uno de los mejores partidos de su carrera

Felipe Reyes rejuvenece en Fuenlabrada y eclipsa otro 'canastón' de Llull

El capitán madridista, con 23 puntos y 14 rebotes, fue el mejor en la victoria de su equipo. Llul volvió a anotar uno de sus tiros imposibles: sobre la bocina y desde su campo

Foto: Felipe Reyes jugó en Fuenlabrada uno de los mejores partidos de su carrera (ACB Photo/E. Cobos)
Felipe Reyes jugó en Fuenlabrada uno de los mejores partidos de su carrera (ACB Photo/E. Cobos)

En su partido 705º, solo le superan Nacho Rodríguez y Rafa Jofresa en la historia de la ACB, Felipe Reyes completó una de las mejores actuaciones de toda su carrera. De repente, el pívot madridista retrocedió una década, a una época en la que rondar el 20+10 (20 puntos y 10 rebotes) era casi una rutina para él. El pívot fue el mejor en la victoria del Real Madrid ante el Montakit Fuenlabrada (99-101) con 23 puntos y 14 rebotes, unas cifras que cada vez cuesta más ver en el baloncesto europeo.

Hace ya tiempo que Reyes dejó de ser una referencia en el Real Madrid. Esa situación, no siempre entendida por el que la sufre, en su caso no ha tenido consecuencias negativas. Al contrario. Reyes supo desde el primer momento adaptarse a su nuevo rol, igual que supo adaptarse a lo que le pedían los entrenadores a lo largo de su carrera e igual que supo ir mejorando en casi todos los aspectos de su juego.

Le dijeron que tenía que mejorar en los tiros libres y lo hizo: promedia un 80% cuando en sus primeras temporadas le costaba meter la mitad de lo que tiraba. Le dijeron que tenía que mejorar en el tiro y añadió un lanzamiento de media distancia que se ha convertido en una de sus señas de identidad. Incluso le pidieron que tirara de tres. También lo hizo.

Desde ahí tiró  y anotó Sergio Llull en el partido entre el Montakit Fuenlabrada y el Real Madrid (ACB Photo/E. Cobos)
Desde ahí tiró y anotó Sergio Llull en el partido entre el Montakit Fuenlabrada y el Real Madrid (ACB Photo/E. Cobos)

Lo que no le pidieron fue que mejorara su juego cerca del aro y en el rebote. No hacía falta, porque en eso ya era uno de los mejores desde que debutó con el Estudiantes. El rebote es cuestión de talento, experiencia y ganas. Y de las tres va sobrado Reyes, que hace unas semanas se convirtió en el máximo reboteador de la historia de la ACB. A sus 37 años, su rendimiento es cada vez más irregular, es cierto, pero no le toca a él ser la referencia interior del equipo que dirige Pablo Laso, para eso están Anthony Randolph y Gustavo Ayón.

"Estoy contento porque en momentos decisivos he tenido la suerte de coger algunos rebotes, pero quiero seguir trabajando porque quiero recuperar la confianza que tenía hace unos meses", declaró tras el partido Reyes. "Por eso trabajo cada día, me voy contento por los últimos partidos. Hay que seguir así, seguir trabajando para que vengan partidos como este", añadió Felipe Reyes.

"Al verlo trabajar yo veía que iba a coger a alguien y lo iba a destrozar", dijo Laso sobre Reyes. "Ha demostrado esa experiencia de saber jugar en Fuenlabrada y estar superconcentrado, ser superproductivo, y nos ha dado la energía necesaria para ganar el partido, y además los números de hoy le lucen". Contra el Montakit Fuenlabrada, Reyes dio una lección al atrapar 8 rebotes en ataque. De sus 23 puntos, 13 llegaron tras capturar el rechazo en la canasta contraria, incluido uno decisivo a diez segundos para el final, cuando el Fuenlabrada apuraba sus opciones de victoria en un partido excepcional, uno de los mejores de la temporada.

El Real Madrid necesitó al mejor Reyes en años, a un Ayón monumental (14 puntos, 13 reboyes y 5 tapones) y del Sergio Llull de siempre (28 puntos). El base volvió a demostrar que se mueve mejor que nadie cuando se acaba la posesión. No hay otro jugador en el baloncesto europeo con tanto acierto en tiros tan complicados. En Fuenlabrada cerró la primera parte con una espectacular canasta sobre la bocina desde su campo.

El Montakit Fuenlabrada decidió jugarle de tú a tú al equipo madridista y a punto estuvo de salirle bien. Fue capaz de meterle 56 puntos al Madrid en la primera parte y aguantar el tirón en la segunda, cuando los equipos suelen venirse abajo. Paunic, Hettsheimer y Wear lideraron fueron los mejores. Destacó por encima del resto David Wear, que realizó un partido perfecto: 22 puntos con un 9/9 en tiros de campo, incluido un triple sobre la bocina que no sirvió para nada. También briló Roland Smits con dos mates de concurso.

Todo eso no fue suficiente para ganar al Real Madrid, que con su victoria evitó descolgarse del liderato de la Liga Endesa, en poder del Iberostar Tenerife a la espera de que el Valencia Basket juegue su partido (aplazado por la disputa de la final de la Eurocup). El Madrid persigue la primera plaza para tener ventaja de campo en todos los 'playoffs'', pero no lo tendrá fácil: los seis primeros equipos están separados por solo dos victorias, una igualdad que hace mucho tiempo que se no veía en el baloncesto español.

ACB

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios