EL PAPA FUE UN GRAN ESQUIADOR

La carrera más santa: decenas de sacerdotes esquían en honor a Juan Pablo II

Un slalom cronometrado sirve para elegir, cada año, al esquiador más rápido entre los religiosos polacos

Foto: Los sacerdotes rezan antes de lanzarse por la ladera en busca del mejor tiempo (Foto: YouTube)
Los sacerdotes rezan antes de lanzarse por la ladera en busca del mejor tiempo (Foto: YouTube)

Juan Pablo II nació en la ciudad polaca de Wadowice, en el sur de Polonia. Muy cerca de allí se encuentra la ciudad de Wisla, muy visitada por deportistas que aprovechan para lanzarse por las laderas nevadas de sus montañas. Pero esta semana, además de todo tipo de personas, también han descendido en sus esquíes varios sacerdotes.

Cada año, decenas de religiosos se reúnen en esta estación de esquí para homenajear al difunto Papa, un hombre que además de otras virtudes, fue un ávido esquiador. De hecho, siguió practicando su deporte favorito incluso durante el papado, hasta que en 1987 su salud ya no se lo permitía.

Tal y como publica Aleteia, el Papa Juan Pablo II era conocido como el "Temerario de los Tatras", el nombre que sus amigos le concedieron por su habilidad para enfrentarse a las laderas de las montañas Tatra en su Polonia natal. Allí pasaba dos semanas cada invierno y ponen en su boca una frase célebre: "Es impropio de un cardenal esquiar mal".

La carrera más santa

Ahora, quince años después de su fallecimiento, decenas de sacerdotes siguen rindiéndole homenaje en esas mismas montañas. El padre Damian Kopek es uno de los organizadores de la carrera, un evento deportivo que permite a los religiosos mostrar a los demás que pueden disfrutar del tiempo libre como cualquier persona, incluso competir honestamente contra otros.

Juan Pablo II era conocido como el "Temerario de los Tatras" por su habilidad para enfrentarse a las laderas de las montañas Tatra en Polonia

Se trata de una carrera en formato slalom que es cronometrada para ver quién logra el mejor registro. Según Kopek, "el sacerdote está con la gente y para la gente. Puedo dar un ejemplo de cómo pasar un buen rato, sin alcohol, compitiendo de manera honesta y, al mismo tiempo, mostrando el espíritu comunitario de los montañeros".

Como si de sus propios Juegos Olímpicos se tratara, cada uno de los religiosos se va lanzando por la pista para ver quién se lleva la victoria. Eso sí, antes de comenzar la competición, hay que rezar porque todo salga bien… y recordar la figura de Juan Pablo II, el personaje al que quieren recordar cada año por lo que significó para ellos y para la Iglesia.

Esquí

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios