Es noticia
Menú
La cordial segunda oportunidad entre Ron Dennis y Fernando Alonso en McLaren
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
"SOY MÁS BLANDO, Y FERNANDO MÁS MADURO"

La cordial segunda oportunidad entre Ron Dennis y Fernando Alonso en McLaren

Todo han sido buenas intenciones. Se ha demostrado amor. El regreso a McLaren se ha hecho pensando en el presente, mirando al futuro, sin olvidar el pasado

Foto: Ron Dennis y Fernando Alonso en el GP de Europa de 2007.
Ron Dennis y Fernando Alonso en el GP de Europa de 2007.

Todo han sido buenas intenciones. Se ha demostrado respeto mutuo cada vez que se ha tenido la oportunidad. El regreso de Fernando Alonso a McLaren se ha hecho pensando en el presente, mirando al futuro, pero sin olvidar el pasado. Ni se ha enterrado ni se ha considerado un tema tabú, al contrario, se ha tratado con naturalidad.

La imagen en la presentación de un cálido Alonso y Ron Dennis abrazándose fue el primer ejemplo - acompañado por un “de los errores se aprende” del británico-, y las recientes declaraciones del británico a Autosport: “Todos han pasado página y, ciertamente, me he ablandado. Creo que Fernando es más maduro”. Ocho años de aquella histórica temporada en el equipo de Woking ha llegado una -no menos histórica- segunda oportunidad, en la que los protagonistas parecen lejos de querer volver a tropezar en la misma piedra. Esta es la historia de dos fuertes personalidades, duramente enfrentadas en el pasado, y capaces de reflexionar y superar con madurez sus desencuentros.

“Todo llegó en un momento, y todo lo que estuviera ocurriendo en el equipo, sucedía cuando el ambiente era muy polémico para la Fórmula 1. Y se le dio un gran énfasis a todas las cosas que ocurrieron. En realidad lo que pasó fue relativamente banal, pero se exageró mucho y acabó perjudicando bastante a todo el mundo”. El transcurso del tiempo otorgan perspectiva y calma con una narración pausada que resta dramatismo a lo desde el exterior se vio como una guerra civil en toda regla en Woking.

“Igualdad, acepto igualdad”

No es científico que para afrontar con garantías el futuro haya –necesariamente- que entender el pasado, pero al aficionado le sirve de ayuda comprender la imagen global. De aquella experiencia de 2007 podría esperarse que Fernando Alonso, en su vuelta, hubiera exigido por escrito definir su posición en el equipo. Para asegurarse de no tropezar dos veces en la misma piedra. “Te puedo prometer una cosa con Fernando, que ni siquiera preguntó (sobre posicionarse como número uno). De hecho, todo lo contrario. Todo lo contrario. Él dijo “igualdad, acepto igualdad”. Nunca ha pedido incluir nada de eso en el contrato”.

Hace casi un año, Dennis sorprendió cuando en mayo de 2014 dejó caer la posibilidad de que el asturiano volviera a trabajar a su lado, "en 2015 tendremos el motor Honda y necesitamos un piloto 'top', y tanto Alonso como Vettel lo son. Creo que podremos volver a ganar y para eso queremos un gran piloto". Piropos, para empezar a tender puentes, que se consumaron con la contratación del asturiano. Recientemente, el ex piloto y hoy comentarista televisivo Martin Brundle contaba que el propio Dennis, en una cena en privado, "estaba poniendo por las nubes a Fernando, diciendo que era el mejor..."

"Soy muy duro conmigo mismo"

A partir de ahí han llegado palabras cargadas de reflexión y argumentos que dibujan -el tiempo dirá- una segunda etapa intensa en lo competitivo y más relajada en lo personal. “Soy muy duro conmigo mismo y esa tenacidad que me aplico no siempre es un buen catalizador para enfocar la vida de una forma equilibrada". Todos los que han trabajado en el pasado con Dennis lo firmarían.

Distinto Alonso, distinto Dennis, y distinto compañero. Jenson Button será uno de los encargados de contrastar esa mencionada “igualdad”. El campeón del mundo de 2009, a diferencia de hace ocho años, se presenta como un protagonista opuesto al 'rebelde' y jovenzuelo Lewis Hamilton, capaz de dar órdenes por radio al propio Dennis ("no vuelvas a joderme así nunca más en tu puta vida", como en Hungría 2007). Y, como amortiguador está ahora el 'cojín' de Eric Boullier: "tenemos que sacar lo mejor de dos direcciones diferentes (Eric y Ron), porque al final somos un animal mucho más grande; más complicado", explicaba Dennis en una entrevista al referirse sobre la autonomía de Boullier dentro de McLaren.

Alonso aseguró que llegaba a Woking para “terminar el trabajo que empezó en 2007”. Y Button, este lunes, recordaba que también tenía en su mente el de concluir “los asuntos pendientes”, en referencia a la marcha de Honda en 2009 -cuando él estaba en sus filas- dejando a Brawn un equipo ganador que arrasaría posteriormente bajo el nombre de Brawn GP.

“Igualdad”, también en cuentas pendientes, de esta nueva etapa donde las buenos propósitos envuelven a un equipo de veteranos que buscan el éxito, cada uno a su manera, en las segundas oportunidades que se están permitiendo.

Todo han sido buenas intenciones. Se ha demostrado respeto mutuo cada vez que se ha tenido la oportunidad. El regreso de Fernando Alonso a McLaren se ha hecho pensando en el presente, mirando al futuro, pero sin olvidar el pasado. Ni se ha enterrado ni se ha considerado un tema tabú, al contrario, se ha tratado con naturalidad.

McLaren Ron Dennis Fernando Alonso Honda
El redactor recomienda