el reto solidario de javier campos

Del Teide al Penyal des Migdia, 17 cumbres contra el cáncer

Tras la muerte de su made por cáncer, Javier Campos decidió emprender una aventuera solidaria para recaudar fondos: subir a la cima más alta de cada comunidad autónoma

Foto: Aneto, Puente de Mahoma, con Ayora, De Dios Melero, Ayllón y Bayo.
Aneto, Puente de Mahoma, con Ayora, De Dios Melero, Ayllón y Bayo.
Autor
Tiempo de lectura2 min

Fueron 50 días los que Javier Campos acompañó a su madre en el tránsito hacia la muerte. “Yo estaba el año pasado con una expedición, recorriendo los Apalaches. Iba a durar unos cinco meses, es un sendero de más de 3.000 km. Me avisaron de que mi madre se encontraba mal. Cancelé la expedición y volví a España ya solo para despedirme de ella. Murió el 1 de julio del año pasado. Desde el diagnostico hasta su fallecimiento pasaron 50 días. Yo llevaba una vida fantástica de viajes, de ver mundo, de aventura, intentando que mi existencia fuese lo más apasionante posible y, mientras estaba con ella, sentí que todo eso no valía, que no aportaba nada a los demás".

Javier Campos es una persona curtida en expediciones extremas y en solitario por todo el planeta. Hablando con él comprendes que en esos días con su madre algo se removió en su interior y no solo por el dolor que sentía. "Mira, a mi hay algo que me lleva dando vueltas desde hace tiempo. Estoy viviendo de la aventura muchos años, sobre todo haciendo documentales. Y más allá de que sea un mundo que me guste, yo soy el primero en reconocer que el 99,99% de los aventureros o alpinistas tenemos una dosis de egocentrismo espantosa. Nos creemos que somos mejores que los demás porque hacemos cosas diferentes… no sé si me entiendes. Mi reacción cuando veía a mi madre era que, si comparabas lo que yo hago, o lo que hace un himalayista, o un alpinista de élite, con el trabajo de un médico, un maestro, o un bombero, entiendes que no somos nada. Hay muchas profesiones que reportan a la sociedad mil veces más que nosotros". Quizá comprendió que lo humano es superior al hombre.

Asentimos. “Comparto tu opinión, Javier”. No es una conversación fácil. Hay situaciones en la vida que te ponen en tu sitio. Llegado ese momento tan solo te salva si a la pregunta de si estás haciendo lo correcto puedes responder con un sí".

Javier se conjuró y buscó ayuda en sus amigos. "¿Qué es lo que estoy viviendo, lo que me está doliendo? Creo que tenía todo el sentido del mundo apoyar la lucha contra el cáncer. Yo quise hacer algo que fuese útil de verdad, conseguir dinero y hacer una donación importante".

¿Y se te ocurrió el proyecto de las 17 cumbres? "Sí. Tengo buenos amigos que tienen un nombre en el mundo de la montaña. Les pedí que me echasen una mano y les propuse subir la cumbre más alta de cada comunidad autónoma española: 17 cumbres contra el cáncer y publicar un libro”.

Hace meses que Javier contó a El Confidencial su idea. Quedamos a la espera de que presentase el libro para darlo a conocer a nuestros lectores con el propósito de que apoyen con su compra este proyecto en el que ha participado la élite del alpinismo español. "Entre todos los que han colaborado suman 47 ochomiles; hay un currículo muy potente. Ellos son los protagonistas de los reportajes fotográficos: vinieron a las ascensiones y no han cobrado un céntimo”, precisa Javier. Es la élite deportiva y humana, añadimos nosotros. 'La Guerra de los Hijos de la Luz contra los Hijos de las Tinieblas' es uno de los siete primeros manuscritos encontrados en Qumrán (mar Muerto) en 1947. En él se describe la lucha entre el bien y el mal. En todo acto humano siempre aparecen aquellos que anteponen el cuánto al para qué. Fueron pocos y el ímpetu de los hijos de la luz los convirtió en sombras.

Pico del Lobo (Guadalajara) con José Fernández.
Pico del Lobo (Guadalajara) con José Fernández.

Parece fácil subir las 17 cumbre más altas, pero la dureza de este invierno no se lo puso fácil. "Empezamos en diciembre y terminamos en mayo", dice Campos. Han sido 157 días de montaña y Javier ha recorrido más de 20.000 km. En cada una de las cumbres le acompañaron distintos amigos. "Buena gente. Donde peor lo pasamos fue en Galicia, en Peña Trevinca (2.127 metros), pequeña pero matona. Nos atrapó una tormenta que entró antes de tiempo y nos tiramos 25 horas andando sin parar, porque nos pilló la noche y si parábamos nos congelábamos. Aparecimos en un pueblo al día siguiente a las 10 de la mañana". A Peña Trevinca subió Javier Campos con María José Cardell y José Martínez Novas. Dos de los más de 30 alpinistas españoles que han colaborado: Alberto Ayora, Narciso de Dios, Mikel Zabalza, Tente Lagunilla, Noelia Rojo, Lucia López

Portada del libro 17 cimas para vencer el cáncer.
Portada del libro 17 cimas para vencer el cáncer.

"Subir montañas es arriesgado. Estar vivo es arriesgado. La posibilidad de que algo salga mal está siempre presente. Cuando la enfermedad toca a la puerta de casa solo cabe pelear. El cáncer es una ventisca en medio de la ascensión, un paso de escalada difícil que te enfrenta a tus limitaciones, la sensación de falta de oxígeno a gran altitud… Puede acabar contigo, pero también puede sacar lo mejor de ti mismo y demostrarte tu fortaleza. En ti está decidir si quieres dar el siguiente paso, camino de una cima que es tu propia vida".

Así termina el libro que Javier y los amigos que le han acompañado en esta aventura dedican a la memoria de su madre. Los beneficios de su venta se donarán a la Fundación Vencer el Cáncer que a su vez los enviará al Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas. Se puede adquirir en las los lugares donde se presente o en la web www.javier-campos.org.

Alpinismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios