Es noticia
Menú
Luke Walton, el entrenador accidental del mejor equipo del mundo
  1. Deportes
  2. Baloncesto
sustituye a steve kerr, que está de baja

Luke Walton, el entrenador accidental del mejor equipo del mundo

La baja de Steve Kerr por problemas de espalda ha dado la oportunidad al exjugador de Los Angeles Lakers de debutar como entrenador principal en la NBA. Y el resultado no puede ser mejor

Foto: Luke Walton junto a Stephen Curry durante un partido de esta temporada (Kyle Terada-USA TODAY Sports)
Luke Walton junto a Stephen Curry durante un partido de esta temporada (Kyle Terada-USA TODAY Sports)

Por si usted no se había enterado, los Warriors van camino de convertirse en el mejor equipo de la historia. Persiguen el récord de imbatibilidad (las 33 victorias seguidas de los Lakers en la temporada 71-72), la mejor la mejor temporada (el 72-10 de los Bulls en la 95-96) y, por supuesto, el segundo anillo seguido. Van 23-0, encadenando un repaso tras otro a cualquier rival que se le ponga por delante. Sobre el parqué, una maravillosa orquesta toca al ritmo que marca Stephen Curry, al que parece muy difícil que se le escape el 'MVP'. En el banquillo, sin embargo, el entrenador titular, Steve Kerr, está de baja por problemas de espalda y es Luke Walton el que está dirigiendo. Al mejor equipo del mundo lo entrena un suplente.

Durante el 'lockout' (cierre patronal) que retrasó el inicio de la NBA en 2011 hasta el día de Navidad, muchos jugadores de la liga hicieron las maletas y ficharon por equipos europeos. Rudy Fernández y Serge Ibaka jugaron en el Real Madrid y Tony Parker lo hizo en el ASVEL Villeurbanne, por ejemplo. Otros solo entrenaron, como los Gasol con el FC Barcelona. La mayoría no se movió de Estados Unidos, preparándose por su cuenta para cuando empezara la competición. Walton aprovechó aquellos meses para estrenarse como entrenador.

Aceptó el ofrecimiento de Josh Pastner, entrenador del equipo de baloncesto de la Universidad de Memphis y excompañero en la Universidad de Arizona. Su colega confió en él por dos cosas: su conocimiento del juego y su carácter tranquilo. "No toma decisiones precipitadas", explicaba hace unos días en una entrevista en 'The Guardian'.

Le dijo que no a su mentor

Pastner valoraba mucho el conjunto de conocimientos que había ido adquiriendo Walton a lo largo de su vida. Luke es hijo de Bill Walton, campeón de la NBA en 1977 (cuando fue el 'MVP' de las finales) y 1986. Además, ha pasado buena parte de su carrera a las órdenes de Phil Jackson, su entrenador en los Lakers, con los que ganó los anillos de 2009 y 2010. Fue con el 'Maestro Zen' con quien coqueteó por primera vez con la idea de ser entrenador, en una época en la que sus problemas de espalda ya le impedían rendir a buen nivel.

Walton fue traspasado en 2012 por los Lakers a los Cleveland Cavaliers, el último equipo en el que jugó antes de retirarse en 2013. Volvió entonces a Los Ángeles para comenzar, ahora sí, su carrera de entrenador. Fue asistente en los D-Fenders, el equipo que tienen los Lakers en la Liga de Desarrollo. Esa fue su última experiencia antes de dar el salto a la NBA.

Lo tenía casi cerrado con los Knicks, donde iba a reunirse con su mentor, Jackson, contratado como presidente unos meses antes, y con Derek Fisher, excompañero en los Lakers y nuevo entrenador del equipo neoyorquino. Pero se cruzó Steve Kerr. Al final, con el permiso de Jackson, aceptó la oferta para unirse a los Warriors. Kerr, por cierto, había rechazado unas semanas antes a los Knicks, con lo que tenía ya un acuerdo. El resto es historia: un año después estaban ganando el anillo.

Un récord que no es suyo

La temporada pasada era Alvin Gentry el principal asistente de los Warriors, pero su marcha a los Pelicans en verano hizo que Walton subiera puestos en la jerarquía hasta ser el entrenador principal por la baja de Kerr, que puede alargarse hasta febrero. Ganó en noviembre el premio al mejor entrenador del mes en la Conferencia Oeste y va camino de llevarse el premio también en diciembre si la racha de los Warriors se alarga. Lo curioso es que esos triunfos se le contabilizarán a su jefe y no aparecerán en su historial. Lo aclaró la NBA poco antes premiarle: es elegible para ser el mejor del mes, pero como es un entrenador interino, las victorias se le asignan al titular del puesto.

"Creo que es ridículo. Yo estoy sentado en el vestuario viendo los partidos por televisión y ni siquiera viajo a la mayoría de partidos fuera de casa. Luke está haciendo todo el trabajo con el resto del cuerpo técnico. Él es el que está 19-0 ahora mismo, no yo. Si te soy sincero, es la cosa más estúpida que he oído nunca. No lo entiendo", declaró Kerr.

La comunicación entre ambos es diaria, pero en los partidos, la decisión final es de Walton. Eso es, en su opinión, la parte más difícil del trabajo de entrenador. "Al final, la decisión es tuya. Puedes discutirlo todo con el resto del cuerpo técnico, pero es mucha presión y responsabilidad", ha reconocido. Kerr heredó de Mark Jackson un equipo que ya era muy bueno y lo convirtió en campeón. Y Walton está manteniendo al equipo en un nivel altísimo, quizá el más alto nunca visto, mientras Kerr está de baja. Eso no lo hace cualquiera, por mucho que tengas a Curry.

Por si usted no se había enterado, los Warriors van camino de convertirse en el mejor equipo de la historia. Persiguen el récord de imbatibilidad (las 33 victorias seguidas de los Lakers en la temporada 71-72), la mejor la mejor temporada (el 72-10 de los Bulls en la 95-96) y, por supuesto, el segundo anillo seguido. Van 23-0, encadenando un repaso tras otro a cualquier rival que se le ponga por delante. Sobre el parqué, una maravillosa orquesta toca al ritmo que marca Stephen Curry, al que parece muy difícil que se le escape el 'MVP'. En el banquillo, sin embargo, el entrenador titular, Steve Kerr, está de baja por problemas de espalda y es Luke Walton el que está dirigiendo. Al mejor equipo del mundo lo entrena un suplente.

El redactor recomienda