un empresa de la familia se hará cargo del club

Dinero en Holanda, corazón en Cataluña: el futuro del Joventut con los Grifols

Varios miembros de la familia Grifols, a través de una sociedad con sede en los Países Bajos, se harán con el control del club. Es su primera incursión en un club deportivo

Foto: El Joventut evitó el descenso tras una gran remontada en la segunda vuelta. (EFE)
El Joventut evitó el descenso tras una gran remontada en la segunda vuelta. (EFE)

Al final, al Joventut no lo van a salvar los aficionados que hace unos meses ponían 1.500 euros de su bolsillo para un aval que desbloqueara una subvención del Ayuntamiento de Badalona. Lo hará Scranton Enterprises, una sociedad con sede en Holanda que sirve de vehículo de inversión para varios directivos de la multinacional de hemoderivados Grifols, entre ellos su presidente Víctor Grífols Roura.

Seis meses después de llevar al orden del día de su junta de accionistas la disolución de la sociedad, el Joventut someterá a votación en septiembre su salvación, la apertura de una nueva etapa que saque al club de los años de zozobra, de sobrevivir con el agua al cuello después de un concurso de acreedores y tras fracasar un plan de viabilidad con las instituciones públicas que parecía la llave para la tranquilidad a medio plazo.

La noticia la adelantó 'Palco23' el lunes por la mañana y la confirmó el Joventut a lo largo del día con dos comunicados. En el primero convocó una Junta General de Accionistas para el 13 de septiembre en la que debe aprobarse una ampliación de capital de 3.685.500 euros. Antes debe acordarse una reducción del capital mediante la disminución del valor de las acciones de 60,101210 a 60 euros. El club emitirá 61.425 nuevos títulos.

Víctor Grífols, presidente de Grifols. (Reuters)
Víctor Grífols, presidente de Grifols. (Reuters)

Scranton Enterprises se hará con todos los que no sean suscritos. "El club ha alcanzado un acuerdo por el que la ampliación de capital que no sea suscrita por sus actuales socios, a quienes invita a participar activamente en dicha ampliación, pueda ser suscrita en caso necesario íntegramente por Scranton Enterprises, grupo inversor formado por socios locales", explicó el Joventut en un segundo comunicado. Con 40.976 de esas acciones, la compañía ya sería el accionista mayoritario. Lo lógico es que de aquí a unos meses, Scranton Enterprises controle la Penya.

Scranton Enterprises es una sociedad familiar con sede en Ámsterdam de la que son accionistas, además de Víctor Grífols Roura, al menos otros tres miembros del Consejo de Administración de Grifols: uno de los dos consejeros delegados, Raimon Grífols Roura; el vicepresidente de operaciones, Ramón Riera Roca; y el consejero y vicesecretario del consejo Tomás Dagá Gelabert. Scranton Enterprises es uno de los principales accionistas Grifols, empresa líder en su sector que tiene más de 20.000 empleados y que en 2017 ingresó 4.318,1 millones de euros, con 662,7 millones de beneficio.

En marzo, los accionistas del Joventut decidieron no liquidar la sociedad. (EFE)
En marzo, los accionistas del Joventut decidieron no liquidar la sociedad. (EFE)

El ejemplo de Aigües de Vilajuïga

Miembros de la familia Grifols son aficionados al ciclismo y a las motos clásicas, pero hasta ahora no había ni rastro de deporte en el portfolio de Scranton Enterprises. El 'holding' tiene inversiones en servicios financieros, empresas de salud o en el sector inmobiliario. Pero en los últimos tiempos sí ha habido una tendencia que puede explicar su entrada por el Joventut: su apuesta por empresas catalanas. Grifols fue la única empresa catalana del IBEX35 que no cambió su sede social el año pasado, sobre todo porque consideró que el riesgo era mínimo: su negocio está sobre todo en Norteamérica.

A través de Scranton, Víctor Grífols ha entrado en los últimos tiempos en el accionariado de Juvé Camps (cava) o Aigües de Vilajuïga. Este último caso es parecido al del Joventut y puede dar varias claves sobre el futuro del club. Hace un año, Scranton Enterprises tomó el control con el objetivo no solo de salvarla (ya había cesado su acividad), sino de relanzarla. Hace menos de un mes presentaron la nueva etapa de la centenaria empresa con Ferran Adrià como padrino. Si siguen el mismo patrón, los Grifols no llegan a la Penya solo con el objetivo de mantenerlo con vida, sino de devolverle a tiempos mejores.

El Pabellón Olímpico de Badalona, casa del Joventut (EFE).
El Pabellón Olímpico de Badalona, casa del Joventut (EFE).

Para ello tendrán que poner bastante más dinero que la inversión inicial para entrar en el accionariado. Los ingresos por televisión y publicidad de los clubes de la ACB no son muy altos, y ningún equipo con aspiraciones sobrevive con recursos propios. Real Madrid y FC Barcelona soportan las pérdidas millonarias de sus secciones de baloncesto; Juan Roig es el mecenas del Valencia Basket; el Cabildo es dueño del Herbalife Gran Canaria...

El presupuesto del Joventut para la temporada 2017-2018 fue de 4 millones de euros. El equipo se salvó tras una remontada en la recta final del campeonato, cuando parecía desahuciado al final de la primera vuelta. Para volver a ser protagonista en el baloncesto español solo por motivos deportivos deberá aumentarlo de manera significativa (quizá no tanto como otros equipos porque tiene una de las mejores canteras). Si los Grifols, a través de Scranton Enterprise, se comprometen a hacerlo, la Penya puede volver a soñar. Si no, al menos habrá superado la peor atapa de su historia y seguirá en pie. Que ya es bastante.

ACB

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios