Es noticia
Menú
Fernando Alonso y el sueño de volver a pilotar el Minardi de 2001 para divertirse
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
LAs dudas sobrE SU RETIRADA SIGUEn PRESENTEs

Fernando Alonso y el sueño de volver a pilotar el Minardi de 2001 para divertirse

En este GP de Bélgica, Alonso aseguró que se había vuelto a "divertir" pilotando, algo necesario para que no se retire de la F1. No obstante, hay que matizar cierta diferencia

Foto: Fernando Alonso en una rueda de prensa de esta temporada.
Fernando Alonso en una rueda de prensa de esta temporada.

“Nos hemos divertido en carrera, es una buena señal”. Fernando Alonso concluyó de esa manera su agitado GP de Bélgica. Recogiendo sus palabras se vienen a la cabeza las veces que ha repetido últimamente aquello de: “Si no me divierto en la Fórmula 1 de 2017, lo dejo”. ¿Carreras como las de Spa son suficientes como para que Alonso continúe también en 2018? Son dos expresiones iguales pero con significados diferentes.

[McLaren y Honda: los 'patos sentados' de Spa han empezado a volar]

“Creo que mi mayor incógnita es si disfrutaré pilotando el coche del próximo año; si las reglas se mantienen como hasta ahora y tengo que ahorrar combustible, neumáticos, pilotar al 90% y no puedo empujar hasta el final... la próxima temporada será la última. No porque no sea competitivo, incluso si gano el campeonato la próxima temporada lo dejaría porque prefiero otras cosas. No se trata de los resultados o lo competitivo que sea McLaren. Se trata de cómo van los coches y la dirección que toma la F1”. Sus recientes palabras a 'Motorsport' aclaran la diferencia entre “divertirse en carrera” y divertirse en F1. Echa de menos la Fórmula 1 de "cuando empecé, hace 15 años, cuando el talento del piloto importaba mucho más", como explicó este fin de semana al diario italiano 'La Repubblica'.

El asturiano, hacia el final de la carrera de Bélgica, logró mantener por detrás a los Williams para sumar los 6 puntos que otorgan el séptimo puesto, pero la manera en que lo consiguió no fue la más “divertida”: las últimas vueltas, sin combustible y cuando más rápido puede ir el monoplaza, rodó en tiempos de 1:54 (algo que ya marcó en la vuelta 11, cuando todo el mundo aceleró tras la bandera roja), a 6 segundos del que registró Button cuando puso al límite el McLaren en la Q3 del día anterior. Alonso, en esos últimos giros pilotó “ahorrando combustible, neumáticos al 90%, sin empujar hasta el final...”.

[A Raikkonen le arruinaron la carrera entre Vettel y Verstappen]

De cara a 2017, las reglas cambian espera afrontar cada final de carrera como otras competiciones: con el cuchillo entre los dientes. Que sea un sprint y no una carrera de fondo en la que actualmente se ahorra energía para… en este caso no poder realizar un sprint final. Quizás, el apunte que este fin de semana destacó tanto Alonso como Hamilton -“Eau Rouge no es un desafío. No es como antes”-, el año que viene cambie.

"McLaren sabe lo que siento (para renovar el contrato más allá de 2017). El problema soy yo y esta F1. McLaren, el equipo donde voy a terminar mi carrera, no tiene nada que ver. En 2017 no tendré que lidiar con ellos, sino conmigo mismo".

Si divertirse pilotando un Fórmula 1 será consecuencia de las nuevas normas, divertirse en carrera por un objetivo atractivo sí es cosa de McLaren. En Gran Bretaña, pese a un discreto resultado, destacó que su propulsor mejorado le había permitido competir ante rivales como Williams, algo que debió destacar él mismo para que el espectador contextualizase su nueva realidad frente a la anterior (cuando le pasaban como aviones). En Spa-Francorchamps, con un nuevo empujón en su motor y en un circuito muy favorable a la potencia (punto débil de McLaren), volvió a destacar su competitividad y que ahora están “a unas pocas décimas de Ferrari y de Force India, a seis u ocho. Se marchan pero ya no es como antes, lo hacen poco a poco y les cuesta. Y eso en Spa era impensable. El año pasado estábamos a tres segundos”. Y pensar esto, es reconfortable (“divertido”) y un signo motivacional y de esperanza para aspirar a un futuro mejor.

[Rosberg gana un caótico GP de Bélgica]

¿Cuánto tiempo divierte ser séptimo o quinto?

El año pasado puntuó en sólo dos carreras y debió resignarse a sobrevivir en cada fin de semana y saborear su único 'triunfo', el de Hungría (quinto puesto). Este año, de sobrevivir a pasado a intentar entrar en los puntos en el primer tercio del año, y de ahí ha saltado a exigirse estar en los puntos y tratar de ser el primero del resto (fuera de Mercedes, Red Bull ¿Ferrari?). Hay una progresión que no sólo estimula, también le permite mantener duelos más interesantes porque las luchas son por objetivos más golosos que los de este último año y medio. No obstante, y como ejemplo está su época en Ferrari, pelear por ser séptimo o quinto no es un atractivo perenne para el español de 35 años. Pronto habría que pensar qué es lo siguiente… “ganar el Mundial sí que sería divertido”, confesó a una entrevista concedida a 'Marca' en julio.

[Lea más noticias de Fórmula 1]

En esa misma charla, que tuvo lugar en el circuito de Estoril probando el nuevo Honda NSX, también dejó ver el otro tipo de atractivo que busca para continuar en Fórmula 1: “Me divierte más el Honda NSX, puedes hacer más cosas en el circuito. El monoplaza de F1 es como hacer dibujo técnico, vas al milímetro y al detalle en cada curva, y éste es como hacer dibujo artístico”. Los artistas son más felices cuando la creación es propia (expresarse sin límites), no un encargo (pilotar dentro de los márgenes que marcan las actuales normas de la F1).

"En el fondo, he cumplido mi sueño de niño. Recuerdo lo que me dijo mi padre el día de mi debut con Minardi en Australia: "Disfruta, podría ser tu única carrera de Fórmula 1". No pensaba poder correr dos semanas después en Malasia... En categorías inferiores pensaba en lo fantástico que sería realizar al menos una vuelta en un F1, estaba dispuesto a cualquier cosa. Y se ha convertido en mi vida", reflexionó este fin de semana al rotativo transalpino anteriormente mencionado. Luego soñó en llegar a los tres mundiales de su ídolo, Ayrton Senna, y ahora se conforma con el sueño de volver a pilotar un monoplaza como aquel Minardi de 2001, "cuando los coches los pilotábamos a su velocidad máxima".

“Nos hemos divertido en carrera, es una buena señal”. Fernando Alonso concluyó de esa manera su agitado GP de Bélgica. Recogiendo sus palabras se vienen a la cabeza las veces que ha repetido últimamente aquello de: “Si no me divierto en la Fórmula 1 de 2017, lo dejo”. ¿Carreras como las de Spa son suficientes como para que Alonso continúe también en 2018? Son dos expresiones iguales pero con significados diferentes.

Fórmula 1 Fernando Alonso McLaren
El redactor recomienda