EL SISTEMA NO SE HA LLEGADO A VENDER

El fiasco de la bicicleta sin cadena, una "idea luminosa" del futuro que no verás en la calle

La DrivEn, la bicicleta de la empresa holandesa CeramicSpeed que abogaba por un sistema de transmisión diferente y revolucionario ha encallado. Los expertos no creen en ella a corto plazo

Foto: DrivEn, el prototipo de bicicleta sin cadena. (Ceramic Speed)
DrivEn, el prototipo de bicicleta sin cadena. (Ceramic Speed)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Hace casi un año, en Eurobike, una de las ferias más importantes del calendario ciclista, la empresa CeramicSpeed presentó una bicicleta única, un experimento asombroso que dejó a todo el mundo con la boca abierta. Se trataba del modelo DrivEn y prometía acabar con el sistema de transmisión por cadena, es decir, el de toda la vida, y sus correspondientes desviadores para sustituirlo por otro mucho más eficaz y rápido.

El propotipo holandés, que se congratulaba de contar con la colaboración de investigadores e ingenieros de la Universidad de Colorado (Estados Unidos), se basaba en un sistema de transmisión de árbol con 21 rodamientos fabricados en cerámica que enviarían directamente la energía de cada pedalada a unos engranajes colocados en la rueda trasera. La firma prometía un 50% menos de fricción y una eficiencia del 99% en el rendimiento del usuario, una auténtica barbaridad. Sin embargo, en cuanto Eurobike bajó la persiana poco más se supo. "En las ferias se presentan ideas muy luminosas que luego nunca llegan a aparecer en el mercado, bien por sus costes o bien por su nivel de resistencia. No es algo que vayamos a ver en el mercado con inmediatez. El sistema debe ser costoso y el precio prohibitivo", explica Juan José Aparicio, uno de los presentes en aquel certamen y propietario de las tiendas madrileñas 'A Golpe de Pedal'.

CeramicSpeed es una de las marcas más importantes en el desarrollo de componentes cerámicos aplicados al ciclismo. Este material, como el carbono, no es un acabado más. La cerámica mejora el deslizamiento al ser más suave. Los rodamientos giran más rápido y mejor. Aparte, no necesitan ser engrasados, por lo que se ahorra en mantenimiento. La empresa es conocida por sus poleas de cambio, rodamientos de caja pedalier o cadenas con bulones confeccionados en cerámica que reducen la fricción en la transmisión de manera patente. Todas ellas son soluciones óptimas y aplicables ya en el mercado, no así DrivEn. "No existe una bicicleta de serie como tal que se pueda vender y tampoco conozco a nadie que haya probado este sistema" comenta Aparicio, que asegura que las cadenas de producción están tan estandarizadas que hay fabricantes de transmisiones clásicas que tienen mucho poder en la industria y "no van a cambiar su devenir de la noche a la mañana".

No adaptable a MTB

Se desconoce el precio que podría tener este modelo no solo carente de eslabones, sino también de cambios. De hecho, el proyecto prometía sistema electrónico de cambio inalámbrico, protección frente a la lluvia y el barro, piñones de nuevo diseño y mayor ligereza. "Son como esos prototipos de coches que ves en las revistas y que te asombran, pero que luego no ves nunca en las calles. Le sirven a la empresa para hacer gala de su tecnología y de su capacidad de ingenio, pero nada más", comenta el gerente, que no solo tiene dudas de su uso en carretera a corto plazo, sino también de su implantación en otro tipo de terrenos: "No parece que se puede adaptar a una bicicleta de montaña porque ahí intervienen otros elementos. Si, por ejemplo, usas una bici de suspensión trasera deberían crear un sistema compatible con el basculante, que genera un movimiento y un desplazamiento, y conseguir eso sin una interferencia en el pedaleo es dificilísimo".

En su momento, CeramicSpeed abogaba por llevar su ensayo primero a la competición antes de abrirse al público, pero finalmente no ha resultado ni una cosa ni la otra. "Las transmisiones monoplato actuales son buenísimas porque cada vez es más alto el número de piñones en la parte trasera y sus posibles combinaciones. Los equipos están apostando cada vez más por esto, la necesidad de experimentar sin cadena no se concibe. No está demostrado que este sistema de los holandeses mejore lo presente y, en cualquier caso, si mejorara el empuje del ciclista hasta el 99% que dicen, cuando con cadena es del 50%, seguramente la UCI limitaría su uso", asegura el madrileño, que concluye: "Buscaron un golpe de efecto y de hecho lo consiguieron porque ganaron un premio, pero materializarlo en el ciclismo real es muy difícil".

La revolución sin cadenas tendrá que esperar. Veremos si en la próxima edición de Eurobike, en el mes de julio, CeramicSpeed vuelve a sorprender.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios