EL BRASILEÑO TIENE 45 AÑOS

UFC Las Vegas 12: el KO final de Uriah Hall que termina con la carrera de Anderson Silva

Los resultados por sí solos garantizan a Anderson Silva un lugar entre los más grandes luchadores de MMA de todos los tiempos

Foto: La emotiva despedida de Silva. (UFC)
La emotiva despedida de Silva. (UFC)

Apenas una semana después de que Khabib Nurmagomedov anunciara su adiós, la UFC tenía que volver a prepararse para despedirse de otra leyenda: el excampeón de peso medio Anderson Silva. ‘La Araña’ hacía su última actuación en la pelea principal de UFC Las Vegas 12, donde se enfrentaba a Uriah Hall. Este combate casi se dio hace unos años, y por desgracia, ambos luchadores ya no son lo que eran entonces.

Esta pelea marcaba el final del viaje de Silva en las MMA. El brasileño, de 45 años, se retiraba tras 23 como profesional. Después de luchar en PRIDE y en Cage Rage, aterrizó en la UFC en 2006 despertando muchas aspiraciones con su llegada, anhelos que materializó plenamente cuando ganó el título de peso medio ya en su segundo combate en el octágono a finales de ese año. Luego fue capaz de establecer récords vigentes en la UFC en sus casi siete años de defensa del cinturón: el tiempo más amplio portando un título, la racha de victorias consecutivas más larga y la mayor cantidad de finalizaciones en la historia de peleas disputadas por un título de la UFC. Pero, desde que perdió el campeonato ante Chris Weidman en UFC 162, las cosas no han sido las mismas para Silva.

El defecto que ha obstaculizado la proyección de Uriah Hall durante la mayor parte de su carrera ha sido que si no se le presiona, está más que contento con mantener un combate desde la distancia con su oponente. Gracias a sus golpes espectaculares, Hall ha sido descrito como un luchador de videojuego, pero esa descripción cambia cuando acumula daños y sólo elige desatar su calidad una vez que está en peligro de perder el combate. El resultado ha sido una carrera frustrante, combinando actuaciones planas con momentos de maravillosa brillantez.

Un volado de derecha en el cuarto asalto de Uriah Hall puso fin a la carrera de Anderson Silva en la UFC. Ya al final de la tercera ronda avisó el americano con el mismo disparo, pero el poco tiempo para trabajar el castigo en el suelo le imposibilitaron que la pelea finalizara. Anderson Silva abandona la UFC tras una racha de derrotas. Y es que apostar por un final deprimente suele ser una apuesta segura para las leyendas de este deporte. Uriah Hall no festejó su victoria. Después ambos luchadores se fundieron en un abrazo.

Hasta entonces, los dos luchadores se estudiaron mucho, midiendo las distancias. Silva a veces intentaba cerrar la distancia, mientras que Hall la intentaba mantener para golpear desde allí al brasileño. Anderson todavía tiene algunos reflejos defensivos, pero ya no conserva mucha de su amenaza ofensiva. Aun así, el brasileño fue el más activo. Estuvo muy elusivo, manteniendo la guardia baja, lo que significaba que se sentía muy suelto y dinámico. Cada vez que soltaba las manos, Hall se echaba para atrás para evitarlo. Con Hall más estático, Silva se movía más para evitar ser un blanco fijo. El americano poco a poco iba entrando más en la pelea. Un volado de derecha de Hall cambio la perspectiva definitiva del combate al final del tercer asalto, cuando postró a Silva en malas condiciones en el suelo. Al comienzo de la cuarta ronda volvió a repetir el mismo gesto, ante una entrada de Anderson, con la que terminó el pleito, al rematar al brasileño con una serie de golpes finalizadores en el suelo.

Los resultados obtenidos en su carrera por sí solos garantizan a Anderson Silva un lugar entre los más grandes de todos los tiempos. Otros luchadores como Georges St. Pierre y Khabib Nurmagomedov no fueron menos impresionantes en la capacidad que tenían de imponer su voluntad a sus oponentes, pero muchas de las discusiones que se establecían tras sus peleas se centraban en la estrategia que utilizaban y en cómo las ejecutaban. Sin embargo, las victorias de Silva tenían más que ver con la naturaleza impredecible que tienen las artes marciales mixtas. A diferencia de la calculada frialdad de una victoria de St. Pierre, las victorias del brasileño parecían improvisadas, como el buen jazz, con ‘La Araña’ aparentemente reaccionando a lo que se le presentaba en cada momento, antes de que decidiera finalizar el espectáculo.

En el resto de la velada acontecieron las siguientes finalizaciones:

La exestrella de fútbol americano Greg Hardy volvió a vencer otra pelea. Esta vez su víctima fue Maurice Greene que sucumbió a la fortaleza de su rival en el segundo asalto en un combate donde ambos no se guardaron nada desde el principio.

Kevin Holland finalizó a Charlie Ontiveros con una proyección en el primer asalto que lesionó el cuello de su rival.

En los preliminares, Alexander Hernández mandó a dormir a Chris Gruetzemacher en la primera ronda con una ráfaga de sólidos golpes.

Adrián Yánez noqueó a Víctor Rodríguez con una patada a la cabeza en el primer asalto en una actuación sensacional.

Jason Witt sometió a Cole Williams con un triángulo de brazo en el segundo asalto después de dominar con claridad el combate.

Dustin Jacoby después de castigar duramente la resistencia de Justin Ledet con poderosas patadas a las piernas pudo noquearle de un fuerte gancho con la derecha en el primer asalto.

Y Miles Johns noqueó a Kevin Natividad cuando faltaban pocos minutos para terminar el combate.

Boxeo y Artes Marciales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios