nuevos invitados que estén dispuestos a entrar en la categoría ha hecho que Liberty recapacite y recule para ponerse del lado de los motoristas actuales. "Todos hemos llegado a la conclusión de que la mejor opción es mantener las reglas del motor actual. Podemos conseguir una F1 más espectacular y competitiva sin necesidad de modificar los motores", admitió Chase Carey. ¿Tendremos dominio de Mercedes y Ferrari para rato?

La presión de los fabricantes actuales

El aire nuevo con la salida de Bernie Ecclestone poco ha tardado en contaminarse. Han sido los propios motoristas actuales los que han pedido que se continúe con esta reglamentación poniendo de una manera agresiva contra la espada y la pared a Liberty. Mercedes y Ferrari fueron los más extremistas. Toto Wolff se negaba a perder el estatus que le había costado tanto ganar y los de Maranello incluso amenazaron con abandonar la competición. La razón es que los fabricantes actuales no están dispuestos a tirar por la borda más de cinco años de desarrollo de una tecnología híbrida muy compleja y costosa, viendo como sus posiciones puedan ser amenazadas por la entrada de nuevos motoristas en la categoría gracias a una simplificación de esta tecnología.

Las escuderías han tenido reuniones en privado en una especie de motín para acabar con esto. Los directores de los equipos se reunieron en la casa rodante de Mercedes varias veces sin invitar a Liberty Media ni FIA con el objetivo, no solo de tratar el tema de los motores, sino otros que engloban al futuro de la F1, como la disminución de las audiencias, la necesidad de atraer nuevos aficionados y el equilibrio entre el control de los costos y la caída de los ingresos del gran circo.

Por todo ello, los jefes han tenido que agachar la cabeza y ofrecer a los motoristas actuales lo que piden, aunque eso no signifique cerrarle la puerta a nuevos fabricantes. Aun así, la realidad es que será difícil convencer a alguien con toda la ventaja y el dinero invertido que llevan el resto de equipos. “Queríamos asegurarnos de que continuaríamos teniendo el motor híbrido, que desde el punto de vista comercial es relevante en la actualidad. Gracias a esto podemos atraer también a los fabricantes adecuados”, argumentó un 'derrotado' Carey.

Los cinco Mercedes y sus motores híbridos con los que ganaron los mundiales. (Twitter: @MercedesAMGF1)
Los cinco Mercedes y sus motores híbridos con los que ganaron los mundiales. (Twitter: @MercedesAMGF1)

Porsche, la última víctima

La negativa a renovar el reglamento de los motoristas actualmente presentes en la Fórmula 1 hizo que varios fabricantes decidieran no entrar en la categoría. El mencionado Porsche o también Aston Martin, que tenían grandes intereses por unirse a la competición con el cambio.

La escudería alemana tenía pie y medio en el gran circo tras varias reuniones donde acercaron posturas con las nuevos propietarios. Pero todas las promesas en un año se ha ido esfumando. A finales de 2017, Liberty daba por hecho el cambio en la reglamentación de motores. En mayo, todos empezaron a dudar con las amenazas de Ferrari. “Necesitamos decidir si ahora es el momento de tener una revolución o una evolución”, decía Ross Brawn. Y ahora las dudas han quedado resueltas. Los motoristas actuales han ganado la partida y la nueva Fórmula 1 que llegaría con el fin del Pacto de la Concordia no será tan revolucionaria como se esperaba.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios