¿Qué haría Enzo Ferrari con esta Ferrari? La Scuderia llega en horas bajas al GP Italia
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
MARCHIONNE AMENAZA CON DESPIDOS

¿Qué haría Enzo Ferrari con esta Ferrari? La Scuderia llega en horas bajas al GP Italia

Con la incertidumbre del futuro sin un director técnico con experiencia y siendo el tercer equipo de la parrilla, lejos del objetivo de ganar, Marchionne amenaza con 'despidos'

Foto: Enzo Ferrari charlando con Gilles Villeneuve, su piloto favorito.
Enzo Ferrari charlando con Gilles Villeneuve, su piloto favorito.

“¿Cambio de dirección de Ferrari? No está en la agenda. Pero lo cierto es que todos son necesarios y nadie es indispensable”. Sergio Marchionne sentenció de esta manera a Luca Montezemolo ante la prensa el día del GP de Italia de 2014, cuando Ferrari navegaba como cuarto equipo de la parrilla y la decepción era una sensación permanente. Dos años después, el protagonista de aquella cita vuelve a Monza este fin de semana como máximo responsable del equipo y en una situación también complicada. Como aquel entonces, vuelve a sacar el dedo amenazante: “Cualquiera que no dé resultados deberá irse. Es una regla que se aplica a todo el mundo, incluso a mí. Tenemos la obligación de alcanzar los objetivos que nos hemos propuesto nosotros mismos”. La aplicación de sus exitosos dogmas empresariales en un equipo de Fórmula 1, dos años después, no está teniendo el mejor de los efectos.

[La que le espera a Sainz: el peor motor y el puerto más duro del año]

Enzo Ferrari escribió páginas inolvidables sobre el motor, el deporte y la pasión, que cambiaron para siempre el mundo del automovilismo. Para quien trabaja en Ferrari sigue siendo una referencia imprescindible y sabemos que hoy en día sería el primero en mirar al futuro. Sus principios y enseñanzas siguen todavía presentes y aún son actuales, y nos animan cada día a medirnos a nuevos retos, a innovar y a ir a contracorriente. Su legado no es una unión nostálgica con nuestra historia, sino un estímulo para ser mejores”. Marchionne, en el reciente aniversario del fallecimiento del creador de la Scuderia se apoyó en la figura de Enzo para prometer con optimismo, una vez más, que saldrán adelante, y para ello sostuvo que lo que haría el ideólogo sería "mirar al futuro". Sin embargo, es precisamente esa visión a medio-largo plazo de la que carece Marchionne cada vez que habla en público.

[Verstappen o cuando un canterano le hace un caño a Sergio Ramos]

“Hay que ganar desde Australia”, señaló en la pretemporada Marchionne, mensaje que ha repetido cada vez que ha tenido ocasión, sin importarle cuál fuera la situación deportiva de su equipo, a lo largo del año. ¿Haría lo mismo Enzo Ferrari? “El hecho de que Ferrari esté tan atrás es muy sorprendente. El problema es que están bajo presión. Cuanto más clame Marchionne la victoria, más errores cometerán”, llegó a señalar antes de las vacaciones de verano Niki Lauda, expiloto de Ferrari. Lauda es consciente de que en la Fórmula 1 no existen los milagros y que los resultados no llegan de un día para otro. Hay unos plazos que cumplir y cualquier movimiento tiene repercusión, sí, pero en "el futuro".

[Alonso y el sueño de pilotar su Minardi de 2001]

Se inició el año apuntando a Mercedes y ahora se les ha colado Red Bull. Otro enemigo más al que batir. La cita ante los 'tifosi' llega en el peor momento de la temporada tras ser batidos en dos carreras consecutivas por los austriacos (aunque aparentemente tenían potencial para ser segundos) y con una delicada situación técnica que, no en este fin de semana, podría afectar para futuras carreras de Monza. “Es difícil describir el escenario inmediatamente posterior, pero perder a alguien como James Allison, de su calibre, es algo que no pasará desapercibido. El equipo va a tener que trabajar duro para cubrir ese vacío”. Quien habla es Jock Clear, jefe de operaciones de Ferrari, el mismo que hace unas semanas habló de la “pasión”, como también lo hizo Marchionne cuando se refirió a Enzo Ferrari, aunque en otro sentido: “He visto a un grupo de personas muy motivadas, a un equipo muy apasionado y una voluntad increíble de ganar. Aunque esa pasión puede ser a veces nuestro talón de Aquiles ya que puede lastrarnos”. Clear es británico y, como Allison, también lucha para que la “pasión” que mueve a Ferrari no impida planear reposadamente movimientos a medio y largo plazo, objetivo que va en contra del “hay que ganar ya” que promulga Marchionne.

[Qué difícil es ser Ferrari y no poder plegar velas para centrarse en 2017]

[A Raikkonen le arruinaron el GP de Bélgica Vettel y Verstappen]

Reincidente en su idea del cortoplacismo inexistente en Fórmula 1, el presidente también aseguró este fin de semana pasado que “el impacto de los cambios que hemos hecho en el equipo está comenzando a sentirse”, en relación a la comentada salida del director técnico Allison y la entrada en su lugar de Mattia Binotti (antiguo responsable del departamento de motores y electrónica). Más allá de comparar la labor, conocimiento y experiencia entre Allison y Binotti, es osado aseverar que el monoplaza haya mejorado de una carrera para otra como consecuencia de este cambio. No debería ser hasta 2017 cuando se vean las primeras consecuencias de este cambio de fichas (para bien o para mal).

[Lea más noticias de Fórmula 1]

Marchionne amenaza que quien no cumpla los objetivos “deberá irse”, y el problema no parece estar simplemente en la superficie del resultado, sino en el enfoque de cómo y cuándo obtenerlo. Tal vez, en este sentido, Ferrari comprendía mejor que Marchionne todos los aspectos de su equipo de competición… aunque donde sí es seguro que coinciden es en la mano dura en las relaciones personales, incluidos los pilotos: “La segunda fila en el GP de Bélgica no está mal, después de ver errores por parte de Raikkonen y Vettel”, lanzó el actual presidente ferrarista, una frase en línea con otra de Enzo: “Las carreras las ganan mis coches y las pierden mis pilotos”. Eso sí, uno tenía el respeto de toda la Fórmula 1 por el camino labrado dentro de la competición y el otro debe ganárselo.

Kimi Raikkonen Fórmula 1 Ferrari Sergio Marchionne Sebastian Vettel Fórmula 1 - GP de Italia
El redactor recomienda