Red Bull sacó el látigo hace un año, pero Renault aún tiene que reaccionar en 2015
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
la marca del rombo entona el mea culpa en jerez

Red Bull sacó el látigo hace un año, pero Renault aún tiene que reaccionar en 2015

En 2014 Red Bull forzó la reestructuración en Renault para lograr una mejor integración con el fabricante francés. En Jerez, de momento, no se arrancó bien

Foto: Daniil Kvyat, por si fuera poco, rompió un alerón el lunes.
Daniil Kvyat, por si fuera poco, rompió un alerón el lunes.

Renault no empezó como se esperaba en la primera sesión de la temporada 2015, a pesar de concentrarse en solo dos equipos, Red Bull y Toro Rosso. Con 165 giros, Red Bull acabó sólo por delante de McLaren-Honda en la tabla de ‘fiabilidad’, esa que aparentemente se rige por la cantidad de vueltas dadas al circuito. Con Toro Rosso se lograron completar 353, pero con el equipo titular parece que, por el momento, siguen los problemas.

En el caso del equipo austríaco todo comenzó con un problema inicial esperado, una “parte estúpida” del motor, algo que Renault ya preveía por ser descubierto antes de viajar a Jerez. Un “eje metálico que tenemos que cambiar, optimizar y rediseñar. Es algo que funcionaba el año pasado pero que hemos decidido evolucionarla y, sinceramente, normalmente realizamos test, simulaciones específicas y un protocolo de validación, pero a esta no se la hicimos porque es una pieza tan estúpida…”. Cyril Abiteboul, responsable de Renault, explicaba uno de los problemas que provocaron unas pruebas menos productivas para Red Bull de lo esperado, al tiempo que recordó quién es su mejor cliente en el paddock.

En estos primeros test invernales, El Confidencial tuvo la ocasión de charlar con un miembro del equipo de Lotus.

  • Además de los resultados en pista, ¿hay otro motivo para haber cambiado Renault por Mercedes?
  • Digamos que ahora, los ingenieros que se encargan del propulsor, aportan más experiencia, ideas y trabajo.

Lotus requería más atención de lo que la marca del rombo podía ofrecerle y, con un día menos en Jerez y teniendo en cuenta que se trataba de un motor nuevo, el Lotus E23 completó más vueltas que Red Bull, 190, prácticamente en la media de Williams-Mercedes (278 en cuatro días).

“Esto es inaceptable. No puede seguir así”

Mercedes situó el listón tan alto que, tras la ‘paliza’ recibida por los motores alemanes en Austria 2014, Christian Horner estalló: “La fiabilidad es inaceptable, el rendimiento es inaceptable. Hay necesidad de cambiar las cosas en Renault. Esto no puede seguir así. No es bueno para Renault ni lo es para Red Bull. Algo debe pasar”. Y así sucedió, como explicaría posteriormente el jefe de diseño, Rob Marshall: “El proceso de trabajo con Renault ha cambiado un poco. Hemos aceptado mayor responsabilidad en ciertas áreas del ensamblaje del motor. Estas modernas unidades de potencia requieren mucha integración, así que estamos trabajando con Renault de una manera mucho más cercana”. Fue un golpe de estado de Red Bull en Renault. Marko incluso había amenazado previamente con abandonar al fabricante francés.

Codo con codo, y tras un año de experiencia, Renault y Red Bull se presentaron en la primera cita de entrenamientos de 2015 “sabiendo que había una gran evolución con respecto al año pasado y siendo conscientes de que sería complicado”, aseguró Daniel Ricciardo tras el fallido tercer día para Red Bull. No les habrá sentado bien que, por culpa de haberse saltado el “protocolo de verificación”, el RB11 llevara una “estúpida pieza” mal diseñada. Toro Rosso llevaba todavía el propulsor del pasado año en Jerez...

Adrian Newey, atado desde hace un año

El punto fuerte de Red Bull ha estado estos años en la aerodinámica gracias al liderazgo Adrian Newey, quien el año pasado vio que sus conocimientos ya no eran tan decisivos como en la era anterior. Con un reglamento más restrictivo, decidió combinar su actividad con la del diseño de barcos de alta competición a partir de este año.

El RB11 continúa siendo obra de Newey, pero el inglés, en Jerez, repitió el mensaje: “Hoy en día el reglamento se centra en el motor y es extremadamente restrictivo en el área del chasis. No quiero decir que no existan diferencias entre coches, pero es muy, muy complicado sacar ventaja competitiva con unas reglas tan limitadas”. Depende, por tanto, de Renault.

“Debería ser una semana de test menos dramática”, reconocía Marshall antes de poner su Red Bull en la pista. Y lo fue en comparación a 2014, donde a pesar de sus duros inicios, lograron ganar tres carreras. Veremos cómo se despierta este RB11, y el efecto de la integración que tanto Renault como Red Bull han acentuado entre sus respectivas organizaciones para poder acercarse a Mercedes. De momento, sus resultados están por ver.

Red Bull McLaren
El redactor recomienda