EL EJEMPLO DE RUTH BUSCOMBE DENTRO DE SAUBER

Ruth Buscombe o cómo saber vender la moto dentro de un equipo de F1 y triunfar

La ingeniera de Sauber Ruth Buscombe ha señalado cuál es su función como ingeniera de estrategia dentro de Sauber y con qué debe lidiar para que su voz e ideas sean respetadas

Foto: Ruth Buscombe junto a Pascal Wehrlein, de Sauber. (Foto Twitter @RuthBuscombe)
Ruth Buscombe junto a Pascal Wehrlein, de Sauber. (Foto Twitter @RuthBuscombe)

“El 50% de mi trabajo se basa en matemáticas y el otro 50% en el arte de vender mis decisiones. Si la gente no cree en mis decisiones, nada funcionará. Todo el mundo tiene que estar de acuerdo”. Ruth Buscombe es una británica graduada con matrícula de honor en ingeniería aerospacial en la Universidad de Cambridge. Actualmente es ingeniera de estrategia del equipo Sauber de Fórmula 1, donde se encarga de tomar las mejores decisiones para afrontar la carrera… y de saber expresarlas para que sus ideas triunfen y sean aceptadas.

En la Fórmula 1 se mide todo y a cualquier fallo se le puede encontrar un origen, una explicación, incluso al pilotaje. Hay un escaso margen para la improvisación. Buscombe, en palabras a 'Motorsport', reconoce que antes de pisar la pista para afrontar un gran premio “todo está planeado” y los pasos previstos se los explica a los pilotos y otros ingenieros el jueves, “el viernes aporto información sobre la evolución de la pista y neumáticos. Entre los primeros y segundos libres informo sobre nuestro nivel de competitividad y al final del día tenemos una reunión sobre cómo vamos a seguir. El sábado por la mañana nos centramos en la preparación para la clasificación. Después de la clasificación planeamos la estrategia de carrera, definimos las opciones de neumáticos y determinamos los puntos fuertes y débiles del coche. Y, durante la carrera, tomamos decisiones basadas en el trabajo realizado. Esto es un 98% de preparación y planificación. Si ocurre un hecho 'X', tomamos la decisión 'Y'”. De tal manera que el hueco a la improvisación también está medido y es de un 2%.

Buscombe, como sus colegas ingenieros en el resto de equipos, se apoya en los datos recogidos para convencer al resto de compañeros y pilotos qué camino puede ser el más conveniente (no tiene por qué ser el mejor) y qué hacer si hay un proceso que altera la normalidad de la carrera. El ingeniero español Xevi Pujolar es, entre otros, uno a los que tiene que convencer. Pujolar es su superior y quien tiene la última palabra cuando los coches están en pista. Es quien maneja, en cierto modo, ese 2% dejado a la improvisación del directo.

Convencer de algo que no es lo óptimo

Ahora bien, el “arte” al que se refiere Ruth radica en que no siempre va a elegir el camino óptimo, sino alguno que implique un cierto riesgo del que se puede salir muy beneficiado. Mercedes o Ferrari planifican estrategias para ganar la carrera, en el caso de Sauber se traza una línea a seguir para llegar a los puntos o batir a sus rivales directos. A partir de los datos que maneja Buscombe según haya ido clasificación y los entrenamientos, decide realizar la estrategia 'X' contando que pueda ocurrir durante la carrera algún hecho como un safety car durante las primeras vueltas, lluvia, etc.

Por ejemplo, si los Sauber de Ruth parten desde la parte de atrás de la parrilla y se elabora la estrategia más óptima pensando en que ningún condicionante aparecerá durante la prueba (por estadísticas y datos también sabrá que probabilidades hay de que ocurra algo) quizás salgan desde el puesto número 16 y 17 y puedan terminar en las posiciones 14 y 15 en el mejor de los casos. Sin embargo, si Buscombe “vende” otra estrategia -con más riesgo y condicionantes-, y observa que pueden terminar en el peor de los casos 19 y 20 y en el mejor en las posiciones 11 y 12, a un puesto de los puntos (les daría acceso en cuanto hubiera un abandono por delante), ¿qué decidirán sus compañeros ingenieros y los pilotos? En este punto interviene el lado más comercial de Buscombe, como en cualquier otro trabajo, para convencer al que se tiene delante.

En las mejores escuderías hay más 'Ruths'

El cargo de Ruth es muy reflexivo y se apoya en muchos datos para la toma de decisiones. Hay pros y contras que se estudian y con los que se sale a cada reunión para que se expliquen e interpreten de manera que se llegue a un acuerdo con el 'prójimo'. Dicha reflexión hace que Ruth parta con ventaja (en equipos punteros puede haber cuatro 'Ruths' que fabriquen la mejor opción) a la hora de que sus teorías sean rebatidas, aunque puede existir tal posibilidad y ella debe estar preparada para un 'plan B' (y 'C'...). Si ella había pensado en una estrategia a 'X' paradas y el ingeniero encargado de los neumáticos le dice que va a ser complicado dar 'X' vueltas seguidas, debe reaccionar. También, siguiendo en este mismo ejemplo, si dice de alargar hasta X giros, Ruth debe convencer al piloto para que cuide las gomas y no se lance, y que tampoco se ponga nervioso o fuerce más de lo debido si le adelantan coches que van con otra estrategia. El “arte de vender”.

Sin embargo, del mismo modo que en el fútbol todos los aficionados son entrenadores, en la Fórmula 1 ocurre lo mismo con la estrategia. Pocos en el equipo discuten al ingeniero encargado de los mapas del motor, pero de estrategia… ¿quién no sabe de estrategia? Los mismos que no saben de fútbol. Es un punto con gran facilidad de generar opinión, aunque nadie maneje tantos datos como pueda tener Ruth. Pero esto es F1, y (casi) todo tiene un porqué.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios