SE DESPLOMAN LOS INGRESOS POR EL ESTADIO

De la austeridad de Florentino al asfixiante 'payroll' del Barça: llega el invierno a LaLiga

Los grandes acumulan pérdidas del 25% con los estadios vacíos y no cubren gastos con el dinero de televisión. El mercado low cost español ha gastado poco más que el Chelsea

Foto: El Bernabéu, durante unas obras de remodelación en 2017 (Reuters)
El Bernabéu, durante unas obras de remodelación en 2017 (Reuters)

Si hiciésemos en estos momentos una clasificación de gasto en fichajes en lo que va de verano, en octava posición aparecería el Barcelona B, que no logró ascender a Segunda en el playoff. Y no por culpa de una triquiñuela financiera del club azulgrana, si no porque el filial culé ha desembolsado 13 millones en los fichajes de Mathieus Pereira (8), Gustavo Maia (4,5) y Moussa N'Diaye (500 mil euros). Y con eso ha gastado más que el mismísimo Real Madrid, que aún no ha invertido un euro en fichajes ni está por la labor de hacerlo. Pero también es más de lo invertido por el Betis, que sueña con regresar a Europa sin haber gastado un euro en refuerzos, o más que equipos como el Espanyol, que pretende regresar a Primera tras gastar 500 mil euros en Óscar Gil, lateral del Elche.

Lo explicaba Florentino Pérez durante la celebración de la pasada Liga en un Valdebebas vacío: "No es verano de grandes fichajes. No sé quién va a fichar ni voy a juzgar a nadie porque lo haga, cada uno afrontará la situación como pueda. Los clubes que no son grandes cubren sus gastos con los derechos de televisión, pero nosotros no. Toca reflexionar. Tenemos muchos ingresos de lo que llamamos ‘estadio’ y ahora con los campos vacíos acumulamos unas pérdidas del 25%. Es mucho dinero y no estábamos acostumbrados a esta situación. Ni nosotros ni nadie. Lo padecemos más nosotros, el Barcelona o el Atlético porque no cubrimos los gastos con los ingresos de televisión como sí pueden hacer otros clubes".

Esto explica la austeridad impuesta por el presidente del Real Madrid en su política de fichajes este verano. Los refuerzos del Real Madrid 2020-21 son cedidos que regresan al Real Madrid como Odegaard, Olaizola o Lunin, para aumentar el fondo de armario de Zidane. No se quedarán Kubo, Ceballos, Brahim o Reguilón, a los que el club prefiere seguir dando vuelo para revalorizar su precio en el mercado o recuperarles más adelante. Por contra, el Real Madrid ha hecho caja con la venta de jóvenes como Achraf (traspasado por 40 millones al Inter), Óscar Rodríguez (se va por 13,5 al Sevilla) o con la venta parcial de la propiedad de la ficha de jugadores de cantera como Javi Sánchez, Albert Soro, Alberto de Frutos o Dani Gómez, que suman más de 10 millones de euros. Por todo eso las arcas del Real Madrid han ingresado 66,5 millones, frente a cero euros de gasto. Un balance económico que también se explica por la enorme inversión del club en la faraónica remodelación del estadio Santiago Bernabéu, que se convertirá en la principal vía de ingreso cuando esté acabado en unos meses.

Enfrente aparece un Barcelona caótico que pese a los tiempos de crisis sigue pagando precios por encima del coste de mercado por jugadores como Pjanic (60 millones) o Trincao (31). En el primer caso la operación esconde un ejercicio de maquillaje financiero ya que Pjanic llega al Barça por 60 millones más 5 en variables, pero el club azulgrana vende a Arthur a los italianos por 72 millones y diez en variables. Dos fichajes que se cerraron a final de la pasada temporada, pero no se computarán hasta el ejercicio 2020-21. Lo que da al club margen para jugar con el ingreso de los 72 millones de la venta del brasileño. Lo que tiene poca justificación, tanto financiera como deportiva, es el pago de 31 millones por el extremo portugués Trincao.

El Barcelona tiene difícil justificar el fichaje por 31 millones de Trincao

A cambio el Barça suma el ingreso de los 72 millones de Arthur referidos anteriormente, más 10 de Cucurella y 11 de Carles Pérez, que pasan a ser propiedad de Getafe y Roma, respectivamente. A eso hay que sumar una cantidad irrisoria por Rakitic. 1,5 millones de euros pagará el Sevilla por el pase del croata, al que le quedan no menos de dos temporadas de buen rendimiento. El ridículo precio del traspaso se explica por la descomunal masa salarial de la primera plantilla culé, la más alta en Europa con 392 millones. Así, las salidas de Suárez, Rakitic y Vidal rebajarán el 15% de la misma. El croata heredará en el Sevilla la ficha de Banega, la más alta de la plantilla (3,7 millones netos), que viene a ser la mitad de lo que percibía en el Barcelona. Sin embargo, se asegura dos años de contrato con opción a otros dos más, que el propio Monchi da casi por hecho que se prorrogarán.

En el Atlético las maniobras económicas del club no han despertado el entusiasmo de la afición colchonera. Este verano el Atlético asume el costo del fichaje de Morata, que aterrizó cedido en el Wanda con el compromiso de compra por parte colchonera por 56 millones. Y a eso suma 14 millones más por recomprar a Yannick Carrasco y 7 por Ivo Grbic, portero croata que es una apuesta de futuro. Por contra, se marchan siete jugadores, de los que solo Caio Henrique deja algo en las arcas (8 millones de euros), mientras que Adán se va libre al Sporting portugués. Lo más notable, por tanto, será el 'ascenso' de Nelson Vivas al puesto de segundo de Simeone en lugar del Mono Burgos.

Este escenario dantesco retrata la realidad casi ruinosa de un fútbol español que a día de hoy ha gastado 288 millones en reforzarse, mientras que solo el Chelsea de Abramovich ha invertido 223 millones en la llegada de Ziyech (40), Werner (53), Chilwell (50) y Havertz (80). Por más que Tebas presuma de dirigir la mejor liga del mundo, la realidad demuestra que el fútbol español no es ajeno a la situación de incertidumbre por la que pasa el país, imponiéndose una política de austeridad en el gasto como no se recuerda. Los jugadores huyen lentamente de LaLiga: Neymar, Cristiano… y casi Messi. A tres semanas del cierre del mercado, el próximo 5 de octubre, el Covid ha vaciado los estadios provocando un verano Low Cost. No hay público, bajan los ingresos y, como advertía Florentino, con el dinero de la televisión no llega. El fútbol español se iguala por abajo. Winter is coming.

Deportes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios