protagonista de una etapa ganada por Marczynski

Alberto Contador está decidido a reventar la Vuelta para subir al podio

El ciclista del Trek rompió la carrera a 40 de meta en el puerto del Garbí. Froome fue el único favorito que le pudo seguir, aunque luego se reagruparon. De la Cruz y Van Garderen perdieron tiempo

Foto: Alberto Contador y Chris Froome durante la sexta etapa de la Vuelta a España disputada este jueves. (EFE)
Alberto Contador y Chris Froome durante la sexta etapa de la Vuelta a España disputada este jueves. (EFE)

Alberto Contador no va a ganar la Vuelta a España, pero va a provocar que algunos la pierdan. El ciclista madrileño, recuperado de la crisis que sufrió en la tercera etapa camino de Andorra y que le hizo decir adiós a sus opciones de victoria salvo hundimiento de Chris Froome, está decidido a ponerlo todo patas arriba cada vez que tenga fuerzas y una oportunidad. En su caso, decir que corre como si no hubiera mañana se da por supuesto: esta es su última carrera. Este jueves, camino de Sagunto, reventó la etapa con un ataque a 40 km de meta que descolocó a casi todos los favoritos. Ni ganó, honor que correspondió al polaco Tomasz Marczynski, ni tampoco recortó mucho tiempo a los que le preceden en la realidad, pero animó una etapa estupenda, y ya van varias en esta Vuelta.

La primera semana se ha salido de la tendencia de los últimos años en cuanto al diseño del recorrido. En vez de finales con rampas imposibles, esta vez la organización ha apostado por otro tipo de etapas. Y el resultado no ha podido ser mejor: no hace falta colocar la línea de meta en un muro para que sea competida y divertida.

Este jueves ni siquiera hizo falta que el último puerto estuviera cerca de meta, como sucedió en Andorra. La cima del Garbí, el último de los cinco puertos del día, estaba a 36,4 km del final, una distancia que suele frenar los planes de cualquier ataque. En teoría es demasiada distancia. Pero los ciclistas están con ganas. Mediada la subida, de 9,3 km al 5,1%, Alberto Contador se puso en cabeza del pelotón y rompió la carrera. Solo el líder, Chris Froome, y Janc Polanc, Tejay Van Garderen y Carlos Betancur pudieron seguirlo, pero los dos últimos se cayeron en un descanso del puerto antes de coronar.

Tomasz Marczynski celebra su victoria de etapa en Sagunto. (EFE)
Tomasz Marczynski celebra su victoria de etapa en Sagunto. (EFE)

De la Cruz y Van Garderen, los perjudicados

"Lo tenía pensado. Si va todo relativamente medio normal, podía ser un día bueno para probar, para quitar a algunos corredores importantes", explicó Contador. Chaves, Aru, Nibali, Bardet, De la Cruz... Todos se quedaron. Por delante, de la escapada de más de 20 corrodores se habían marchado Enric Mas y los polacos Tomasz Marczynski y Pawel Poljanski, que se jugaron el triunfo en Sagunto.

La ventaja del grupo de Contador y Froome nunca superó los 20 segundos, y en la bajada se reagruparon todos los 'gallos' del pelotón salvo los que habían sufrido la caída y David de la Cruz, el gran perjudicado. La última parte de la etapa fue una doble persecución: la del grupo de Contador a el trío de cabeza y la de De la Cruz al grupo de Contador. Ninguna dio sus frutos. "Pensaba que iba a haber más colaboración de otros equipos", dijo Contador después de la etapa. Quizás más adelante echen de menos haber perdido esta oportunidad. No suponía ningún esfuerzo pasar al relevo y distanciar a la gente que iba detrás".

"Prefiero hacer podio que acabar décimo", dijo el ciclista del Trek, decidido a pelear por acabar entre los tres primeros de la general, quizá un objetivo más sencillo que buscar una etapa. "Nunca me dejan mucha libertad", dijo. Ahora mismo está a casi tres minutos del tercero, el irlandés Nicolas Roche, y un poco más lejos de Froome y Chaves, los dos favoritos para jugarse la victoria. Contador está lejos, pero no tiene pinta de darse por vencido.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios