Es noticia
Menú
Lo que le espera a Carlos Sainz: el peor motor ante el puerto más duro del año
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
EL GP DE ITALIA LLEGA EN MAL MOMENTO

Lo que le espera a Carlos Sainz: el peor motor ante el puerto más duro del año

El piloto de Toro Rosso Carlos Sainz no estará en buenas condiciones para afrontar el GP de Italia por la debilidad en su motor... además de las dudas en el chasis

Foto: Carlos Sainz durante el fin de semana en Spa-Francorchamps.
Carlos Sainz durante el fin de semana en Spa-Francorchamps.

“Tenemos limitaciones en el lado de la centralita, pero eso es algo que esperábamos y algo para lo que estábamos preparados. Llevamos una actualización a Alemania para compensar, pero parece que no estamos en la dirección correcta. Hay algunos signos de interrogación en el aire y necesitamos saber por qué. Hockenheim no debió haber sido una pista tan difícil para nosotros, tampoco Spa. Nos fijamos en los datos y vemos que no realizamos el trabajo adecuado en las curvas. El equipo investigará y esperamos llegar a una solución”. Carlos Sainz, por sus palabras a 'Autosport', cruza los dedos para salvar los muebles en la carrera de casa, el GP de Italia.

[¿Qué haría Enzo Ferrari con este Ferrari? La Scuderia está en horas bajas]

Es la primera vez en toda la temporada que Toro Rosso atraviesa más problemas de los esperados. En sus planes estaba que su motor Ferrari de 2015 (intocable y sin poder evolucionar) fuese el tercero en las primeras carreras y el peor a partir del ecuador de la temporada.

[Alonso y el sueño de volver a pilotar el Minardi de 2001]

Para compensar esta carencia, para Alemania estaba en la agenda implementar el chasis del STR11 (por primera vez en la temporada), pero los resultados no fueron los previstos, al menos para Sainz... porque Franz Tost, después de vacaciones aseguró que todo estaba bajo control: “La actualización del chasis que introducimos en Alemania trabajó de manera esperada. Pudimos ver que tenemos una correlación muy alta”. Sainz y Kvyat finalizaron en decimocuarta y decimoquinta posición en Hockenheim, ¿lo esperado? El piloto ruso está en la línea del español: “No tengo explicación para los ingenieros (del resultado en Bélgica), pero van a hacer todo lo posible para analizar y llegar a una conclusión. Por lo general, somos capaces de recuperar algo de la velocidad punta en las curvas, pero en general perdemos un poco en todas partes”.

[Adiós a los días de vino y rosas para Sainz]

Tercer peor equipo de la parrilla

Tanto en Hockenheim como en Spa, Toro Rosso fue el tercer peor equipo de la parrilla, sólo por delante de Sauber y Manor. La potencia que requería el trazado Belga -en el que se va un 75% del tiempo con el pie a tabla- pesó demasiado al único monoplaza con un propulsor 'caduco'. El chasis, un elemento del que habían presumido en la escudería de Faenza, ahora está puesto en duda. “No culpo al paquete, en absoluto. Podría ser algo que no podemos ver en los datos. De la misma manera que nadie entiende los neumáticos Pirelli, también puede ser muy difícil con la aerodinámica de un coche. Así que no voy a culpar a las mejoras, pero debemos mirar por qué hemos perdido rendimiento en las últimas dos carreras”, concluía Sainz ante una evidencia de la que no hay, de momento, una explicación.

Aunque los ingenieros dieran en la tecla para poner el orden las mejoras aerodinámicas, Monza seguiría siendo un puerto difícil de ascender sabiendo que Toro Rosso tiene el peor propulsor de la parrilla y que dicha pista es la que más potencia exige de todo el Mundial. Atendiendo a los dos últimos grandes premios y que "el coche cada vez da para menos" (Sainz en Spa), el lugar de Toro Rosso en la clasificación italiana sería el antepenúltimo (con permiso de Manor), teniendo muy complejo remontar posiciones con las omnipresentes rectas.

[Lea más noticias de Fórmula 1]

Si el objetivo en las últimas pruebas era intentar entrar en los puntos, este fin de semana se podría reducir a metas más modestas: salvar los muebles, comprender las nuevas mejoras e intentar disfrutar del ambiente especial que siempre ofrece Monza a los pilotos.

“Tenemos limitaciones en el lado de la centralita, pero eso es algo que esperábamos y algo para lo que estábamos preparados. Llevamos una actualización a Alemania para compensar, pero parece que no estamos en la dirección correcta. Hay algunos signos de interrogación en el aire y necesitamos saber por qué. Hockenheim no debió haber sido una pista tan difícil para nosotros, tampoco Spa. Nos fijamos en los datos y vemos que no realizamos el trabajo adecuado en las curvas. El equipo investigará y esperamos llegar a una solución”. Carlos Sainz, por sus palabras a 'Autosport', cruza los dedos para salvar los muebles en la carrera de casa, el GP de Italia.

Fórmula 1
El redactor recomienda