el fabricante francés está de vuelta en la f1

Como fichas de dominó: primero Renault, luego Red Bull y por último Toro Rosso

La marca francesa vuelve a la F1. Seguirá suministrando motores a Red Bull, aunque mediante un sistema muy heterodoxo. También se ha confirmado Toro Rosso montará motores Ferrari

Foto: La de 2009 fue la última de Renault con equipo propio en la F1 (Toru Hanai/Reuters)
La de 2009 fue la última de Renault con equipo propio en la F1 (Toru Hanai/Reuters)

"Renault tenía dos opciones. Volver al cien por cien o decir adiós. Tras un estudio detallado, he decidido que Renault esté en la Fórmula 1 a partir de 2016". Finalmente, hubo fumata blanca en la sede del fabricante, y así anunciaba Carlos Ghosn –su presidente– el retorno del fabricante francés a la Fórmula 1. En esta ocasión, puede decirse que Bernie Ecclestone ha hecho bien su trabajo en momentos críticos.

Porque no solo se ha ganado para la causa a un nuevo fabricante oficial. También se corrió el riesgo de la marcha de Red Bull y Toro Rosso. Y se ha salvado de una muerte anunciada a Lotus. No podían ser mejores noticias para la Fórmula 1.

El pasado jueves se firmaon los contratos con los responsables del equipo Lotus. Ghosn apuntaba que en enero proporcionarán información más detallada sobre el programa a partir de 2016, la organización, objetivos, los pilotos, la estrategia, y los socios. Aunque no es sorpresa que, salvo cambios inesperados, serán Pastor Maldonado y Jolyon Palmer quienes estén al volante. Una pareja no precisamente de primer nivel.

Eso sí, la aportación de Bernie Ecclestone ha resultado crucial para la decisión final. "Estar presentes como suministradores de motores no permite un retorno suficiente de la inversión", explicaba el fabricante francés en su comunicado. "Somos el segundo constructor en títulos y victorias en la historia, por detrás de Ferrari y por delante de Mercedes”, afirmaba el propio Ghosn, recordando la exigencia del reconocimiento en términos económicos de la presencia histórica de Renault en la Fórmula 1.

Carlos Ghosn, persidente de Reanult (Reuters)
Carlos Ghosn, persidente de Reanult (Reuters)

El fabricante francés debutó en el campeonato del mundo en 1977 como pionero de la tecnología turbo. Su primer ciclo terminó en 1985, para volver en el 2000 de la mano de Flavio Briatore tras adquirir el equipo Benetton. Tras otra nueva retirada en 2009, el fabricante francés se ha mantenido como suministrador de motores con grandes éxitos desde 2010 hasta 2013 con Red Bull. Tras su fiasco en la nueva era híbrida, Carlos Ghosn ha decidido modificar el modelo de negocio, exigiendo a FOM unas cantidades fijas anuales en la línea de Mercedes, Ferrari, Red Bull o McLaren.

El acuerdo también ha salvado la vida a Lotus, equipo que habría quedado con respiración asistida. "Hay un equipo, Lotus F1 Team, con un motor Mercedes”, avisaba Gerard López en los días previos al acuerdo en caso de que fallaran las negociaciones con Ecclestone. "Habríamos reducido la plantilla a esa cifra (300 personas). Si no podemos competir al nivel más alto, no queremos financiar el equipo como lo hicimos en el pasado”. Ahora, se pasará de evitar numerosos despidos a ampliar la plantilla con la llegada de Renault.

La solución adoptada por Renault ofrecía otras buenas noticias. Aquí, Ecclestone habrá apretado fuerte al fabricante francés. Porque después del rechazo de Ghosn a continuar con Red Bull en el futuro, parece que el panorama ha cambiado. "Seguiremos desarrollando nuestro papel de suministradores de motores, aunque sólo de acuerdo a los intereses de nuestro propio equipo. Hablamos especialmente de Red Bull". Sí, pero no.

Bernie Ecclestone y Helmut Marko (Efe)
Bernie Ecclestone y Helmut Marko (Efe)

Porque la solución alcanzada para Red Bull no puede resultar más heterodoxa. El fabricante austríaco seguirá contando con los propulsores franceses, pero bajo la denominación comercial del fabricante de relojes Tag Heuer, patrocinador que ha abandonado recientemente McLaren. ¿Y en qué condiciones queda el equipo de Chris Horner, que siempre ha buscado la mejor versión del propulsor que contrate?

"Tendremos unidades de potencia al mismo nivel que el equipo oficial", reconocía Helmut Marko. Para Red Bull habrá tenido valor el acuerdo de Renault con Mario Illien. “Mario Illien cooperará con su compañía Ilmor como consultor con Renault para ayudar a su desarrollo", reconocía Marko. "Y lo hará para Renault en Viry-Chatillon (sede de Renault Sport)".

En principio, el acuerdo será de un año, aunque seguirán esperando el motor alternativo para 2017, confirmando que tanto Ecclestone como Todt se movían con el interés del fabricante de bebidas en el horizonte. Eso sí, otra opción es que Renault desarrolle su motor tan bien en 2016 que podrían considerar seguir con ellos en el futuro, ha dicho Marko. "Ahora deben implementar y respetar en la práctica aquello que han prometido en teoría. La cuestión es ver lo rápido que todo ello será posible".

Toro Rosso utilizará motores Ferrari

Pendientes del anuncio oficial de Renault, llegaban otros anuncios en cadena. Además del relacionado con el propulsor de Red Bull, quedaba en el aire la mera confirmación pública de lo que era un secreto a vocesToro Rosso utilizará motores de Ferrari en 2016, lo que supondrá en principio una buena noticia para Carlos Sainz y Max Verstappen, dado el nivel de fiabilidad mostrado por la unidad de potencia italiana. Si el SRT11 ofreciera el mismo nivel de efectividad que en 2015, sus pilotos no pueden estar más de enhorabuena.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios