segunda mejor racha de la historia: 28 victorias

La racha de los Warriors ha terminado, pero su legado ya es permanente

La racha de los Warriors terminó en Milwaukee. No podrán igualar la marca de los Lakers, pero han conseguido el mejor inicio de la historia de la NBA. Y algo más importante: su estilo ya es eterno

Hace una semana, los Indiana Pacers recibieron a los Golden State Warriors, que habían ganado todos sus partidos (22) desde el comienzo de la temporada. Era, a priori, uno de los partidos más complicados para los actuales campeones. El duelo se vendió como el enfrentamiento entre dos estilos similares. Tras la salida en verano de Roy Hibbert y David West, sus dos pívots titulares, los Pacers decidieron cambiar su forma de jugar y apostar por el 'small ball': ahora el único pívot en el quinteto titular es Ian Mahinmi. Junto a él, cuatro exteriores liderados por Paul George, la estrella del equipo.

El marcador a los cinco minutos y medio era de 21-15. Parecía que iba a haber partido, que los Warriors iban a tener problemas, como unos días antes en Toronto. Parecía. Ocho minutos después el marcador era de 50-28 tras un parcial de 35-7 que destrozó a los Pacers. Golden State acabó anotando 131 puntos a un equipo que recibe 100 por partido (123-131). Klay Thompson, con 39 puntos y 10 triples, tuvo una de esas noches que rara vez se ven en el resto de equipos, pero con los Warriors han sido habituales en este comienzo de temporada.

Los Warriors no solo ganan, divierten (Efe)
Los Warriors no solo ganan, divierten (Efe)

¿Qué pasónbsp;No basta con que la pieza clave de ese 'small ball' sea Paul George, uno de los mejores jugadores de la liga. Para jugar de esa manera se necesitan a unos determinados jugadores. Y quizá los Pacers los tengan, pero no al nivel de los Warriors. Igual que para proteger el aro como lo hizo Indiana en 2013 y 2014, cuando llegaron a la final del Este, no había casi nadie mejor que Hibbert, sólo se puede jugar como Golden State con sus jugadores. La clave la dio hace unos días Andrew Bogut, el pívot titular del equipo. "Los equipos tratan de copiarnos porque hemos ganado un anillo, pero necesitas tener los jugadores adecuados. No es tan fácil como decir: 'Vamos a jugar con pequeños'. Nosotros lo intentamos hace cinco años y no nos fue bien", explicó el australiano, cuya capacidad de pase encaja como un guante en el estilo de los Warriors.

Esos jugadores adecuados son dos de los mejores tiradores de todos los tiempos (Stephen Curry va camino de acabar la temporada con 417 triples; el récord lo tiene él en 286), poseedores de un rango de tiro más amplio que cualquiera que se haya visto, y tres aleros que tiran bien de tres, rebotean mejor y que sobre todo son fuertes físicamente, lo que les permite ser igual de versátiles en defensa como en ataque. Porque no hay que olvidar que lo que hace grandes a estos Warriors no es el éxtasis ofensivo, que también, sino su rendimiento defensivo.

Como resume el periodista de 'ESPN' Zach Lowe, la estructura clásica de tres exteriores y dos pívots está dejando paso a otra con cuatro exteriores. Hace tiempo que eso es así, los Warriors no son pioneros, pero sí han acelerado la evolución del juego en la NBA, igual que Curry lo hará con la técnica individual. Unos equipos han ganado anillos usando ese 4+1 (Warriors), otros ya han dado los primeros pasos (Pacers) y algunos aún no se han decidido, pero van camino de hacerlo (los Grizzlies salieron de inicio sólo con un interior: Marc Gasol.

Pero no se trata sólo de jugar con cuatro exteriores. Ese es sólo el primer paso, o quizá el último. También se trata del ritmo, de la utilización del espacio, del tiro de tres... De alguna manera, los Warriors han demostrado con su anillo y esta racha que sí se podía ganar con el estilo de los Phoenix Suns de hace una década. Toda la NBA se ha ido acercando a aquellas ideas. Durante la últimos diez años ha habido equipos, cada vez más, que han abrazado ese estilo de juego, algunos de ellos con éxito (los Miami Heat y los San Antonio Spurs, sin ir más lejos), pero ninguno con el nivel de los Warriors.

"Juegan de la manera que a los Suns les habría gustado jugar, pero han sido capaces de hacerlo en defensa y en ataque", confesaba hace unos meses Mike D'Antoni, entrenador de aquellos Suns, en 'Bleacher Report'. Ambos equipos tienen, además, una gran similitud: la enorme importancia de sus bases, Stephen Curry y Steve Nash. Este último, por cierto, es ahora consultor de los Warriors. El círculo se cierra.

La racha de los Warriors ha terminado, pero su legado ya es permanente

La racha ha terminado. Han sido 24 victorias seguidas para comenzar la temporada, 28 si se cuentan las cuatro con las que cerraron las finales contra los Cleveland Cavaliers. Sólo se han quedado por detrás de las 33 de los Lakers entre 1971 y 1972. Como esa racha, la de los Warriors ha terminado en Milwaukee con una derrota por 108-95. Estos Bucks no tienen a Kareem Abdul-Jabbar ni a Oscar Robertson, pero sí a Greg Monroe y Giannis Antetokounmpo, dos jugadores los suficientemente grandes y versátiles como para darle a los Warriors un poco de su propia medicina.

Tras mes y medio de eterna parranda, de mostrar una facilidad a veces asombrosa para ganar a sus rivales, de generar expectación en los calentamientos de los partidos (la gente iba antes para ver la rutina de Curry), de comparaciones de toda clase, de batir un récord tras otro y de hacerlo con un entrenador interino, los Warriors perdieron en el último partido de una gira de siete partidos por el Este. Ganaron los seis anteriores, pero en tres sufrieron bastante para ganar. Las lesiones también tuvieron que ver, con las bajas de Harrison Barnes primero y Klay Thompson después.

Ahora, los Warriors tienen por delante cinco partidos en casa con los que seguir mejorando su marca (ha ganado 58 de los últimos 62 partidos jugados en el Oracle Arena). El penúltimo será contra los Cleveland Cavaliers el día de Navidad, día en el que podían haber igualado el 33-0 de los Lakers. Eso ya no podrán hacerlo, al menos de momento, pero en este mes y medio han alcanzado un nivel muy pocas veces igualado. Y con un estilo muy definido que ya está dejando huella.

NBA

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios