Sigue la sangría de fuga de sedes de Cataluña

Grifols, la última empresa catalana del Ibex... hace tiempo que 'reside' en EEUU

Sigue la sangría: han caído Abertis y SegurCaixa Adeslas, Cellnex y Colonial, que se han ido a Madrid. Seis de las siete empresas que tenía Cataluña en el Ibex 35 se han marchado

Foto: Junta general ordinaria de accionistas de Grifols. (EFE)
Junta general ordinaria de accionistas de Grifols. (EFE)

En cinco días, las grandes empresas han puesto pies en polvorosa y se han llevado sus sedes sociales de Barcelona. Esta semana ha seguido la sangría: han caído Abertis y SegurCaixa Adeslas, Cellnex y Colonial, que se han ido a Madrid. Seis de las siete empresas que tenía Cataluña en el Ibex 35 se han marchado. Solo queda la empresa de hemoderivados Grifols, la cual ha anunciado que no se marchará. Es una mala noticia para Cataluña y una muy buena para el independentismo: ahora sí el gran capital se ha tomado en serio este movimiento político.

Grifols celebrará consejo de administración ordinario a final de mes. Se analizará la situación política, según apuntan fuentes de la compañía. Pero la opción es seguir en Cataluña hasta que la situación no cambie de manera efectiva. Sin embargo, en la dirección de la empresa se es muy consciente de que Grifols se irá de Cataluña si esta sale del euro.

Grifols factura 4.000 millones anuales y ganó el pasado año un total de 545 millones. Su presidente, Víctor Grifols, ya no tiene un cargo ejecutivo —cedió el puesto de consejero delegado a su hijo y a su hermano—, pero siempre ha sido un hombre especializado en ir a su aire. Simpatizante del nacionalismo catalán, nunca se ha casado con nadie. Y esta ocasión tampoco ha sido la excepción.

Fuentes de la compañía también descartan que Cataluña sea por ahora un riesgo para la empresa, solo el 0,5% de su facturación depende de Cataluña y tiene toda su dirección aquí. Grifols es empresa revelación de la bolsa española junto con Inditex.

En todo caso, se da por hecho que si en el futuro lo cree necesario, Grifols no se irá a Madrid o a otro punto de la geografía española sino que lo hará a Estados Unidos, su primer mercado y donde tiene cotizando buena parte de sus acciones, las de clase B, en el Nasdaq. EEUU y Canadá suponen ya el 66% de las ventas de Grifols.

Entre las empresas no cotizadas, la situación es la misma. Volkswagen Group España traslada su sede de El Prat a Madrid. Y otras compañías no cotizadas como Freixenet o Codorníu están estudiando marcharse. Otras apuestan por quedarse, como es el caso de Mango, que sin embargo no ha querido hacer declaraciones. O la farmacéutica Uriach, por ejemplo. Sin embargo, las empresas son reticentes a hablar tanto si se quedan como si se van. Las que se van, porque no quieren ser acusadas de anticatalanas; y las que se quedan, porque se niegan a que las etiqueten como independentistas.

Efecto sede

El efecto sede tarda en notarse, según los economistas consultados. Es decir, este año no se reflejará en nada real en la economía. Pero a medida que pasan los años, la alta dirección siente la tentación de mudarse al lugar de la sede y detrás van las empresas de servicios corporativos en una especie de fenómeno arrastre.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (d), junto al 'conseller' de Economía, Oriol Junqueras.
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (d), junto al 'conseller' de Economía, Oriol Junqueras.

El vicepresidente de Economía, Oriol Junqueras (ERC), sigue asegurando que todo esto será temporal y que se debe a las presiones de Madrid. Pero todo el mundo es consciente de que en Quebec las compañías que se fueron no volvieron nunca.

Se rompe la confianza

La actual situación ha roto muchas relaciones de confianza. Sin ir más lejos, la que mantenían, desde posiciones políticas muy distanciadas, el propio Junqueras con el presidente de la Fundación Bancaria, Isidre Fainé. El jueves, Fainé le aseguró que solo sería CaixaBank la que se iría de Cataluña. Hoy ya se han marchado Criteria, todas sus participadas y el grupo asegurador de La Caixa.

La fuga de empresas empezó en la bolsa, pero ya ha contaminado a los sectores industriales, desde la automoción a sectores alimentarios o de consumo

Ciertamente, muchas empresas que no están vinculadas a La Caixa también se están marchando o se están planteando irse. El pánico empresarial es ya un hecho y el goteo se seguirá produciendo durante los próximos meses. Sin ir más lejos, Seat también está estudiando qué hacer con su sede. Seat y Gas Natural son las empresas industriales que más facturan de Cataluña. La cervecera San Miguel también deja Cataluña. Y Planeta amenaza con hacerlo si se produce la declaración unilateral de independencia.

El fenómeno también puede afectar a multinacionales industriales, que no cerrarán sus sedes industriales, lo que por lo tanto no afectará a los puestos de trabajo en una fase inicial. Sin embargo, la marcha de las sedes siempre ha sido el primer paso para perder el centro de decisión empresarial. Los tanques no han entrado por la Diagonal, pero Madrid ha lanzado una opa hostil sobre la economía catalana.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios