froOme sigue siendo líder

Mohoric se lleva la séptima etapa, en la que los favoritos eligieron no sufrir

José Joaquín Rojas estuvo a punto de ganar en Cuenca, pero el español no se pegó lo suficiente a la rueda de Mohoric que ganó con solvencia tras un elegante descenso

Foto: Es la primera victoria del UAE Team Emirates en la Vuelta. (EFE)
Es la primera victoria del UAE Team Emirates en la Vuelta. (EFE)

Estaba a punto de concluir la pasada edición de la Vuelta a España cuando José Joaquín Rojas se fracturó la tibia y el peroné tras una caída mientras descendía el alto de Tollos. El murciano abandonaba así el ciclismo profesional durante una buena temporada y un año después ha estado a punto de volver a coronar en la ronda española, pero de nuevo un descenso fue su perdición. No se cayó esta vez, ni mucho menos, pero pecó de sangre fría al dejar escapar a Matej Mohoric, ganador de la etapa, a falta de siete kilómetros para llegar a la línea de meta. En Cuenca, el esloveno alzó los brazos diez segundos por delante de Rojas. El español entró escoltado por Poljanski y Gendt cuando el cronómetro marcaba 12 segundos desde la entrada del corredor del UAE Team Emirates. A más de 8 minutos entraron los favoritos, sin cambios: Froome sigue líder.

El joven corredor esloveno, con tan sólo 22 años, tuvo ambición desde el principio. Matej madrugó y lo quiso tener todo controlado desde muy temprano. Se coló entre los 14 corredores que decidieron capitanear la etapa a los 15 kilómetros de recorrido. Con ellos también quiso disfrutar Jetse Bol, quien fue otro de los que obtuvo recompensa. En su caso, entrar en el 'top' 10. Era la ruta más larga de la presente edición, que unió Llíria y Cuenca en 207 kiómetros, pero poco le importó al esloveno, que presumió de piernas en los dos momentos cruciales del recorrido: el ascenso y el descenso al Alto del Castillo. Alexis Gougeard (AG2R) fue quien se decidió primero por probar la potencia de Mohoric, que le respondió de inmediato en un ataque fugaz antes de llegar a Cuenca.

Una vez comenzó la subida del último puerto, de tercera categoría, las intenciones de Mohoric se hicieron reales y subió el empedrado piso conquense a un ritmo de reptil, como las serpenteantes calles que lo pusieron a prueba. Más aún cuando los cuatro que quedaron en cabeza tuvieron que formar fila india para ser más aerodinámicos. Eligieron el enlosado para evitar las vibraciones en su bicicleta provocados por los adoquines (que no causaron ningún accidente, como sí la moto que dejó sin opciones a Rafael Reis). Un fino hilo antes de comenzar el descenso de siete kilómetros en el que el esloveno apostó por la mejor aguja. Mohoric se sentó en el cuadro y cosió su victoria con un bordado elegante. Igual que lo hacía siendo sub 20, cuando fue campeón del mundo juvenil.

La lluvia y el viento, tímidos

Hasta cuatro veces amenazó el cielo con descargar, pero en ningún momento fue una preocupación seria para los corredores. Sobre todo para los favoritos, quienes se mostraron cómodos en el pelotón, que acabó a más de ocho minutos del ganador. Era el día perfecto para dosificar y nadie atacó. Se disputaba la séptima etapa de la presente edición, pero el cansancio empieza a aflorar, sobre todo con las altas temperaturas que azotan la geografía española. Si en la etapa del jueves la humedad en la costa valenciana hizo imposible el pedaleo del pelotón, el viernes, a 37 grados centígrados, eligieron sufrir lo menos posible "Parece que llevamos ya tres semanas", decía Contador antes de pedalear en Castilla La Mancha. .

No la lluvia, pero sí el viento fue el que intentó dar miedo. Soplaron varias rachas intermedias a lo largo de la carrera que cortaron hasta en dos ocasiones el pelotón. En una de ellas se quedó el Quick-Step, que pudo solventar sin problemas una nueva impronta para alegría de David de la Cruz. El español, que correrá el año que viene con la retina en la rueda de Froome y ya tuvo problemas tras una caída sin importancia, sigue sexto a 40'' del británico. Quien sí salió peor parado del fue el Dimension Data. El equipo sudafricano perdió a su cuarto hombre en esta edición de la Vuelta a España. Merhawi Kudus sufrió un corte en el tobillo, que le impidió seguir pedaleando (con su abandono van 13 en esta Vuelta). Las altas pulsaciones provocaron un sangrado demasiado excesivo y los médicos decidieron trasladarlo al hospital para darle puntos de sutura. "Es una cosa que no se puede remediar, hay que seguir siendo positivos y podemos dar lucha", dijo Alex Sans, director deportivo.

La clasificación general siguió sin ilustrar cambios importantes tras la jornada en Castilla la Mancha, una de las comunidades autónomas con más llegadas de la Vuelta a España. Chris Froome seguirá coronando antes de la etapa de la media montaña del sábado. El colombiano Esteban Chaves, a 11 segundos, y Nicolas Roche, a trece, se mantienen a su estela antes de la próxima prueba, con un puerto de primera categoría en los últimos cinco kilómetros de recorrido en Xorret de Catí.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios