Hamilton y Alonso sacan el látigo para que la Fórmula 1 no se rompa
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
DESEAN MEJORAR EL ESPECTÁCULO DE SU DEPORTE

Hamilton y Alonso sacan el látigo para que la Fórmula 1 no se rompa

Los dos pilotos veteranos han coincidido, un día después de una reunión con Charlie Whiting, en que su deporte no atraviesa su mejor momento

Foto: Fernando Alonso junto a Lewis Hamilton.
Fernando Alonso junto a Lewis Hamilton.

“¿La Fórmula 1 está rota, está sin dirección o goza de una buena salud?”, la pregunta fue enviada a quien ha ganado los dos últimos campeonatos, quien más se está beneficiando (gracias a sus aptitudes) de esta Fórmula 1. Y Lewis Hamilton respondió: “Probablemente diría las dos primeras que has sugerido”. En otro motorhome de Montmeló, prácticamente al mismo tiempo, Fernando Alonso comentaba lo siguiente: “Estoy triste por este deporte porque no parece que esté bien desde fuera cuando en una semana hemos cambiado el formato de la clasificación tres veces”. Este miércoles, todos los pilotos se reunieron con Charlie Whiting, director de carreras, y no debió de ser una charla de la que salieran todos satisfechos… Más bien al contrario y hasta parece que acordaron dar cuenta de ello a la prensa.

En busca de emoción. “Mis amigos de aquí, de España, quiere encender la televisión y ver batallas, grandes coches, grandes neumáticos, gran ruido y disfrutar de la carrera. Ellos disfrutan de otros deportes, pero para nosotros ellos solo saben sobre MGU-H, MGU-K, el estado de la batería, superblandos, neumáticos usados, el obligatorio, el medio… Creo que con cosas como estas, es normal que apaguen la televisión”, explicó el asturiano, apoyado en los datos de la disminución de audiencia a nivel global. Ganen o no sus pilotos.

Adelantamientos prefabricados

La televisión de pago tiene una buena parte de culpa de estos datos en la pequeña pantalla, otro causante (el principal) es la confección aerodinámica de los monoplazas, que impide el adelantamiento, la verdadera salsa de una carrera de coches y que en la Fórmula 1 escasea. Y, en este sentido, hay que distinguir los adelantamientos puros y naturales de los fabricados en el invernadero -DRS o kers-, una salsa que parece la misma a los ojos, pero sabe diferente.

Christian Horner, jefe de equipo de Red Bull, también se refirió este jueves a que “no es bueno que a dos semanas de que empiece la competición se cambie el funcionamiento” de la misma. En principio, la clasificación se iba a desarrollar de la manera habitual que se venía haciendo, luego cambiaron a un nuevo sistema por el que se irían eliminando uno a uno los coches cada minuto y medio a partir del minuto 7, 6 y 5 en Q1, Q2 y Q3, respectivamente. Sin embargo, poco después se puntualizó que entraría en vigor a partir de la quinta carrera. Esta idea, original de los jefes de equipo tras una reunión en Ginebra, se ha vuelto a cambiar para hacerla realidad desde la primera prueba pero sólo en Q1 y Q2. ¿Y mañana, qué ocurrirá? De esto (también) se quejan protagonistas del Gran Circo.

“Pretendemos cambiar. Si fuera alguien ajeno a este deporte miraría a la F1 un poco sorprendido”, reflexionaba Alonso, quien hasta apuntó su preferencia sobre el tema de la clasificación: “Formato de una vuelta, la superpole (usada hasta antes de 2006), era espectacular. Era simple: tenías una vuelta, frenabas tarde, perdías una curva y podías empezar el decimoquinto. No sé, lo que decidan lo haré, como he hecho en los últimos 16 años”.

“MotoGP es tan chula” para Hamilton...

Hamilton, cuestionado por su pasión por MotoGP, respondió con un deseo que sonó a un nuevo mensaje a los que dirigen la F1: “MotoGP es tan chula… mucho más emocionante de ver. Es una carrera más cercana. Realmente necesito probar una moto de MotoGP. Me muero por, al menos, estar de paquete en una. Sería genial”. Este deseo es el del campeón del mundo de Fórmula 1.

Hasta el jefe de todo esto, Bernie Ecclestone, debió matizar unas demoledoras palabras sobre su deporte -“esta Fórmula 1 es una mierda”- con una puntualización: “No quería hablar mal del Mundial, solo señalar hacía donde iba si no se hacía nada”. Y algo están haciendo. Uno de los magníficos poderes de la F1 es la capacidad de reacción y de reinventarse. Esto no es un martillazo a la cabeza de los caballos que hacen correr a la Fórmula 1, es un latigazo para que no se detengan y para que vuelvan a recuperar la espectacular velocidad habitual. Están a tiempo porque, a día de hoy, siguen yendo por delante de cualquier otro deporte del llamado 'motorsport'.

Fernando Alonso Lewis Hamilton Fórmula 1 Bernie Ecclestone
El redactor recomienda