clave para forzar la prórroga

Llull no se quema en el infierno del Buesa Arena y lleva al Real Madrid a otra final

El Real Madrid luchará este domingo por conquistar su cuarta Copa consecutiva, algo que no consigue ningún equipo desde hace casi 35 años. Será la 17ª final de la era Laso

Foto: El Real Madrid estuvo contra las cuerdas en el último cuarto, logró remontar y remató al Baskonia en la prórroga (EFE)
El Real Madrid estuvo contra las cuerdas en el último cuarto, logró remontar y remató al Baskonia en la prórroga (EFE)

El Real Madrid se clasificó para la final de la Copa del Rey tras vencer al Baskonia por 99-103 en la primera semifinal del torneo que se disputa en Vitoria. Igual que contra el MoraBanc Andorra en los cuartos, el Madrid forzó la prórroga con un triple de Sergio Llull. Y en el tiempo extra fue superior y selló un triunfo que le permitirá luchar por su cuarto título consecutivo, algo que no consigue ningún equipo desde que lo lograra el FC Barcelona 1983. Será la 17ª final de 23 posibles desde que Pablo Laso llegó al banquillo en 2011.

Cuando al resto de equipos les tiemblan las piernas, el Madrid se mueve con una firmeza que asusta. Se ha acostumbrado a andar al filo del precipicio, pero lo hace con una seguridad que empieza a ser legendaria. A la final de Copa llega tras tener los dos partidos, el de cuartos y la semifinal, perdidos. Pero ni los jugadores del MoraBanc Andorra ni los del Baskonia tuvieron la sangre fría que sí tuvieron los madridistas

Antes del partido, Laso había dicho que la semifinal de la pasada edición en A Coruña le había parecido el mejor encuentro de la temporada. En aquel enfrentamiento, Llull anotó los últimos ocho puntos del Madrid. Este sábado hizo casi lo mismo: no fueron 8, sino 7, y no sirvieron para que su equipo consiguiera la victoria en el tiempo reglamentario, pero al menos sí para forzar la prórroga. "Me gusta muy poco perder", dijo el base, que una vez más se echó el equipo a la espalda en los momentos decisivos y asumió la responsabilidad en uno de los ambientes más hostiles que puede encontrarse el equipo blanco.

El infierno del Real Madrid tiene color azulgrana y una música de fondo que suena sin parar: "Era campo atrás, era campo atrás...". En la actitud de la afición del Baskonia hacia todo lo madridista hay un odio casi visceral. No se trata de baloncesto, es algo personal. Y así lo demuestra cada vez que tiene ocasión, como en esta semifinal de la Copa. El Buesa Arena fue una caldera que presionó y empujó a su equipo, que remontó una diferencia de 13 puntos, pero al que le faltó experiencia, según reconoció su entrenador, Sito Alonso. "Al final ha parecido que tuviéramos miedo, pero no se pueden enjuiciar los nervios, hay que aprender para que no vuelva a pasar", explicó.

Los puntos de Llull (23 en total, 21 tras el descanso), fueron vitales para forzar la prórroga, pero el Madrid tuvo mucho más. En el tiempo extra, Gustavo Ayón fue muy importante con dos robos y 6 puntos. El mexicano acabó con 13 puntos , 5 rebotes, 8 asistencias y 3 robos. Y en el segundo cuarto, Anthony Randolph y Luka Doncic colocaron a los blancos por delante con 23 puntos entre los dos. Por no hablar del Chapu Nocioni, al que Laso recurrió cuando quedaban tres minutos y el Madrid perdía por ocho. "Yo repito mucho, insistentemente, que necesito a todos. Y el gran valor de equipo es que todos están preparados para salir al campo y trabajar para ganar", dijo el técnico madridista.

Mención especial merece la actuación de Luka Doncic, candidato a 'MVP' si el Madrid acaba ganando la Copa. El esloveno dio otra exhibición impropia para un jugador de 17 años. Hubo dos semifinales muy diferentes, una cuando estaba en el banquillo y otra con él sobre el parqué. Mientras estuvo fuera, el Real Madrid sufrió, pero cuando estuvo en pista controló el partido, sobre todo en un segundo cuarto espectacular en el que anotó 13 puntos.

En la imagen, Shane Larkin y Anthony Randolph (EFE)
En la imagen, Shane Larkin y Anthony Randolph (EFE)

En esos minutos parecía que el Baskonia pareció noqueado. El Real Madrid tenía un objetivo: parar a Shane Larkin, igual que había hecho dos semanas atrás en el último enfrentamiento entre ambos equipos. Para eso salió en el quinteto titular Carroll, que en los cuartos de final había sido suplente. Entre él y Taylor lo controlaron bien en un primer tiempo en el que Bargnani quiso sumarse a la fiesta con 8 puntos.

No fueron ninguno de los dos el jugador clave del Baskonia, sino el francés Rodrigue Beaubois, otro ex-NBA al que le sobra clase y talento para brillar en un partido como este. Hasta 19 puntos anotó en una segunda parte en la que el equipo de casa le dio la vuelta al marcador. El Baskonia se puso por delante nada más empezar el último cuarto y ya no volvió a ir por detrás. A cada triple del Madrid respondía el Baskonia con otro. Cuando no era Beaubois eran Hanga o Larkin. Ese tridente anotó 63 de los 99 puntos de su equipo.

El Baskonia entró en los minutos finales con ventaja. Ese fue el momento en el que Laso recurrió al Chapu, el hombre de los partidos a cara de perro, el jugador cuya presencia en cancha tiene un efecto casi espiritual. En ese tramo, el argentino robó dos balones que le dieron aire al Madrid. "Defensivamente ha estado espléndido", valoró Laso. Llull puso a su equipo a un punto a minuto y medio del final, pero Beaubouis contestó después con otra canasta. En el siguiente ataque, Sergio se la jugó de nuevo tras un rebote ofensivo de Doncic y encestó un triple que empató el partido a 89. No sería el último. La última bala también fue suya, pero esta vez no entró.

La igualdad desapareció en la prórroga, el tramo de los partidos donde el Madrid crece y sus rivales se hunden. "Hemos mejorado nuestra defensa en los últimos minutos. Hemos llegado a la prórroga con una energía importante", comentó Laso. En esta Copa, su equipo sufre lo indecible para forzar la prórroga, pero luego se impone con claridad en el tiempo extra. El Real Madrid salió vivo del infierno del Buesa Arena, aunque este domingo tendrá que volver a él para jugar una nueva final de la Copa.

Ficha técnica Ficha técnica:

99 - Baskonia (20+15+29+25+10): Larkin (17), Beaubois (27), Hanga (19), Voigtmann (10) y Diop (2) -cinco inicial-, Bargnani (8), Budinguer (8), Laprovittola (-), Luz (-) y Tillie (8).

103 - Real Madrid (15+29+24+21+14): Llull (23), Carroll (3), Maciulis (2), Reyes (6) y Ayón (13) -cinco inicial-, Randolph (20), Fernández (3), Nocioni (3), Doncic (23), Hunter (4) y Taylor (3).

Árbitros: José Antonio Martín Bertrán, Miguel Ángel Pérez Pérez y Benjamín Jiménez. Eliminaron por faltas a Diop (min 43)

Incidencias: primera semifinal de la Copa del Rey 2017 disputada en el Pabellón Buesa Arena de Vitoria ante unos 15.500 espectadores. 

ACB

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios