daño económico y de imagen

Más de 6.000 viajes a Gran Canaria, en el aire por la huelga en la Copa ACB

Solo por la venta de entradas, la ACB ingresa más de un millón de euros que tendría que devolver si el torneo no se disputa. La ABP convocó este jueves una huelga

Foto: La fechas previstas para la Copa del Rey 2018 son del 15 al 18 de febrero. (EFE)
La fechas previstas para la Copa del Rey 2018 son del 15 al 18 de febrero. (EFE)

En el baloncesto español, parece que el peor escenario siempre se cumple. Hace casi tres semanas, cuando la Asociación de Baloncestistas Profesionales (ABP) anunció que la negociación con la ACB para el nuevo convenio colectivo estaba rota, ir a la huelga durante la Copa del Rey ya era una posibilidad. Había tiempo para llegar a un acuerdo y evitarla, pero visto el resultado, lo que no ha habido han sido ganas. Los jugadores convocaron este jueves un parón a partir del 14 de febrero, dos un día antes del comienzo del torneo, cuya celebración ahora mismo está en el aire.

Con su decisión de ir a la huelga, la ABP arriesga. Si el objetivo es hacer todo ruido posible y presionar al máximo, la elección del momento es inmejorable. La Copa del Rey es el torneo más importante de España. Los cuatro días de competición son una de las pocas ocasiones en las que el baloncesto casi rivaliza en atención con el fútbol (las otras son los éxitos de la selección masculina). Su suspensión sería un golpe enorme para la ACB, tanto económico como de imagen.

Dicho eso, la ABP sabe que su postura puede ser vista impopular entre los aficionados, que pueden culpar a los jugadores más que a la ACB de que no haya torneo. Quizá por eso, su presidente, Alfonso Reyes, pidió comprensión en un artículo publicado en 'Marca' en el que explicaba las razones que les han llevado a convocar la huelga. "ACB no nos ha dejado otra opción, su ultimátum así lo dejaba claro una vez más. Lamentamos enormemente el perjuicio a todos los aficionados y apelamos a su comprensión en estos momentos tan complicados en los que se lucha por mantener derechos que costaron mucho esfuerzo alcanzar", escribió.

Hay dos motivos que pueden provocar que la situación se les vuelva en contra a los jugadores. El primero, ya ha sucedido otras veces, es que muchos aficionados no entienden que vayan a la huelga deportistas que ven como privilegiados. Pero la ACB no es la NBA y su realidad económica (y por extensión la de todo el baloncesto español) dista mucho de encajar en ese esquema. La mayoría de los jugadores tiene un sueldo alto si lo comparamos con el de millones de españoles, pero los millonarios son minoría.

Como ejemplo bastan los sueldos mínimos que acordaron la liga y la ABP en su última reunión: entre 20.500 (hasta los 19 años) y 68.400 euros (a partir de los 26 años). A eso hay que sumar los retrasos e incluso impagos, que todavía los sigue habiendo. La preocupación de la ABP en la negociación con la liga, además de mantener el Fondo Social, era mejorar la protección de sus jugadores.

Más de un millón de euros por abonos

Peor puede ser la reacción de los seguidores que ya tenían abono y billete de avión para desplazarse a Las Palmas de Gran Canaria, la sede más cara por el coste de desplazamiento de todas las que ha elegido la ACB en los últimos años. El número de abonos para esta edición de la Copa, según anunció la ACB, supera por poco los 9.200. Y más de dos tercios, unos 6.000, han sido comprados por aficionados foráneos de manera individual o a través de los siete clubes que viajan a la isla: Real Madrid, Valencia Basket, Montakit Fuenlabrada, FC Barcelona, Baskonia, Unicaja e Iberostar Tenerife.

La ABP no va a recibir mucha simpatía de quienes pierdan el dinero del viaje (desplazamiento, alojamiento y entrada), por mucho que acaben recuperándolo más adelante si reclaman. Tampoco de los aficionados locales, que llevan un año esperando el torneo. En total, confirma una fuente de la liga a El Confidencial, la ACB ingresa más de un millón de euros solo por la venta de las entradas, dinero que tendría que devolver.

"La Copa del Rey se va a jugar"

También tendría que hacer frente a las reclamaciones de los patrocinadores (Movistar y CaixaBank como principales y Kia, El Corte Inglés y Endesa como oficiales), la cadena que retransmite el torneo (Movistar) y el Cabildo de Gran Canaria, propietario del pabellón, del Herbalife Gran Canaria y que paga más de tres millones de euros para que la isla sea la sede de la Copa, la Supercopa y otros eventos de la ACB. Todos tendrían que ser compensados de alguna manera.

“La Copa del Rey se va a disputar. Esperamos que sea con total normalidad, pero si es necesario aplicando todas las medidas que estén a nuestro alcance”, aseguró este viernes en un comunicado Esther Queraltó, secretaria general de la ACB. “Los clubes nos han asegurado que van a ir a la Copa del Rey y van a competir, por lo que estamos seguros de que la Copa del Rey se va a jugar”, añadió.

ACB

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios