camino de hacer historia de nuevo en la NBA

El club del '50-50-90' o la vuelta de tuerca de Stephen Curry

En la temporada 2015-2016, ganó el 'MVP' y entró en el club de los jugadores que han promediado un 50 % en tiros de campo, un 40 % en triples y un 90 % en tiros libres. Ahora puede mejorarlo

Foto: Stephen Curry va camino de realizar su mejor temporada. (USA TODAY Sports)
Stephen Curry va camino de realizar su mejor temporada. (USA TODAY Sports)

Stephen Curry es un jugador de otra época. De una que hace un lustro solo empezaba a atisbarse. Su irrupción en el baloncesto tiene muy pocas similitudes. Pocas veces un jugador ha representado tan bien lo que está por venir, y los que lo han hecho tenían casi siempre en su físico el elemento que los separaba del resto. Con Curry la novedad es su técnica y su completo desinterés por mantenerse dentro de los límites establecidos. El objetivo sigue siendo el mismo, meter la pelota en la canasta, pero él lo hace desde donde quiere y con una eficiencia nunca vista. Por eso no es una locura considerarlo el mejor tirador de la historia. Y va camino de agrandar su leyenda: esta temporada puede quedarse muy cerca de ser el primero en promediar un 50% de acierto en tiros de campo, un 50% en triples y un 90% en tiros libres.

En la 2015-2016, Curry fue el primer 'MVP' unánime de la historia de la NBA. En aquel curso, el jugador de los Golden State Warriors promedió 30,1 puntos, 5,4 rebotes, 6,7 asistencias y 2,1 robos. Su acierto fue muy alto: 50,4% en tiros de campo (56,6 en tiros de dos), 45,4 en triples y 90,8 en tiros libres. Números espectaculares que le permitieron lograr uno de los hitos estadísticos más selecto: el club del 50-40-90, que hace referencia a aquellos jugadores que terminan una temporada con porcentajes de al menos del 50 % en tiros de campo, el 40 % en triples y el 90 % en tiros libres.

Desde la implantación de la línea de tres puntos en la NBA, en la temporada 1979-1980, solo siete jugadores lo han logrado: Larry Bird, Mark Price, Reggie Miller, Steve Nash, Dirk Nowitzki, Kevin Durant y Stephen Curry, el último en hacerlo. Y solo dos de esos siete jugadores han repetido. Uno es Bird, que lo hizo en las temporadas 1986-1987 y 1987-1988, y el otro es Steve Nash, que lo hizo cuatro veces. La primera fue en la 2005-2006 y las siguientes entre 2007 y 2010 de manera consecutiva.

Curry es el mejor tirador

De los integrantes del 50-40-90, Curry es el que mejores números tiene. Su porcentaje de tiro efectivo, estadística que tiene en cuenta el mayor valor del tiro de tres, fue de 63 % en la temporada 2015-2016. Steve Nash, con un 59,7 % en la 2007-2008, es quien más se le acerca. En tiro verdadero, que también computa el tiro libre, Curry tuvo un 66,9 % hace tres temporadas. El segundo mejor es Kevin Durant, con un 64,7 %.

La gran diferencia de Curry con el resto, y lo que le convierte en un jugador único, además de su técnica, es su volumen de lanzamiento. Nash se ganó por derecho propio ser considerado uno de los mejores tiradores de todos los tiempos, pero no era un tirador de gran volumen. En esas cuatro temporadas de excelencia en el lanzamiento, Nash no superó los 13,4 tiros por partido. Por comparar, Curry tiró más (14,3) en su primer curso en la liga y en la 2015-2016 superó los 20 por encuentro (Mike D'Antoni y Don Nelson, los dos entrenadores que más partido sacaron al canadiense, lamentan hoy no haberle forzado a tirar más).

Calderón rozó el 50-40-90 dos años

Para entrar en tan selecto club hay que cumplir unos requisitos. No vale que un jugador que apenas juega tenga un acierto muy alto. En la actualidad (las cifras cambian con los años) hay que anotar al menos 300 tiros de campo, 82 triples y 125 tiros libres. Si no se alcanzan esas cifras, que son los mínimos exigibles para clasificar en cada categoría, da igual que los porcentajes superen el 50-40-90. Tendrá un gran mérito, pero no efectos en esta estadística. Entre los jugadores que se quedaron muy cerca está José Manuel Calderón. En la temporada 2007-2008, el español acabó con un 50-40-90, pero no llegó al mínimo de tiros libres anotados. Y en la temporada siguiente promedió un 49,7 % en tiros de campo.

El triple le convierte en único

Solo hay tres jugadores con un volumen comparable al de Curry: Nowitzki (17,2), Durant (17,7) y Bird (22 en la 87-88 y 20,2 un curso antes). El resto no llegó a los 15 lanzamientos por encuentro. Entre los diversos motivos (rol en el equipo, sobre todo) hay uno que no debe obviarse: el ritmo. En la NBA actual se juega a un ritmo más alto que hace una década. Esta temporada el promedio de posesiones es de 99,7, según datos de Basketball Reference. Es el más alto desde la 1988-1989, cuando jugaba Bird. Desde principios de los 90, el ritmo fue disminuyendo hasta bajar de las 90 posesiones (1998-1999), y no empezó a subir hasta mitad de la pasada década, con la irrupción de los Suns de Steve Nash. Pero ese equipo, que pasará a la historia por lo rápido que jugaba y por ser el precursor de lo que ahora triunfa en el baloncesto, sería un equipo lento en la NBA actual.

El mayor número de posesiones, además de su condición de superestrella, explican la cantidad de tiros por partido de Larry Bird en los Boston Celtics. Lo mismo sucede con Stephen Curry, pero él se separa del resto en el uso del triple. Ninguno de los jugadores que ha alcanzado el 50-40-90 se acerca a la cantidad de triples lanza y anota el jugador de los Warriors. En la temporada 2015-2016, Curry lanzó 11,2 triples por partido y anotó 5,1 (acabó con un total de 402, récord de la NBA). El siguiente en la lista es Nash, con 2,2 anotados en la 2007-2008.

Mejorar lo que hizo en la 2015-2016 parecía imposible, pero Curry va camino de conseguirlo. Sus números esta temporada son muy similares: 29,2 puntos, 5,2 rebotes, 5,2 asistencias y 1,3 robos, con un 49,4 % de acierto en tiros de campo, un 93,9 % en tiros libres y un 45,8 % en triples. Tira un poco menos de tres (10,9), pero mete casi lo mismo (5 por noche). Si consigue mejorar y llegar al 50 %, puede inaugurar el club del 50-50-90.

Hasta ahora, solo un jugador ha terminado una temporada con esos porcentajes: Steve Kerr, el actual entrenador de Curry en los Golden State Warriors. Fue en el curso 1995-1996, pero no alcanzó ni el mínimo de 300 tiros anotados ni el de 125 tiros libres. Él se quedó en 244 y 78. Ahora puede ver desde la banda cómo lo logra Curry.

NBA

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios