Doblete español en el Dakar: Carlos Sainz se agarra a la pared y Joan Barreda a la victoria
  1. Deportes
El castellonense logra su tercera victoria

Doblete español en el Dakar: Carlos Sainz se agarra a la pared y Joan Barreda a la victoria

Sainz queda a 40:39 de Peterhansel y a 34 minutos de Al-Attiyah tras su segunda victoria. Barreda gana por tercera vez y ya está entre los tres primeros en victorias en la historia del Dakar

Foto: Carlos Sainz, listo para recuperar el tiempo perdido. (Reuters)
Carlos Sainz, listo para recuperar el tiempo perdido. (Reuters)

Si la comparación de la velocidad medida a través del GPS hasta la sexta etapa determinara la carrera, Carlos Sainz y Lucas Cruz liderarían el Dakar. Pero esta prueba consiste también en navegación y fiablidad. Y los organizadores han incidido en el primer factor para esta edición. Por ello, la pareja española está lejos de sus dos principales rivales. Sainz volvía a confirmar hoy esa velocidad pura que no marca diferencias como en 2020, la primera en Arabia Saudí. De la navegación y fiabilidad de sus rivales, pinchazos incluidos, dependen ahora Sainz y Cruz, que lograban su segunda victoria en la etapa previa a la jornada de descanso.

"Ha sido una etapa de mucha arena y dunas, pero todo ha ido bien, ha sido limpia, no había muchas zonas en las que equivocarse", resumía el español al terminar tras haber recortado 7:16 a Al-Attiyah y 7:34 al líder, Peterhansel, en parte al salir en posiciones más retrasadas que sus rivales, pero confirmando su superior ritmo en una etapa más lineal de recorrido. "En cuanto a mi balance de la carrera, hemos perdido hasta ahora más de una hora en navegaciones. No podemos estar lógicamente satisfechos con esta primera parte del rallie. Nos ha costado entender la filosofía nueva del 'road book' y lo hemos pagado. Hoy quizás ha sido la mejor jornada de la semana, la más limpia, pues los días anteriores hemos perdido mucho tiempo".

Aún 40 minutos (40.39) separan a Sainz de su compañero Peternhansel, que ha vuelto a controlar magistralmente al catarí de Toyota, con el que solo ha perdido 18 segundos en la sexta etapa. En este duelo residen las esperanzas de Sainz para recoger las nueces. Al Attiyahh tiene más velocidad que el francés y tendrá que atacar la próxima semana para deshacerse de sus férreos marcajes. Peterhansel sufre más con el ritmo de Sainz y Al Attiyah. Queda todavía la etapa maratón y la penúltima jornada que, según David Castera, director de la prueba, puede resultar decisiva.

Nani Roma sigue confirmando su progresión de las últimas jornadas, en una prueba condicionada por la incorporación tardía de un nuevo copiloto, Alexandre Winocq, que sustituía a última hora a Dani Oliveras. Tanto en la quinta como en la sexta etapa el catalán ha terminado séptimo, y ya es quinto en la clasificación general. Se ha convertido así en la principal baza del nuevo equipo BRX, ya que Sebastian Loeb sufría en el km 97 con la suspensiones rotas y se ha hundido en la clasificación general.

Foto: La navegación está alejando a Sainz y Cruz de la victoria, para la que ahora dependen de sus rivales.

Las bazas de Sainz y Cruz

La sexta etapa ha resultado menos dura y decisiva de lo avanzado por el propio Castera. Entre otras razones porque, ante el panorama de la jornada anterior, los organizadores se curaron en salud recortando 100 kilómetros del recorrido inicialmente previsto, eliminando zonas que podían crear problemas similares, cuando el propio Sainz cuestionó la filosofía del presente Dakar, a diferencia de algunos de sus rivales.

La victoria de Sainz y Cruz ofrece el reverso de salir en cabeza tras la jornada de descanso en la primera parte de la jornada maratón, que cuenta con una novedad respecto a la edición anterior. "A diferencia de otros años donde puedes tener asistencia de los camiones, este año han querido ponerlo un poco más difícil", avisaba Sainz antes de comenzar el Dakar, "llevamos dos ruedas de recambio y si pincháramos, al día siguiente no puedes salir solo con una rueda de recambio. Si el equipo por la noche te da un neumático, son 15 minutos (de penalización), y si son dos, serán 30 minutos. Eso dificultará todo porque podrías incurrir a 30 minutos de penalización si retiraras una rueda del camión. Esto puede marcar la carrera, habrá que llegar al vivac por la noche sin ningún pinchazo". Aquí radica una de las bazas de Sainz para recortar diferencias. Pero la pareja española no está exenta de idéntico riesgo, porque debe salir al ataque sin remisión la próxima semana.

Barreda consigue su tercera en las motos

Joan Barreda pasó a la historia el Dakar con una tercera victoria en la presente edición de la carrera. El español suma la número 27 en su palmarés, iguala a Jordi Arcarons y se convierte en uno de los tres pilotos con más victorias en la historia de la prueba pero, paradójicamente, sin lograr todavía su primer triunfo absoluto, como fuera el caso del histórico Arcarons. Barreda firmó el triplete por tan sólo 13 segundos por delante de Ross Branch y 53 sobre el australiano Daniel Sanders. Kevin Benavides cedió el liderato por dos minutos al australiano Toby Price, que retoma el mando de la categoría. El chileno Nacho Cornejo (Honda) es tercero a 2.57 mientras que Barreda es séptimo, a 6.25 minutos.

"Estoy orgulloso de nuestra estrategia hasta el momento. En ocasiones ha sido difícil para mí, pero no he podido hacerlo mejor He intentado aminorar el ritmo después de avituallamiento, pero al final he ganado. No sé si es bueno o malo. Ha sido una primera semana muy dificil con mucha navegación", explicaba en la meta, "la navegación con las que nos estamos encontrando es algo nuevo para mí. Aún queda mucha carrera por delante y lo importante es que me siento fuerte y espero poder permanener así hasta el último kilómetro".

"Un ritmo de locos". Así resumía la jornada uno de los favoritos, Toby Price. Como Sainz, Barreda es uno de los pilotos con más velocidad de este Dakar, como ha confirmado su tercera victoria. El tiempo perdido en la general se debe, fundamentalmente, a que sus victorias le obligaban a salir en cabeza y ha pagado por ello el precio. Estos días, los favoritos se están agrupando en pelotones para gestionar la navegación y quienes salen por delante pierden tiempo respecto a sus rivales cuando son alcanzados. Con tres victorias parciales, Barreda es uno de los pilotos que más ha sufrido al respecto. Como el día anterior, tan solo 15 minutos siguen separando a los diez primeros de la general, con lo que la victoria sigue totalmente abierta para un gran número de pilotos, tanto oficiales como privados.