HOMENAJEAN A HOMBRES COMO PERICO Y MAGRO

El Reynolds vuelve a la carretera: la apuesta por el ciclismo de épica del EC Cartucho

El EC Cartucho recupera un mítico maillot de la historia del ciclismo español: el del Reynolds. En sus filas militó Magro, gregario de Perico Delgado en sus grandes triunfos, y director de dicho equipo

Suena la alarma. Fuera todavía no se atisba ni un solo rayo de sol. Es en el momento más oscuro del día, ese que justo precede al amanecer, cuando la cantera del ciclismo español se pone en marcha. Lo hacen cumpliendo una serie de automatismos que, como a Rafa Nadal, les ayuda a meterse en faena: controlan el pulso, el peso, desayunan un número de horas determinadas antes de recorrer la carretera que ese día marca su hoja de ruta, se equipan, reciben órdenes… Más de una veintena de jóvenes corredores que han hecho del ciclismo su forma de vida y que no pierden de vista su épica haciendo un guiño al mítico Reynolds con su nueva equipación. Un deporte que muchos compaginan con sus estudios o su trabajo porque son conscientes de lo complicado que se antoja el salto al profesionalismo. Una disciplina tan bella como dura que 'El Confidencial' ha tenido la oportunidad de vivir en primera persona formando parte del EC Cartucho durante 24 horas. Así es el día a día de la cantera del ciclismo español.

En la temporada que acaba de arrancar (con un tercer puesto en el Memorial Manuel Sanroma) la fuerte apuesta del equipo ha ido en dos direcciones. Por un lado se ha querido dar continuidad a los nombres más veteranos de la formación como Marcos Rodríguez Sacristán y a aquellos que aterrizaron la temporada pasada como Gonzalo Serrano. Por otro, las miras se han abierto más allá de las fronteras nacionales con la llegada de los noruegos Jonas Hjorth y Elias Angell Spikseth que, después de tres años como profesional, llega para aportar experiencia con sus dotes como escalador. No son los únicos que ponen el acento internacional, a ello también contribuyen el británico Kris Jasper y el sudafricano Slahde Seale. A esta combinación hay que añadir nuevas y prometedoras caras como la de Javier Hernández Blanco y una equipación que no pasa desapercibida. Atrás queda el rojo, sustituido esta temporada por una gama de azules que no ha sido elegida al azar: emula los colores del legendario Reynolds, germen del actual Movistar Team y equipo en el que militó el director del equipo, Jesús Rodríguez Magro.

Equipación del Reynolds (EC Cartucho.es).
Equipación del Reynolds (EC Cartucho.es).

Alcalá de Henares, sede del equipo, fue el escenario de la presentación. Un evento al que no quisieron faltar dos de los miembros de aquel equipo que tantas buenas -y gloriosas- tardes dio al ciclismo español. Pedro Delgado reconocía a 'El Confidencial' que le hacía “mucha ilusión que recuperen esa equipación. Como siempre digo: no es el maillot más bonito que ha habido en la historia, pero sí que representa una serie de cosas y mueve una serie de recuerdos que son muy potentes. Han mantenido la misma línea jugando con la publicidad y es una idea muy buena; creo que el ciclismo no es sólo actualidad, también es recuperar el pasado”. Siguiendo esta línea, el exciclista segoviano recordaba que el deporte de las dos ruedas “no es sólo competición. La bicicleta siempre tiene esa mirada atrás, es el ciclismo retro”.

La misma opinión compartía Ángel Arroyo, uno de sus compañeros en el Reynolds: “Van a ir llegando los colores de los equipos profesionales que había en los años 80. Es una buena idea porque, de alguna manera, recordamos la época que vivimos y, al mismo tiempo, miramos el presente y el futuro de estos chavales que es el del ciclismo español”. Perico hacía énfasis en el hecho de recuperar “un ciclismo de épica; lo que se ponía en valor era el amor y la entrega que se tenía hacia este deporte. Ese ciclismo de antaño recupera la ilusión y el sabor de no rendirse”. Finalmente Arroyo destacaba la aparición de patrocinadores como Cartucho.es: “Es un lujo y una obra de caridad. El ciclismo español necesita proyectos como estos, lo necesita muchísimo. El ciclismo de verdad, el de competición, empieza aquí, en estas categorías”.

Parte de la plantilla del EC Cartucho (Foto: Iván Gómez Hernández).
Parte de la plantilla del EC Cartucho (Foto: Iván Gómez Hernández).

Con la iniciativa del EC Cartucho hacia el Reynolds, el pelotón de la cantera del ciclismo español evoca tiempos de gloria en el mundo de las dos ruedas. A finales de los 70 -concretamente en 1976- y después de cuatro años en el campo amateur, la localidad navarra de Irurtzun fue testigo del nacimiento de un equipo que acabaría convirtiéndose en una de las primeras escuadras del pelotón internacional. Antes de que llegasen los días de vino y rosas, el Irurzungo (nombre primigenio del equipo) luchaba contra viento y marea para sobrevivir en el mundo del ciclismo tirando de ingenio. Curiosamente, la historia se repite con la formación que hoy les homenajea luciendo sus colores: el EC Cartucho no se lo pensó dos veces cuando, hace un año, se convirtieron en el 'Full Monty' del ciclismo español; había que reunir los fondos suficientes para que el proyecto arrancase y cualquier escenario se antojaba propicio para ello. Doce meses después, la empresa que hoy da nombre al equipo se ha convertido en su mecenas. Igual que sucedió con INASA y el Reynolds.

La compañía que producía el papel de aluminio que iba a bautizar al equipo fue una de las claves. La otra tiene nombre y apellidos: José Miguel Echavarri. Su incorporación al staff del equipo que dirigía Unzué fue el impulso que necesitaba la formación puesto que se trataba de una pareja que algo sabía del mundo de las dos ruedas. Años después, a sus órdenes estaría Jesús Rodríguez Magro... el encargado de llevar la batuta en el EC Cartucho desde hace varios años. De coincidencias está lleno el mundo, pero volvamos al inicio de la década de los ochenta. El gran salto al ciclismo profesional se hizo en 1980 con doce corredores que, en un principio, lucían un maillot de color salmón. La combinación de azules que hoy regresa a las carreteras no tardaría en llegar a un equipo que nació como una familia, una de las palabras que más suena en la concentración del EC Cartucho.

Plantilla y equipo técnico del EC Cartucho (Foto: Iván Gómez Hernández).
Plantilla y equipo técnico del EC Cartucho (Foto: Iván Gómez Hernández).

Echavarri, Unzué y compañía no se imaginaban -como los chicos de Magro- lo que estaba por venir. Aquel Reynolds y este EC Cartucho viven momentos parejos en el mundo del ciclismo: ambos luchan en un escenario donde existe una crisis de equipos profesionales españoles. La cantera española se caracteriza por equipos modestos con ajustados presupuestos que, efectivamente, dan volumen al pelotón, generan multitud de carreras y consiguen que crezca tanto la cantidad como la calidad de corredores... pero el profesionalismo sigue siendo un salto demasiado complicado. Eso sí, las ganas permanecen intactas independientemente del paso de los años. Reynolds es el espejo perfecto para equipos como el EC Cartucho porque pedalada a pedalada y kilómetro a kilómetros se hicieron un hueco en el pelotón hasta convertirse en una de las primeras escuadras e, incluso, liderar el ranking de la UCI.

¿Cómo? Tirando de ingenio y apostando por talentos como ha hecho Magro con su equipo para 2016. Las victorias eran cuestión de tiempo; después de debutar en Mallorca, el Reynolds afrontó su primera Vuelta a España y con ella, llegó el primer podio: Dominique Arnaud se llevó el triunfo en León. Los años 80 fueron una década prodigiosa para la escuadra dirigida por Unzué y Echavarri; no en vano se convirtieron en un referente gracias a su jefe de filas, Pedro Delgado, y a un tal Miguel Indurain que, en 1985 y durante cuatro etapas, se convirtió en el líder más joven de la historia de La Vuelta a España con 20 años y 8 meses. Con el segoviano llegaron los mayores éxitos del Reynolds: alcanzaron la cima con la victoria en el Tour de Francia 1988, el primer año de Rodríguez Magro en las filas del Reynolds como gregario de lujo. Un año después, Perico conquistaría La Vuelta. Corría el año 1989, el último en el que el maillot del Reynolds formaría parte del pelotón puesto que un año después el equipo cambió de nombre: llegaba la etapa del Banesto.

El EC Cartucho compitiendo (Foto: Iván Gómez Hernández).
El EC Cartucho compitiendo (Foto: Iván Gómez Hernández).

Ahora, 27 años después, un equipo madrileño no sólo ha querido hacer un guiño a una gloriosa parte de la historia del ciclismo español, también buscan homenajear a la figura que maneja las riendas del EC Cartucho. Jesús Rodríguez Magro, aquel ciclista que guardó como nadie las espaldas a Perico y coincidió con el mejor Indurain, fue el lugarteniente de la transición del Reynolds al Banesto. Hoy, de la mano de sus chicos -puesto que la idea nació de ellos-, recupera la esencia de entonces para su equipo.

Lo hacen apostando por el ciclismo de verdad, el que nace en la cantera de un deporte duro y castigado por nubarrones cada vez más lejanos. Una categoría -élite y Sub23- donde los puertos son todavía más escarpados y las pendientes duelen más en las piernas. Una batalla que se desarrolla a lo largo y ancho de las carreteras españolas con la Copa de España como gran objetivo de la temporada. Si se cruzan con aquel maillot, no se froten los ojos por lo increíble que parezca. Se trata de una apuesta por lo retro, la épica y los valores del ciclismo puro sin perder de vista el futuro.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios