PROPIETARIO DE LOTUS A TRAVÉS DE GENII CAPITAL

Gerard López: "Ecclestone me reconoció que erró al negociar los derechos de la Fórmula 1"

"Sigue siendo un deporte genial. La Fórmula 1 es como la NBA jugándose a nivel mundial. Y esto tiene su valor", dice en entrevista a El Confidencial el propietario de la escudería Lotus

Foto: Gerard López, propietario de Lotus, junto a Mariano Rajoy, presidente del Gobierno (EFE)
Gerard López, propietario de Lotus, junto a Mariano Rajoy, presidente del Gobierno (EFE)

Fundador de Genii Capital e inversor en todo tipo de sectores globalmente, Gerard López es también propietario de Lotus a través de la sociedad citada. Con su experiencia y perspectiva, siempre ofrece una visión interesante y personal de este mundo. El Confidencial le entrevistaba en su primera visita esta temporada a la Fórmula 1, en el Gran Premio de España, ("no he tenido nada de tiempo hasta ahora"). A diferencia de años atrás, nuestro país también empieza a entrar ya en su radio de acción inversor.

PREGUNTA: Para entrar en contexto rápidamente. Genii Capital, ¿cómo era antes de entrar en la Fórmula 1 y después de desembarcar en ella?

RESPUESTA: Buena pregunta… Y además, una que nunca nos han hecho… (sonríe). Pues a nivel de industrias y de lo que hacemos, casi lo mismo. Tecnología: no ha cambiado nada; inmobiliaria: lo mismo. A nivel de banco de inversión ha cambiado mucho, porque se han abierto nuevas geografías y nuevos mercados. Y luego, el gran cambio es que la Fórmula 1 nos permite entrar en un mercado, el de la energía, donde sí se hace negocio. Nos ha abierto puertas en un momento dado que lo ha facilitado. En definitiva, la Fórmula 1 para Genii ha significado aumentar la capacidad de acción geográfica.

P: ¿Cuánto le ha costado hoy a Genii Capital y a Gerard López la Fórmula 1?

R: No lo sé, lo que sí sabemos es que, si tenemos una cuenta entre lo que ha entrado y salido, no nos ha costado nada. La cuestión está en qué es lo que metes dentro. Si tienes una relación con la que has trabajado, solo por haberlo hecho, ¿lo consideras como algo que te ha traído la Fórmula 1 o no? Bueno, nosotros no lo consideramos de manera financiera, pero objetivamente alguna consideración tienes que darle. Lo que estoy seguro es que hemos recuperado más de lo que hemos gastado. Eso seguro.

P: En Lotus, su equipo, se ha metido la tijera de forma radical y casi es autosuficiente.

R: Sí, el año pasado lo fue, sí…

Gerard López junto a Grosjean y Gastaldi (EFE)
Gerard López junto a Grosjean y Gastaldi (EFE)

El precio de tener una opinión

P: Cuando se invierte, ha de ser con un retorno. Con estos años de experiencia, ¿qué no haría ahora?

R: Lo que no hubiera hecho, quizás, fue que cuando vas cuarto o quinto, intentabas jugarte el ir a por la primera plaza, o la segunda, como hicimos hace dos años. Si tienes ambición y un carácter un poco competitivo -y yo no es que tenga poco, es que lo tengo mucho-, se hace casi contra natura no ir a por ello, y te haces así tu peor enemigo.

Y la segunda cosa es que, el año pasado, en Austin, fui el primero en hablar de los problemas financieros, del deporte en general, no de un equipo… Si hubiera sabido que iba a tener tanta audiencia, digamos, quizás lo hubiéramos dicho antes.

P: ¿Y se paga un precio por liderar en la Fórmula 1 posiciones como la suya?

R: Cuando tienes opiniones propias siempre pagas un precio.

P: Con su visión global de los negocios, como alguien que está dentro de la Fórmula 1, pero que personalmente es muy aficionado al automovilismo, ¿cómo la ve como producto? Porque un tema es la visión endogámica de este mundo y otra la del aficionado.

R: Sí, además el peligro que tenemos en la Fórmula 1 es que todos nos creemos... como diría, irreemplazables. Parece que pensamos que esto es el centro del universo, lo que para nada es el caso. Y por ello tienes que adaptarte a lo que pasa fuera.

Lo primero, sigue siendo un deporte genial. Es uno de los únicos o el único que es internacional. Lo son el tenis y el fútbol, pero que se transportan de la misma manera. La Fórmula 1 sí, es el mismo campeonato en diferentes países. Es como la NBA jugándose a nivel mundial. Y esto tiene su valor.

Lo segundo, la tecnología que llevamos en los coches, aunque personalmente creo que es exagerada, positivamente es la bomba. Lo que son capaces de hacer estos coches, cómo se gestionan, es muy fuerte. Estamos increíblemente avanzados. Los datos que transferimos en cinco minutos te ibas y volvías a la luna hace treinta años.

Lo negativo, que lo hay, es que con toda esta tecnología, ¿por qué no tenemos patrocinadores o inversores tecnológicos? Porque no se lo vendemos bien. Esto se lo vendemos a empresas que fabrican coches. Más allá no llega. El resto es todo normalito. Donde falla el deporte es cómo nos conectamos al mundo tecnológico. De las diez empresas más cotizadas del mundo, tres no son tecnológicas. Las otras siete no están aquí.

El Lotus de Grosjean junto a un Red Bull en una de las carreras del Mundial (Reuters)
El Lotus de Grosjean junto a un Red Bull en una de las carreras del Mundial (Reuters)

Un problema generacional

P: Sí, pero considerando el tema desde el punto de vista del espectador, están cayendo las audiencias televisivas…

R: Ese es el segundo punto de lo negativo. Y tienes dos problemas. Uno geográfico; ¿cómo atraes audiencia en los países en los que estás corriendo, pero ni llenas las tribunas, ni traes a la gente a la tele? China, India… Esto es cultural. Hace un momento le daba un ejemplo por aquí a alguien. Tengo un amigo en Estados Unidos que lleva la división de deportes de NBC, y cuando compraron los derechos el año pasado me decía: “¿Cómo le vendo la Fórmula 1 a los americanos?”. No se trata de ofrecer imágenes de coches, le decía, tienes que hacer que le interesa a la cultura americana. Los yates en Mónaco, las estrellas del deporte… El show, lo que no tenga la Nascar. Es una cultura diferente.

Hay que saber lo que le interesa a los indios, a los chinos... Se trata de ver cómo el mismo deporte lo metes en un paquete para cada país; aunque sepa igual, lo presentas diferente. Es como la Coca Cola, sabe igual, pero cuando la compras en China tiene otro diseño. A los chinos lo que a lo más les interesa son las apuestas, y a los indios es utilizar el móvil en vez de la tele.

P: Parece que también está cambiando la edad de la audiencia…

R: Y luego hay un problema generacional. Yo, cuando iba al cole, el lunes tenía dos temas: el Barça y Ayrton Senna. Ahora unos pocos tienen al Barça, pero nadie tiene a Lewis Hamilton. Tengo una inversión muy interesante. Soy el accionista mayoritario de la empresa de alquiler de coches más barata de Europa ¿Y por qué funciona? Porque los jóvenes no quieren comprar coche. Entonces, si no interesa el automóvil y encima no estás utilizando los medios que ellos utilizan, olvídate. Si tu único medio de presentación es la tele, que no la miran… Aquí siguen hablando de la generación MTV, y esa es cuando tenía yo dieciocho años. Ahora no es generación de nada. No miran la tele, y cuando miran es tres minutos de algo.

Uno de los Lotus durante unos entrenamientos en Barcelona (EFE)
Uno de los Lotus durante unos entrenamientos en Barcelona (EFE)

Rentabilizar la Fórmula 1

P: En la Fórmula 1 se dice que hace falta un dictador para manejarla, para que funcione eficazmente. Si Gerard López fuera ese dictador, ¿qué es lo urgente o quirúrgico que haría?

R: La primera, y la gente me va a criticar porque tengo un equipo… Haz que cada equipo sea una franquicia como ocurre en otros deportes. Es decir, que tenga un valor que haga que un patrocinador o inversor quiera estar dentro ¿Cómo lo haces? Rentabilizando la Fórmula 1, que desde el pequeño al más grande todos tenga bastante para poder competir. Si haces esto, y cierras la puerta, todos quieren entrar.

P: Pero Bernie Ecclestone siempre ha tenido la filosofía de cuanto menos, más escaso y restringido, más valor…

R: Ya, pero lo que estoy diciendo ahora, incluso Ecclestone me lo dice, me admitió el año pasado que cometió errores al negociar la distribución de los derechos. Sería lo primero que haría. Que cualquier equipo pueda competir, no sobrevivir, hablo de competir. Haciendo esto, funciona la plataforma.

Y lo segundo, con toda la tecnología que tenemos, ¿por qué no se sabe? ¿Es que de verdad necesitamos 500 u 800 personas para hacer funcionar dos coches y no le decimos a la gente lo que está pasando? Tenemos una tecnología que no veas y nadie lo sabe. Por ejemplo, todos en los equipos estamos enviando datos constantemente. ¿Por qué no tenemos un cloud (nube) que acoja todos los datos, centralizado, más barato, más eficaz que esté protegido y te traes un patrocinador y le dices 'tú eres nuestro cloud'. No, aquí cada uno hace lo suyo, nos cuesta un pastón a todos y no tiene valor añadido ninguno. Los presupuestos más importantes de marketing del mundo están en tecnología. Traételos aquí.

Mañana, la segunda parte de la entrevista a Gerard López.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios