después del reciente fallecimiento en carrera

Motos y bicis, matrimonio de conveniencia obligado a quererse para evitar tragedias

La muerte de Demoitié reabre viejas heridas. ¿Están suficientemente protegidos los corredores de los elementos externos? Varios expertos creen que aún se puede mejorar

Foto: En la imagen, Antoine Demoitié, fallecido tras ser atropellado por una moto en la Gante-Wevelgem (EFE)
En la imagen, Antoine Demoitié, fallecido tras ser atropellado por una moto en la Gante-Wevelgem (EFE)

La muerte de Antoine Demoitié ha vuelto a abrir el debate en el ciclismo mundial: ¿están suficientemente protegidos los ciclistas de todos los elementos externos a ellos? ¿Hay demasiados vehículos motorizados entorpeciendo el normal transcurso de los corredores? Es un debate que, como dicen varios expertos a El Confidencial, no tiene una solución sencilla, ya que los vehículos que acompañan a los profesionales de este deporte son, en su mayoría, indispensables. Sin embargo, todos coinciden en que aún se debe trabajar muy a fondo en cuidar todavía más al ciclista para evitar que se repitan de nuevo casos trágicos como el del corredor francés.

“Es un deporte peligroso y eso es así pese a todas las medidas que se tomen", comenta en primer lugar en charla con este periódico José Luis López Cerrón, presidente de la Real Federación Española de Ciclismo (RFEC). "Este problema tiene difícil solución", reconoce, aunque "los conductores suelen ser experimentados y saben lo que son las carreras". Sí considera que "los conductores deben estar más preparados y por ello muchos organizadores buscan ex ciclistas para este cometido, porque tienen miedo a contratar a personas que no estén preparadas. Se trata, en una palabra, de profesionalizar más esta figura".

[Lea aquí: El Reynolds vuelve a la carretera: la apuesta por el ciclismo de épica del EC Cartucho]

Esta idea también la subraya con claridad Javier Guillén, director de la Vuelta a España. Los exciclistas que conducen motos y coches saben "cómo deben estar situados para favorecer la actividad del ciclista y favorecer su seguridad". De todas formas, Guillén ve hoy en día "inconcebible" una carrera profesional sin vehículos motorizados, "todos ellos cumplen una función determinada, como labores de policía y seguridad vial, servicios de radiovuelta, vehículos de asistencia médica, coches de los equipos, ambulancias…". Ciclistas y vehículos conviven y tendrán que convivir; a partir de esa máxima, "no podemos aplicar el axioma de ‘cero accidentes’, pero tenemos que tender hacia ello".

Motos y bicis, matrimonio de conveniencia obligado a quererse para evitar tragedias

Medidas acústicas

"No conozco el historial del motorista afectado ni las circunstancias de lo que ha sucedido, pero sí puedo decir que en una carrera, todos los que forman parte de ella están en todo momento pendientes de su trabajo", explica López Cerrón, que destaca que "a veces la Guardia Civil no tiene suficientes efectivos para cubrir todos los puntos que hay que controlar y son los motoristas los que están ahí para ayudar". "Hacen un trabajo importante porque tienen que señalizar curvas, rotondas o puntos de relevancia. En nuestro deporte hay muchos imponderables y circunstancias. El director es el que controla todo lo que sucede alrededor de una carrera, y hay que recordar que esto podía haber pasado igualmente en una carrera de juveniles y no habría tenido tanta repercusión", significa el dirigente.

Entre las medidas que propone Guillén para tratar de reducir los accidentes producidos por los elementos externos sobre el ciclista (todavía está muy fresco también en la memoria el obligado abandono de Peter Sagan, hoy campeón del mundo, en la pasada Vuelta a España por ser derribado por una motocicleta), se cuenta con "revisar la cantidad y las funciones de los vehículos en carrera, establecer el posicionamiento de cada vehículo (aunque eso está ya reglamentado), revisar la experiencia de todos los pilotos que vayan en carrera, analizar si conviene establecer la obligatoriedad de medidas acústicas para adelantar...". Además, como primera medida, la Asociación Internacional de Organizadores Ciclistas propuso reducir un ciclista por equipo en todas las carreras de cara a garantizar un mejor control.

Indignación entre los ciclistas

Iván Gutiérrez fue uno de los muchos ciclistas que mostró su enorme preocupación después de la muerte de Demoitié. Gutiérrez tiene marcado a fuego en su memoria un accidente de Fernando Escartín que le obligó a retirarse de su última Vuelta, en 2002. "Una moto de televisión en Asturias le tiró. Esto siempre ha pasado. Es demasiado normal que el organizador de una carrera dé la licencia a un amigo del pueblo para que salga a verla en moto". Sin embargo, la propia UCI ha asegurado a este periódico que es "obligatorio para carreras WorldTour", como era el caso de la Gante-Wevelgem, "obtener el certificado oficial del curso de conducción". 

El excorredor cántabro nos pone como el mejor ejemplo a seguir la Gendarmería francesa, "el cuerpo de élite de la escolta presidencial". "Nunca he visto un accidente provocado por un gendarme, que forma parte de un equipo dedicado a la cobertura del ciclismo". Por el contrario, reconoce que hay ocasiones en los que otras motos no saben adelantar al pelotón porque no tienen experiencia o lo hacen "a 140 kilómetros por hora", pero "si sí la tienes, es muy fácil". Y por ello, exige a la UCI la creación de un escuadrón de motoristas para el ciclismo.

El exciclista de Movistar Team denunciaba públicamente en su cuenta de Twitter que la UCI prácticamente vende las licencias para pilotos y conductores sin necesidad de superar los cursos, además de que gracias al 'amiguismo' o a través de pagos, cualquiera se puede colar en un pelotón. "En 'carreritas' del calendario nacional e internacional cualquiera puede andar en una moto sin ningún tipo de conocimiento", dice Gutiérrez a El Confidencial. En este caso, la UCI también dice que "de ninguna manera pide dinero por licencias o certificados". "Yo denuncié hace diez años a la Asociación Internacional de Cicistas que era una vergüenza lo que pasaba. Ahora, por suerte, a través de las redes sociales tiene más repercusión", dice Gutiérrez.

Sin embargo, preguntado por ello, Javier Guillén reconoce que no le consta que se vendan de esa manera las licencias. "Lo que sí sé es que la UCI todos los años hace cursos de pilotaje en carrera. Yo no sé si vende o no, pero establecer una corrupción en torno a esto me parece ridículo. Que haya que mejorar el curso, sí, pero que la UCI hace su seguimiento para ver si se superan esos cursos, absolutamente sí porque lo hacemos en la Vuelta", dice el director de la ronda española.

Una moto de la Guardia Civil ante un grupo ciclista en la Vuelta (EFE/José Manuel Vidal).
Una moto de la Guardia Civil ante un grupo ciclista en la Vuelta (EFE/José Manuel Vidal).

Otra voz autorizada subraya que la figura de los conductores se debe profesionalizar al máximo. "Deben saber leer las carreras en todo momento", recalca Eduardo Chozas, uno de los grandes de la historia del ciclismo español. "Es esencial que conozcan en todo momento cuáles son los momentos delicados de una carrera. Casi todos los que conducen tienen experiencia", reconoce, aunque recalca que "hay que pasar con más lentitud al pelotón, pues a veces lo hacen con demasiada rapidez. El ciclista debe competir en un espacio menos invadido".

El ex ciclista recuerda que "siempre hubo accidentes, pero los pilotos deben saber esperar cuando es necesario, tener en cuenta las vicisitudes de la carrera, como los abanicos o cuando surgen fuertes rachas de viento, igual que cuando llegan curvas o bajadas peligrosas". Siendo comentarista de radio, subido en una moto, recuerda que "vi un accidente muy grave cuando un motorista, pasando por la derecha, golpeó a un ciclista con un espejo. La montonera fue impresionante...", relata, subrayando que "yendo más despacio se hubiera evitado el incidente". "No creo que haya demasiadas motos, pero las decisiones han de tomarse con previsión", afirma Chozas.

[Lea aquí: Tonina Pantani obtiene una pequeña parte de la amarga verdad]

"Ahora hay más cuidados y prohibiciones"

En el mundo del ciclismo de carretera, hay pocos que conozcan más el papel de las motocicletas de periodistas que Iñaki Cano, que estuvo muchísimos años acudiendo a lomos de una moto de 'TVE' al Tour de Francia y la Vuelta a España. Y en toda esa larga experiencia, Cano reconoce que ha sido testigo de varios accidentes en los que estuvieran implicados vehículos motorizados y bicicletas. Pero ninguno que fuera tan grave como el caso de Demoitié. "Que termine en muerte no, pero más de una vez hemos tenido un susto ellos -ciclistas- y nosotros -motoristas-. Estás en carrera, hay mucha tensión, los ciclistas son muy débiles con respecto a un coche y una moto, pero sólo he visto golpes muy duros, no muertes", dice.

Y a pesar de que, como dice Cano, "ahora hay más cuidados y más prohibiciones", asegura que "es muy difícil de evitar". "Hay que tener mucho respeto por los ciclistas. Pero hay que tener en cuenta que hablamos de un caso entre un montón de años". Eso sí, se muestra sensible con el piloto que tuvo la mala fortuna de atropellar al corredor fallecido -"imagine cómo estará el piloto de la moto, que ha matado a un ciclista. Tiene que estar destrozado", dice-, al asegurar que, salvo pequeñas excepciones, los pilotos "son muy respetuosos y de un profesionalismo bestial", además de que antes de una gran vuelta son informados de "lo que pueden y no pueden hacer". 

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios