"Nos hemos sentido muy bien"

El zarpazo de Movistar en el Giro y el trompazo del favorito Primoz Roglic

Richard Carapaz le volvió a picar tiempo al esloveno, que se cayó en pleno descenso y perdió la estela del resto de candidatos. Nibali atacó y Mikel Landa continuó a gran nivel

Foto: Primoz Roglic, herido tras su caída en el descenso del Civiglio. (EFE)
Primoz Roglic, herido tras su caída en el descenso del Civiglio. (EFE)

El lunes es día de descanso en el Giro de Italia y, como no podía ser de otra manera, este domingo ha habido movimiento entre los principales favoritos del pelotón. La 15ª etapa de la primera grande del año, entre Ivrea y Como, homenaje a las carreteras del Giro de Lombardía, coronó a un italiano: Dario Cataldo, que a falta de alegrías con el líder de su formación, Miguel Ángel López, consigue devolverle la sonrisa al Astana.

Richard Carapaz mantuvo la maglia para Movistar y, además, abrió más distancia respecto a sus más inmediatos perseguidores. Todos menos Nibali, que atacó a falta de 9 kilómetros en la subida a Civiglio y se llevó al ecuatoriano con él. "Le seguí como pude. Sabía que se conocía esta bajada y ha apretado para sacarme algunos segundos", explicó el corredor telefónico. Ambos abrieron distancias y buscaron echar abajo la fuga, aunque sin éxito.

Carapaz, que va en moto, estuvo a punto de soltar a 'el tiburón', pero le faltó puerto y cuando la carretera se inclinó para abajo el ciclista del Bahrain le apretó las tuercas. Roglic cedió, de nuevo abandonado por sus compañeros, y no pudo llegar a la altura de los dos forajidos. El de Jumbo emprendió solo la persecución -antes había tenido una avería mecánica- y ya se le empieza a notar cierto nerviosismo.

Landa le picó tiempo a Roglic

Durante el descenso, en una curva a derechas bastante cerrada, perdió el control de su bici y se estampó contra el quitamiedos. Pudo hacerse mucho daño, pero le dio tiempo a frenar lo suficiente como para no saltar por encima y acabar cuneta abajo. Aquello le retrasó varias posiciones y perdió la estela del grupo donde iban situados López, Majka y el primer español de la general, un Mikel Landa al que el lunes le va a venir de perlas.

Se ha pegado una paliza tremenda este fin de semana. En la última subida de la jornada intentó llegar a la rueda de su compañero de equipo cuando este se marchó con Nibali, pero le resultó imposible. Luego, resistió bien las aceleraciones del esloveno, enrabietado, y le metió un par de segunditos en meta por la caída, tampoco demasiados. "Nos hemos sentido muy bien, tanto yo como los compañeros", indicó Carapaz.

Roglic, que el sábado estaba a solo siete segundos de un Carapaz espléndido, ya está a 47. El ecuatoriano se aferra al rosa con clase y mucho desparpajo. Está a un nivel impresionante y, de seguir así en las alturas, solo la crono final en Verona le puede privar del Giro, que por otra parte sería la primera grande para el ciclismo ecuatoriano. Carapaz se está ganando el respeto de todos sus rivales. "Me complace saber que todo mi país me está siguiendo desde la distancia y desde aquí les mando todo mi cariño", dijo el menudo corredor. Movistar sigue dando espectáculo.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios