la celebración de la selección española

Mirotic: "Gracias por hacerme sentir un español más"

Como hace cuatro años, la selección española de baloncesto celebró su tercer título de campeona de Europa en la plaza de Callao ante cientos de aficionados

Foto: Nikola Mirotic durante su intervención (Efe)
Nikola Mirotic durante su intervención (Efe)

Bienvenidos a la celebración de la medalla de oro conseguida por la selección española en el EuroBasket. Son las 13:00 horas y la plaza de Callao aún está medio vacía. En el escenario, Carlos Peralías intenta animar el ambiente mientras llegan los jugadores, que están en la recepción del presidente del Gobierno en La Moncloa. "A ese lo conocen su madre y su prima", dice un aficionado. Al cantante sevillano le está costando. El 'Dale un grito al campeón', canción de la gira de la selección y segunda en la clasificación de temas que más ha atornillado nuestras cabezas este verano junto al 'Amanecer' de Edurne ("Devuelveme, devuelveme el amaneceeeeeer"), no engancha. Y encima hace mucho calor.

Un lunes al mediodía no es la mejor hora para una celebración así. La de 2011, en el mismo lugar, fue por la tarde. Entonces había muchos niños, no como esta vez. Pero organizar una celebración como esta en tan poco tiempo lleva su trabajo. Y hay que hacerla lo antes posible, pues los jugadores se incorporan en los próximos días a las pretemporadas de sus equipos y llevan casi dos meses de concentración.

No hay niños, pero sí muchas personas mayores. Los hay que ocupan los palcos vip de la celebración: la terrazas. Allí están resguardados del sol. Uno de los que se ha acercado es Paco, jubilado, que está acompañado por su hija Isabel. "Entonces te quedas aquí. No te muevas, que hay mucha gente", le dice antes de dejarlo cerca de la boca de metro que preside la plaza. ¿Le gusta la selección? "Uh, mucho. Y si es el Madrid...". "Gasol está que se sale. Este equipo engancha. Y porque no ha jugado su hermano Marc, que si no...", contesta. ¿Y qué opina de Scariolo? Niega con la cabeza. No le convence. "Teniendo jugadores de la talla de esta gente... Ya le pasó lo mismo en el Madrid. Le falta algo", dice.

La celebración de la selección española de baloncesto

Falta poco para que lleguen los jugadores y el speaker habla. Habla mucho. Dice tantas cosas que algunas no tienen mucho sentido. Una prueba: "La revolución de la victoria de la selección española no será interpretada en el Teatro Nacional por actores de la talla de Angelina Jolie, Brad Pitt o Concha Velasco". Ahí queda eso.

Son las 13:33: llegan los jugadores. Uno a uno son presentados y van subiendo al escenario. Los más aclamados, los del Real Madrid. Es lógico, juegan en casa. Pero también Pau Gasol. Los números 4 y 16 son los que más se ven entre los aficionados que a esta alturas ya llenan la plaza. "¿Quién es el más grande?", pregunta Felipe Reyes, el primero en coger el micrófono. Tiene guasa: él mismo dijo hace unos días que a Pau no le gusta que le digan lo bueno que es. Gasol recoge el guante y agradece el apoyo de todos: "Gracias por disfrutar de nuestro deporte". Luego van hablando todos. "Poca gente confiaba en nosotros", dice Llull. "Hay medallas y medallas. Y esta se ha conseguido a base huevos", grita San Emeterio.

El mensaje más emotivo, el de Rudy Fernández, que hace salir a todos los médicos y fisios para agradecerles lo que han hecho con él en este EuroBasket: "Les debo mucho". Scariolo destaca la labor del equipo, que ha demostrado "que cuando se cae hay que levantarse enseguida" y "que los obstáculos se superan juntos".

Pero el que levanta la mayor ovación es Nikola Mirotic. "Gracias por hacerme sentir un español más", dice. Y empieza a cantar: "¡Yo soy español, español, español...!". Y Callao se viene arriba. En 2006, lo que quedó de la celebración fue el "BA-LON-CES-TO" de Pepu Hernández. En 2011, el "Todos los días sale el sol, Felipón". Y en 2015, el mensaje patriótico de un tipo nacido en Montenegro que demuestra que una cosa es ser y otra muy diferente sentir. Que tomen nota algunos.

La fiesta acaba de la misma forma que empezó: con Carlos Peralías en el escenario. Los aficionados no se saben toda toda la letra, pero al menos sí el estribillo: "Aeo, aeo, aeo". Con eso basta.

Eurobasket

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios