"Desmoralizado y disgustado": para Carlos Sainz es ya un Everest ganar este Dakar
  1. Deportes
El enfado del español en la meta

"Desmoralizado y disgustado": para Carlos Sainz es ya un Everest ganar este Dakar

Carlos Sainz cuestiona la filosofía de la actual edición después perder otro cuarto de hora tras otro costoso error de navegación, con dos pinchazos incluídos

Foto: La navegación está alejando a Sainz y Cruz de la victoria, para la que ahora dependen de sus rivales.
La navegación está alejando a Sainz y Cruz de la victoria, para la que ahora dependen de sus rivales.

“Estoy un poco desmoralizado y disgustado. Esto parece una lotería, parece más una yinkana que un 'rally raid'. Llevo 14 dakares y nunca en mi vida me había perdido dos días media hora, todo el mundo buscando puntos. Esto no es el Dakar. Nunca hemos tenido algo así, todo el mundo se pierde, todo el mundo está buscando los puntos (de control). No es lo que, al menos, me gusta”. Carlos Sainz hacía duro balance al terminar la quinta etapa de su experiencia en el presente Dakar. Era una jornada para recortar diferencias y propicia para enmendar los errores de días anteriores, pero Sainz y Lucas Cruz siguieron profundizando en el hoyo que les aleja de la victoria en el presente Dakar.

A pesar de la remontada final que redujo el retraso de media hora acumulado por otro error de navegación al inicio del recorrido, la pareja española se ha alejado hasta los 48:13 minutos del líder, su compañero de equipo Stephane Peterhansel. La etapa ofreció lo prometido por los organizadores, todo tipo de dificultades de navegación y terreno, muy roto en determinadas zonas, con pasos estrechos que llegaron incluso a provocar atascos entre algunos de los protagonistas de la carrera. Otros muchos pilotos se perdieron, tanto en la categoría de motos como en coches. Fue también el caso de Sebastian Loeb y Daniel Elena, con el BRX, casi a la misma altura que la pareja española.

Sainz y Cruz perdieron casi 28 minutos en la primera parte del recorrido dando vueltas para validar un control. También pincharon en dos ocasiones y llegaron sin rueda de respuesto a la meta. Los 14 minutos recuperados en el resto de la etapa a sus rivales daban la medida, por ritmo, de cómo hubiera podido acabar la jornada. Sin embargo, la pareja española depende ya totalmente de sus rivales, a pesar de que aún faltan algunas jornadas tan duras o complicadas como esta quinta etapa. El ganador de la etapa fue el piloto sudafricano de Toyota, Giniel de Villiers, que salía muy retrasado en la clasificación y no cuenta con opciones a la victoria.

Al Attiyah y Peterhansel rodaron juntos después de que el francés alcanzará al catarí y le marcara durante toda la etapa. Al salir con diferencias de tres minutos, Peterhansel solo perdía unos segundos en la parte final de la etapa ante el incremento de ritmo del Toyota, con lo que logra aumentar su ventaja en la clasificación general y con buena posición estratégica los próximos días, donde previsiblemente ambos pilotos jugarán al gato y al ratón entre ellos, con el francés intentando gestionar las diferencias que, en todo caso, no son relevantes ante las etapas todavía pendientes.

Al comenzar la etapa, otro de los pilotos de Toyota, el sudafridano Henk Lategan, escudero hasta el momento de Nasser Al Attiyah, sufría un violento accidente en el que se fracturaba la clavícula y ha tenido que abandonar el rally, lo que puede suponer un duro golpe para Al Attiyah en próximas etapas en caso de necesitar asistencia sobre la marcha. Para Sainz, su posición no ayudaría en caso de que fuera Peterhansel quien necesitara ayuda, ya que al rodar por detrás podría verse forzado a prestar asistencia a quien hoy lidera la prueba.

Motos: todos en 15 minutos

En la categoría de motos, Joan Barreda confirmaba la singular dificultad de esta quinta etapa. El castellonense ha vuelto a pagar precio por abrir pista. Hasta hoy, solo Barreda y Toby Price habían ganado en las cuatro etapas precedentes. El tiempo perdido en la jornada se justificaba al ser alcanzado por sus rivales al salir en cabeza. El piloto de Honda ha perdido hoy casi 20 minutos y está posicionado a un cuarto de hora del líder de la general. "Ha sido una de las etapas más duras que recuerdo, superexigente. Hemos tenido algunos problemas de navegación al principio, así que hemos decidido rodar en grupo. Ha sido Nacho (Cornejo) quien ha navegado durante gran parte del tiempo, ha hecho un gran trabajo”.

El nuevo líder es el argentino Kevin Benavides, que corrió parte de la etapa (unos 130 km) con una profunda herida en la nariz después de una fuerte caída. A destacar el tercer puesto del español Lorenzo Santolino, en su mejor etapa hasta el momento en el Dakar. La categoría de motos sigue enconada y solo 15 minutos separan a los 10 primeros clasificados. El ganador del pasado año, el americano Ricky Brabec, se encuentra a 25 minutos en la decimocuarta posición.

El redactor recomienda