EN EL ECUADOR DEL MUNDIAL Y CON POCAS OPCIONES

Qué difícil es ser Ferrari y no poder plegar velas para concentrarse totalmente en 2017

Red Bull les superó holgadamente en el pasado GP de Gran Bretaña, quedando Ferrari como el tercer equipo. Aún así y estando Mercedes tan lejos, no tiran la toalla

Foto: Sebastian Vettel durante el pasado GP de Gran Bretaña.
Sebastian Vettel durante el pasado GP de Gran Bretaña.

“¿Rendirnos? Ni en broma”. Maurizio Arrivabene, tras el fracaso del pasado fin de semana en Gran Bretaña, descarta reducir trabajo para esta temporada para poner más leña en el horno de 2017. “No hemos llegado ni a la mitad de la temporada. La lucha por el título no ha terminado”, recuerda el jefe de Ferrari. En Pilotos Raikkonen está a 65 puntos de Hamilton y en Constructores están a 131 de Mercedes. Pero aún hay más: “Nuestro primer objetivo ahora es adelantar de nuevo a Red Bull. Tan sólo entonces podremos atacar a Mercedes”, admite el propio Arrivabene. La compleja situación actual llega unos meses después de que el presidente, Sergio Marchionne, instalara el eterno objetivo de “ganar desde Australia” sabiendo que la filosofía de la Scuderia está cargada de presión a corto, medio y largo plazo, algo aparentemente incompatible en una F1 que cambia de reglas cada poco tiempo.

“Creo que hay un sentido de presión natural. Las expectativas desde el exterior no son tan altas como lo son desde el interior”, comentaba Sebastian Vettel en Rusia, cuando sólo habían transcurrido tres carreras y el nivel que mide la esperanza estaba más cargado que en la actualidad. La prensa italiana venía así este lunes: “Hundimiento de Ferrari, la reacción ha fallado. Ninguna victoria y Red Bull da miedo” ('Corriere dello Sport'); “Ferrari está sintiendo el tiro” ('La Reppublica') o un directo “Ferrari en la parte trasera” ('Autosprint'), quien advierte que hasta McLaren está más cerca de la Scuderia que en las carreras anteriores.

["Hemos visto el mejor McLaren desde que Alonso y Honda se unieron"]

Son mensajes de medios diferentes que coinciden en el fondo y en la forma. “A veces parece que la prensa italiana es nuestro mayor oponente, así que quizás ahora podáis escribir algo bueno”, proponía Vettel en Canadá, hace un mes, tras una carrera donde la potencia que exigía el circuito sacó el mejor perfil del SF16-H. La sensación que dejó es que “la distancia con Mercedes se reduce”, apostó el alemán, pero en cuanto han venido “curvas sinuosas, donde la aerodinámica influye tanto, lo hemos pagado”, ha asegurado Arrivabene hace unos días. Al tiempo que Vettel volvió a pedir a la prensa que no agobie tanto: “Siempre sois muy negativos, hasta cuando las cosas salen mal una o dos veces. No hay razón por la que alarmarse, es solo un mal día”.

“Sorprende” que Ferrari esté tan atrás

Desde el box más envidiado del paddock, un viejo conocido, Niki Lauda, da su opinión poniendo en contexto dónde está la escudería del Cavallino y cuál debe ser su enfoque (ir a por un objetivo realista): “El hecho de que Ferrari esté tan atrás es muy sorprendente. El problema es que están bajo presión. Cuanto más clame Marchionne la victoria, más errores cometerán”. Y es que desde la cúpula, el empresario italiano ha llegado a pedir resultados de una carrera a otra... Supuestamente debe saber que es imposible pensar en la victoria después de un resultado discreto, como si sólo del factor humano dependiera todo.

[La llegada de Verstappen ha elevado la tensión en Red Bull]

“Si fracasáramos y no lográramos un título en el arco de diez años, sería una tragedia”, exclamó Marchionne al inicio de la temporada. Intuyendo que en 2016 no van a ganar ninguno, sólo les queda la bala en la recámara de 2017… y por la naturaleza y elementos que rodean a Ferrari no la gastarán con la precisión de quien empieza a entrenar ya tal disparo. “¿Rendirnos en 2016? Ni en broma”. La carrera de la actual Fórmula 1 en cada factoría favorece esas prácticas de trabajar en el medio y el largo plazo (Mercedes estuvo enfocado tres años y medio en este monoplaza, entre 2010 y 2014 no se empleó tan a fondo). Ferrari parece no ser tan pragmático y se guía más por los sentimientos (latino).

[Test: ¿cuánto sabes de Fórmula 1?]

El problema para Ferrari en este mes es que la siguiente prueba es en Hungaroring, con curvas más “sinuosas” y donde el aspecto “aerodinámico” influye más que en Silverstone. “En Hungría deberíamos ver mejor en qué posición estamos y ver si Gran Bretaña fue una excepción. No podemos permitirnos una derrota”, ha admitido Arrivabene esta semana. Con el empujón que recibió Red Bull en su propulsor Renault hace cuatro carreras, parece complicado pensar que el chasis diseñado por Adrian Newey no volverá a batir al de la Scuderia.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios