Es noticia
Menú
UFC 264: Ilia Topuria descifra a Ryan Hall y sitúa a España en primera plana de las MMA
  1. Deportes
  2. Boxeo y Artes Marciales
McGregor perdió por lesión

UFC 264: Ilia Topuria descifra a Ryan Hall y sitúa a España en primera plana de las MMA

Conor McGregor por una lesión grave inoportuna al terminar el primer asalto pierde el combate que cerraba la trilogía con Dustin Poirier.

Foto: Ilia Topuria contra Ryan Hall (USA TODAY Sports)
Ilia Topuria contra Ryan Hall (USA TODAY Sports)

El español Ilia Topuria continúa con su camino firme hacia el estrellato. Ante Ryan Hall en UFC 264, un rival muy complicado al que todo el mundo intentaba evitar, supo descifrarle su heterodoxo juego hasta llegar al punto de noquearle en el primer asalto, algo que nadie había hecho jamás. 'El Matador' Topuria prometió que el combate lo finiquitaría en la primera ronda y lo cumplió pese a las predicciones en sentido contrario de muchos ‘expertos’ de la prensa especializada norteamericana, que daban favorito a Hall y le auguraban una victoria por sumisión antes del límite.

Debido al estilo muy complicado de lucha que tiene Ryan Hall, desde hace tiempo la falta de retadores dispuestos a enfrentarlo ha sido todo un obstáculo para Hall, que no estaba clasificado pero es uno de los luchadores más peligrosos de la división de peso pluma. Parecía que para muchos peleadores que sí están rankeados una pelea con Hall suponía un riesgo demasiado alto para intentar llevarse una recompensa demasiado baja. Con esta situación, Ilia Topuria levantó la mano para enfrentarse a él, esperando que con su triunfo aquí se le abriera la posibilidad de forma inmediata de luchar con lo más granado de la división.

Y es que Hall ha construido su estilo poco ortodoxo en torno a sus punto fuerte: su capacidad de rodar para conseguir llaves de pierna y de talón. Esto suele convertir sus combates en una extraña demostración de habilidad en la que Hall utiliza un juego de patadas para mantener a sus oponentes a distancia, para luego rodar en busca de sumisiones o caer de espaldas una vez que se acercan a él. Ambas tácticas obligan a sus oponentes a decidir si luchan con Hall o se frustran por su falta de compromiso en la pelea de pie.

El juego de Ilia Topuria se sostiene con sus puñetazos potentes y directos que utiliza como base para crear oportunidades de entrada que le habilitan el desarrollo de su excelente juego de lucha. Aunque ‘El Matador’ es un peleador orientado a la presión que da lo mejor de sí cuando lucha y se agarra a sus oponentes, ante un rival como Hall, Ilia se hizo dueño desde el principio del centro del octágono para ir cerrando ángulos con el objetivo de que su rival no pudiera hacer efectivo su juego de patadas, al mismo tiempo que evitaba la lucha de agarre estando muy en alerta ante los rodamientos efectuados por su rival para intentar capturarle una pierna. Al americano le preocupaba tan poco la idea de ser derribado que demostró mucha seguridad en la lucha de pie.

Ningún ‘imanari roll’ (rodamientos) tuvo éxito, ya que Topuria supo evadirse de todos los intentos de llave de pierna, primero saliendo para castigarle las piernas desde arriba y después utilizando el ‘ground and pound’ para ir mermándole su resistencia. Topuria que se mantuvo muy calmado al principio, fue aumentando cada vez más la presión. A falta de dos minutos para que terminara el primer asalto, una combinación de disparos postró en el suelo a Hall. Su castigo en el suelo cada vez era más efectivo hasta que en los momentos finales del pleito al esquivar una patada en giro efectuada por Hall. ‘El matador’ supo situarse a su espalda para iniciar una ráfaga de golpes que continuó en el suelo hasta que noqueó a su rival.

Ryan Hall trataba de hacer que su récord en la UFC fuera un perfecto 5-0. Pero se enfrentabab a la nueva promesa en la división pluma, que puede resultar desconocido para muchos aficionados fuera de España, ya que acababa de entrar en la promoción en octubre del año pasado. Sin embargo, con un récord profesional perfecto de 11-0, está en casi cualquier lista de jóvenes talentos a los que cualquier aficionado debería prestar atención.

McGregor pierde al lesionarse al final del primer asalto

UFC 264 lo encabezaba un enfrentamiento épico: el combate que cerraba la trilogía entre Dustin Poirier y Conor McGregor. Tuvieron su primer encuentro hace algo menos de siete años, en UFC 178, en septiembre de 2014 y McGregor se llevó la victoria en menos de dos minutos por nocaut en un combate disputado en el peso pluma.

McGregor luego se haría con el cinturón tanto del peso pluma como del ligero, convirtiéndose en el primer campeón de la historia de la UFC en lucir dos títulos al unísono. Poirier, por su parte, después de la derrota subió al peso ligero y volvió a la senda de la victoria, ganando finalmente a Max Holloway en UFC 236 para convertirse en campeón interino del peso ligero.

Poirier y McGregor volvieron a enfrentarse en enero en UFC 257. Esta vez, fue Poirier quien noquearía a McGregor, convirtiéndose en el primer hombre en derrotar a McGregor vía KO/TKO. Ahora, ambos se enfrentaban para zanjar el debate de quién es el mejor luchador pero una lesión grave inoportuna del irlandés al terminar el primer asalto dejó la pregunta en el aire.

Hasta entonces Poirier había sido el luchador más efectivo. Y eso que McGregor, como en sus mejores momentos, entró en el combate con una rapidez impresionante, dominando al instante con sus armas ofensivas y su capacidad para leer a sus oponentes. Tratar de mantener el ritmo a expensas de su poder podía significar que Poirier tuviera una oportunidad aún mayor de sobrevivir y superarlo a la larga para obtener la victoria. Así que el irlandés imprimió los golpes con toda la potencia de la que fue capaz. Un pateo continuo a las piernas, combinado con algunos disparos con los puños al cuerpo y el rostro fue la carta de presentación de McGregor. Poirier respondió con buenas combinaciones de puños ante las acometidas del rival. Pero Poirier buscó la opción más inteligente para él: llevar la pelea al suelo, afianzar una posición superior y buscar dominar la pelea desde allí con su golpeo o intentar conseguir una sumisión. La primera vez que buscó el derribo tuvo éxito y desde esa posición castigo sin pausa al irlandés, aunque en el proceso tuvo que defender un intento de guillotina y esquivar algunas patadas que lanzó McGregor desde abajo.

A falta de segundos para el final del primer asalto, el irlandés escapó del castigo y consiguió ponerse de pie, pero al impactar con una patada de derecha se rompió el tobillo de la otra pierna y aunque consiguió resistir los últimos embates de Poirier, en el descanso el árbitro ante la gravedad de la lesión dictaminó el final del combate.

Poirier podría haber conseguido una pelea por el entonces vacante título de peso ligero gracias a su nocaut anterior sobre McGregor. Pero en lugar de eso, optó por ganar otra gran bolsa con la esperanza de obtener hoy otra victoria y todavía asegurarse una oportunidad por el cinturón. Porque si Poirier hubiera perdido, tendría que encadenar una victoria o dos para volver a tener opciones de disputar el título. McGregor, a pesar de esta derrota, sigue siendo una de las mayores atracciones de la UFC. Una pelea para cerrar la trilogía con Nate Diaz todavía vendería mucho, igual que un combate con Jorge Masvidal.

En el resto de la velada sucedieron las siguientes finalizaciones:

En la cartelera principal, Tai Tuivasa destruyó a Greg Hardy tras recuperarse de un golpe de poder. Su contra durmió a la ex estrella de futbol americano cuando apenas había trascurrido un minuto del primer asalto.

La mexicana Irene Aldana noqueó a Yana Kunitskaya en la primera ronda.

El árbitro paró la contienda en el tercer asalto después del castigo continuado que le infligió Sean O'Malley a Kris Moutinho en el tercer asalto.

En los preliminares, Dricus du Plessis noqueó a Trevin Giles con una derecha de contra en la segunda ronda.

Y Zhalgas Zhumagulov finalizó a Jerome Rivera con una guillotina de pie en el primer asalto.

El español Ilia Topuria continúa con su camino firme hacia el estrellato. Ante Ryan Hall en UFC 264, un rival muy complicado al que todo el mundo intentaba evitar, supo descifrarle su heterodoxo juego hasta llegar al punto de noquearle en el primer asalto, algo que nadie había hecho jamás. 'El Matador' Topuria prometió que el combate lo finiquitaría en la primera ronda y lo cumplió pese a las predicciones en sentido contrario de muchos ‘expertos’ de la prensa especializada norteamericana, que daban favorito a Hall y le auguraban una victoria por sumisión antes del límite.

El redactor recomienda