EL CINTURÓN DE LA DIVISIÓN ESTÁ VACANTE

UFC Las Vegas 8: el espectacular mataleón de Cáceres y la candidatura de Aleksandar Rakic

A pesar de que entre los dos peleadores suman 27 KO en sus carreras en las MMA el combate entre Anthony Smith y Aleksandar Rakic llegó a la decisión.

Foto:  Aleksandar Rakic en una pelea anterior (USA TODAY Sports).
Aleksandar Rakic en una pelea anterior (USA TODAY Sports).

La división de los pesos semipesados de la UFC ha sufrido una gran conmoción tras el abandono de la categoría de Jon Jones, que renunció a su título para subir a los pesados. Sin la supremacía absoluta del antiguo campeón, el próximo rey de la división queda a expensas de despejarse entre una segunda línea de luchadores muy capacitados. Dos de ellos colisionaban hoy. El antiguo aspirante al cinturón Anthony Smith y Aleksandar Rakic se enfrentaban en un combate a tres asaltos en la pelea principal de UFC Las Vegas 8, al caerse el originalmente programado entre Zabit Magomedsharipov y Yair Rodríguez.

Smith desafió una vez a Jones por el cinturón en UFC 235 sin éxito, aunque podría haberlo tenido si Jones hubiera sido descalificado tras una rodilla ilegal, pero con su gran actuación se ganó el respeto de los aficionados. Smith reafirmó su estatus en su siguiente encuentro donde finalizó a Alexander Gustafsson. Pero el pasado mayo fue apalizado por Glover Teixeira en un combate que duró más de lo debido, ya que el árbitro debería haberlo parado mucho antes. Como resultado de esa derrota, Smith perdió una próxima eliminatoria por el título. Ahora debía encadenar un par de victorias antes de una posible segunda oportunidad de optar al cinturón.

Por su parte, Aleksandar Rakic venía ascendiendo en la clasificación de la división sobre todo tras su increíble KO a Jimi Manuwa el año pasado. La última vez que subió al octágono fue en UFC Busan en diciembre, cuando perdió en una controvertida decisión ante el excandidato al título Volkan Oezdemir, un resultado que supuso la primera derrota de Rakic desde su debut como profesional en las MMA.

A pesar de que entre los dos peleadores suman 27 KO en sus carreras en las MMA el combate llegó a la decisión. Ganó Rakic por decisión unánime inapelable. Rakic fue un luchador mucho más activo y fue más efectivo en todas las facetas del juego. Hoy ha mostrado el suficiente nivel de lucha para aprovechar la deficiente defensa de derribo de Smith. El luchador austriaco puso en liza su juego de patadas, algunas incrustaron de forma terrible en las piernas de Smith, que provocaron que su rival intentase traer la pelea al agarre y al suelo, un espacio donde Rakic también fue el dominante aunque incomprensiblemente muchas veces no se levantara para tener una pelea más cómoda en el golpeo. Y es que Rakic pudo evadirse siempre que quiso para mantener su potestad de que la pelea se decidiera en el terreno que más le convenia.

Salvo Oezdemir, el currículum de Smith como peso semipesado se ha construido sobre las espaldas de luchadores que ya habían pasado su mejor momento. Así que en lo que respecta a este combate, estaba en cuestión si Smith logaría vencer a un joven y resistente luchador como es Rakic.

El hecho de que esto sea un evento principal a la distancia de tres asaltos ha sido otro punto a favor de Rakic. Smith normalmente se las arregla para sobrevivir a sus oponentes, y Rakic ya ha demostrado que es un luchador de sólo 15 minutos. En el tercer asalto Rakic aceleró las acciones ante un lastimado oponente pero no logró noquearle ni someterle. La resistencia y el aguante de Smith es digna de mención. A pesar de ir perdiendo durante todo el recorrido de la pelea nunca se rindió e hizo honor a su sobrenombre ‘Corazón de león’. La paliza recibida por parte de Teixeira demostró el aguante de Smith en los peores escenarios. Le dijo a su esquina entre asaltos que se le estaban cayendo los dientes y aun así hizo lo suficiente para sobrevivir hasta una parada misericordiosa del árbitro en el quinto asalto.

En la pelea coestelar, el excampeón de peso welter Robbie Lawler buscaba dar un golpe de efecto después de perder tres peleas seguidas ante Neil Magny, que intentaba encadenar tres victorias consecutivas, algo que no lograba desde 2016. Neil Magny iba a enfrentarse a Geoff Neal, pero su oponente se vio obligado a retirarse debido a una neumonía.

Magny se anotó una de las mayores victorias de su carrera al dominar la pelea con claridad y llevarse el pleito por decisión unánime de los jueces. Magny dominó la lucha de agarre en el suelo con claridad, la mayoría del pleito se desarrolló en ese terreno, y aunque ejecutó bastantes intentos de luxación y estrangulación no los pudo cristalizar para terminar la pelea antes de tiempo ya que Lawler es un peleador muy difícil de finalizar.

Lawler salió a anotarse un KO temprano sin éxito ya que Magny utilizó con inteligencia su mayor envergadura para mantenerlo alejado, sin capacidad de ser cazado mientras golpeaba desde la distancia. Rápidamente, a la primera oportunidad siempre llevó la pelea al agarre, un espacio donde su superioridad fue todavía más evidente.

Lawler sólo está a su mejor nivel cuando los oponentes le obligan a descifrar su juego para intentar vencerlos. Magny era capaz de proporcionarle el tipo de desafío adecuado para demostrar que al excampeón todavía le quedaban cosas por decir. Pero a los 38 años y saliendo de una racha de tres peleas perdidas, la capacidad de Lawler ha quedado en entredicho.

Magny probablemente nunca llegará al nivel suficiente para convertirse en un contendiente sólido al título, pero debería seguir ganando muchas más peleas de las que pierde, algo que no habría sido predecible hace unos años.

Cuatro sumisiones en los preliminares

En una velada donde hubo cuatro peleas más que acabaron yéndose a la división hay que destacar que en los preliminares se produjeron cuatro finalizaciones por sumisión:

Alex Caceres sometió con un espectacular mataleón a Austin Springer en la primera ronda.

Sean Brady finalizó con una estrangulación de guillotina a Christian Aguilera posicionado encima de su rival en el segundo asalto.

Polyana Viana consiguió encajar una luxación de brazo en el primer asalto para finalizar a Emily Whitmire.

Y Mallory Martin logró someter a Hannah Cifers con una estrangulación por la espalda en el segundo asalto.

Boxeo y Artes Marciales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios