Calefactores de pared para calentar baños y dormitorios
  1. DeCompras
ENERGÍA SEGURA, LIMPIA Y EFICIENTE

Calefactores de pared para calentar baños y dormitorios

Con la llegada del frío y el mal tiempo pasamos más tiempo en casa. Aumenta el calor en dormitorios, baños o salones con ayuda de un calefactor eléctrico y descubre sus ventajas

Foto: Calefactores de pared para calentar baños y dormitorios
Calefactores de pared para calentar baños y dormitorios

Llega el invierno y, con él, la época del año en la que más nos apetece quedarnos en casa. Pero, claro está, hay que combatir el frío para estar a gusto. La manera más eficiente, cómoda y rápida es comprar un calefactor de pared que eleve rápidamente la temperatura y que se integre perfectamente con la decoración. El Blumfeldt Phantom Plus Calefactor que lidera esta comparativa es nuestra opción recomendada.

Pero ¿por qué lo consideramos como el mejor calefactor de pared del momento? En primer lugar, porque nos fiamos de las excelentes valoraciones que le dan sus compradores en Amazon. Pero también porque funciona con tecnología infrarroja, incluye un práctico mando a distancia y, gracias a su certificado IP55 de resistencia al agua y al polvo, se puede instalar en el balcón o en el cuarto de baño para no pasar frío al salir de la ducha. Mención especial merece también este panel Aurom Sonplex por su diseño moderno y minimalista y lo fácil de montar que resulta. Pero no son los únicos que queremos destacar aquí.

El mejor, nuestra elección: Calefactor Blumfeldt

El mejor calefactor de pared de la marca Blumfeldt con panel de cristal para los usuarios de Amazon y el responsable de encabezar esta comparativa. Funciona mediante tecnología infrarroja gracias a un emisor de calor de carbono y tiene un certificado de resistencia al agua y al polvo IP55. Esto hace, como indica Eva, “que se pueda instalar en el cuarto de baño sin correr ningún riesgo. Es seguro, elegante y muy funcional”. También se puede colocar en el balcón o la terraza. Además, trae un mando a distancia de control remoto y selector de potencia ajustable en tres posiciones (800 W, 1600 W y 2400 W).

Calefactor Blumfeldt
Calefactor Blumfeldt
Ver precio

Segunda opción: Radiador por infrarrojo Blumfeldt

El segundo mejor calefactor rápido de pared de la marca Blumfeldt según las valoraciones de los clientes de Amazon. Al igual que el anterior, funciona por infrarrojos, pero cuenta con tres resistencias de 2000 W cada una. Esto le permite calentar el aire de estancias de hasta 70 m2 rápidamente. Su certificado IP65 lo convierte en “un calefactor para terrazas y jardines perfecto. Con él hasta puedo organizar almuerzos al aire libre en casa durante el invierno sin que nadie pase frío” (Bary). Además, es perfecto para alérgicos ya que su estructura no permite la entrada de polvo.

Radiador por infrarrojo Blumfeldt
Radiador por infrarrojo Blumfeldt
Ver precio

Alternativa: Calefactor eléctrico de pared AUROM

Ahora vamos con el mejor calefactor de pared ultradelgado de la marca Aurom a tenor de las opiniones de los consumidores en Amazon. Se puede adquirir en 5 tamaños y potencias (300 W, 450 W, 550 W, 900 W y 1100 W), posee una carcasa de aluminio muy resistente y su diseño es moderno y minimalista. Marina nos cuenta que “he puesto uno en el salón, uno en cada dormitorio, otro en la cocina y uno más en el baño. Al ser un calefactor sin marcos se integra perfectamente en la decoración”. Funciona por infrarrojos y cuenta con un sistema de montaje fácil y rápido.

Calefactor eléctrico de pared AUROM
Calefactor eléctrico de pared AUROM
Ver precio

Calefactor cerámico de pared PURLINE

Para los usuarios de Amazon, este es el mejor calefactor de pared con pantalla digital de la marca Purline. Tiene forma de split y ofrece hasta 2000 W de potencia, lo que es suficiente para estancias de entre 20 y 25 m2. “Se trata de un calefactor con temporizador. Para mí, que soy un poco olvidadizo, esta característica es vital. Así me aseguro de no dejármelo encendido nunca” dice Daniel sobre él. Además, ofrece tres modos de uso: ventilador, aire caliente y aire templado. Todos ellos se seleccionan cómodamente desde el mando a distancia o desde el propio panel de control integrado en el dispositivo.

Calefactor cerámico de pared PURLINE
Calefactor cerámico de pared PURLINE
Ver precio

Calefactor de pared infrarrojo KLARSTEIN

Llega el turno del mejor calefactor inteligente de la marca Klarstein. Sus compradores en Amazon destacan de él que es apto para alérgicos, que posee un diseño sin marcos muy discreto y elegante y que resulta muy eficiente a la hora de calentar la casa. De hecho, como asegura Carlos, “cuenta con un termostato regulable con múltiples funciones de cara a alcanzar la temperatura de confort”. Hasta dispone de un sensor de ventanas abiertas para evitar la pérdida de calor. Gracias a su certificado IP54 puede instalarse sin problemas en la terraza o el cuarto de baño.

Calefactor de pared infrarrojo KLARSTEIN
Calefactor de pared infrarrojo KLARSTEIN
Ver precio

Calefactor cerámico de pared PURLINE

Toca hablar del segundo mejor calefactor de pared para habitación de la marca Purline en base a las opiniones de los usuarios de Amazon. Por ejemplo, Javier dice de él que “es muy potente. Su pantalla digital, su temporizador y su mando a distancia facilitan mucho su uso. Una compra muy recomendable”. Es de tipo cerámico y llega a los 2000 W de potencia. Sus dimensiones son de 50 x 14 x 19 cm, está pensado para habitaciones de hasta 25 m2 y cuenta con un sistema de protección frente al sobrecalentamiento.

Calefactor cerámico de pared PURLINE
Calefactor cerámico de pared PURLINE
Ver precio

Calefactor de pared con temporizador PURLINE

Otro de los mejores calefactores cerámicos de pared de la marca Purline para los compradores en Amazon. También cuenta con diseño de split y ofrece tres modos de funcionamiento programado. Según Daniel, “es muy fácil de instalar. Basta con poner dos ganchos en la pared y colgarlo. Gracias a él, he dejado de pasar frío en casa durante el invierno”. Además, alcanza la temperatura especificada en su termostato muy rápido y cuenta con pantalla digital y diversos sistemas de seguridad.

Calefactor de pared con temporizador PURLINE
Calefactor de pared con temporizador PURLINE
Ver precio

Calefactor cerámico split de pared PURLINE

Uno más. Este calefactor de pared de la marca Purline cuenta con un termostato regulable para ajustar la temperatura al gusto del usuario y con un mando de control remoto. Según el modo elegido, puede ofrecer 1000 W o 2000 W de potencia. Por su parte, como indica Domingo, “es muy compacto y silencioso. Su termoventilador calienta muy rápido la estancia y su temporizador permite programarlo hasta en 7 horas y media. Por este precio es imposible encontrar uno mejor”.

Calefactor cerámico split de pared PURLINE
Calefactor cerámico split de pared PURLINE
Ver precio

Calefactor de pared con mando a distancia Orbegozo

Aquí nos encontramos ante el mejor calefactor de pared de la marca Obergozo según los comentarios de los clientes de Amazon. En total, su nota media llega al 4,2 sobre 5 y al 53 % de valoraciones de 5 estrellas. Posee un moderno diseño en color plateado y, dentro de él, un panel LED desde el que configurar su funcionamiento diario o semanal. Esto también puede hacerse desde su práctico mando a distancia. “Es muy fácil de usar y te permite saber en todo momento la temperatura. Su relación calidad-precio es magnífica” indica Alberto. Ofrece dos niveles de rendimiento y un total de 2000 W de potencia gracias a sus resistencias cerámicas.

Calefactor de pared con mando a distancia Orbegozo
Calefactor de pared con mando a distancia Orbegozo
Ver precio

Calefactor eléctrico con montaje de pared Tristar

Terminamos ya con el mejor calefactor de pared de la marca Tristar. Sus compradores en Amazon le otorgan un 4,1 sobre 5 y un 48 % de máximas puntuaciones. Cuenta con protección contra sobrecalentamiento y temporizador regulable hasta en 8 horas. Asimismo, es fácil de montar e incluye una pantalla LCD y un mando a distancia. “Sinceramente, no sabes lo cómodo que es ajustar la estufa desde el sofá sin necesidad de levantarte hasta que no lo pruebas. Además, es muy silencioso. No lo cambio por nada” concluye Óscar.

Calefactor eléctrico con montaje de pared Tristar
Calefactor eléctrico con montaje de pared Tristar
Ver precio

¿Cómo elegir un calefactor de pared?

Para encontrar la oferta en calefactores de pared recomendada para ti has de fijarte en los siguientes criterios de compra:

  1. Tipo. Los calefactores eléctricos pueden funcionar por infrarrojos, calefacción o convección. Los sistemas más potentes y eficaces para calentar una estancia son los dos primeros.
  2. Potencia. Si los techos de tu casa están a 3 metros o menos del suelo y gozas de un buen aislamiento, 80 W por metro cuadrado. Si no se cumple uno de esos dos requisitos, 100 W/m2.
  3. Dimensiones. Dependerá del sitio disponible en el que lo quieras instalar. Por ejemplo, una estufa de cuarzo para baño de pared no debería superar los 50-60 cm de largo ni los 20-30 cm de alto.
  4. Funciones. Existen calefactores con oscilación, temporizador o sistema de apagado automático, por ejemplo. Cuantas más posea, más cómodo y personalizable será su uso.
  5. Clasificación IP. El calefactor, sobre todo si lo vas a usar en el baño, debe ser resistente al agua. Esto lo podrás comprobar en su certificado IP, que deberá ser de tipo IPX7 o superior.
  6. Sistema de control. Sinceramente, un calentador de espacio con mando a distancia es lo más cómodo y práctico ya que te permitirá controlarlo a distancia. También debe contar con pantalla y panel de botones integrado en la estructura.
  7. Precio del calefactor de pared. El abanico es muy amplio. Hay ofertas en calefactores por poco más de 30 €, mientras que los modelos más sofisticados pueden llegar a los 300 €.
  8. Mejores marcas de calefactores de pared. Para los usuarios, Blumfeldt, Aurom y Purline han sido las más destacadas en esta comparativa.

¿Qué es un calefactor y para qué sirve?

Un calefactor, también llamado calentador o estufa, es un dispositivo que emite un flujo de aire caliente continuo a través de un radiador. Esto genera una fuente de calor mediante el uso de resistencias eléctricas o de la combustión de gas, leña, carbón o cualquier otro combustible. Después, un ventilador se encarga de repartir dicho aire caliente por toda la habitación.

Foto: Los mejores radiadores de aceite para caldear el ambiente

La función del calefactor es elevar la temperatura media de la estancia en la que se sitúa de forma rápida, sencilla y económica. De hecho, al emitir aire caliente, la sensación de confort es prácticamente inmediata.

Tipos de calefactores

En el mercado podemos encontrar los siguientes tipos de calefactores:

  1. Calefactor eléctrico tipo torre. O calefactor vertical. Consta de una base sobre la que se alza una estructura estrecha y con forma de cilindro que, generalmente, dispone de un sistema de oscilación para repartir de forma eficiente el calor. También suele disponer de mando a distancia, temporizador y pantalla.
  2. Calefactor de cuarzo. Se parece mucho a una estufa convencional ya que dispone de una, dos o más barras de este material que, al calentarse mediante una resistencia eléctrica, emiten calor. La diferencia es que dispone de un ventilador para repartir el aire caliente. Es el calefactor recomendado para el cuarto de baño.
  3. Calefactor con humidificador. El problema principal incluso de los mejores calefactores es que resecan el aire, lo que origina molestias en las vías respiratorias. Por ello, un aporte de humedad extra al ambiente se antoja fundamental al usarlos. Este tipo lo trae incorporado.
  4. Calefactor de convección. O convector. Absorbe el aire presente en el ambiente, lo hace pasar por un conjunto de resistencias eléctricas y lo devuelve a la estancia a una temperatura mayor. Este sistema es limpio y muy eficiente.
  5. Calefactor tipo chimenea eléctrica. Suele funcionar también por convección, pero su diseño simula perfectamente el de una chimenea tradicional. De hecho, se instala en la pared y muestra llamas falsas para crear un ambiente más acogedor.
  6. Calefactor tipo radiador. Posee el mismo diseño que un radiador portátil convencional. Ofrece la ventaja de que su superficie no se calienta y, por tanto, es seguro si hay niños en casa.
  7. Calefactor de pared. Generalmente, se trata de un calefactor cerámico provisto de enganches de sujeción para fijarlo en una pared. También se denomina calefactor mural.
  8. Calefactor tipo split. Hay sistemas de aire acondicionado por splits que cuentan con bomba de calor y, por tanto, función de calefacción. Por 'split' se entiende la unidad de climatización que se sitúa en el interior de la vivienda conectada a la exterior.
  9. Calefactor infrarrojo. Emite una radiación electromagnética de tipo IR que es inocua para el ser humano pero que consigue elevar la temperatura rápidamente del suelo, las paredes y, sobre todo, del aire.

¿Cuánto tiempo se debe usar un calefactor?

Según los expertos, no más de tres horas seguidas. Esto no tiene nada que ver con la seguridad ya que el uso de un calefactor eléctrico no implica riesgo de incendio, de pérdida de oxígeno ni de generación de monóxido de carbono. Estos son problemas que se han asociado siempre al uso de estufas de gas, leña y carbón, pero no a estas.

El problema es que hasta los mejores calefactores para salón, dormitorio o cuarto de baño resecan el aire, es decir, reducen considerablemente su porcentaje de humedad. Esto hace que, al respirarlo, sintamos molestias en la boca y la garganta, las cuales pueden derivar en problemas más graves como faringitis o laringitis. El uso de humidificadores puede ayudar, pero casi nunca es suficiente.

Por ello, salvo que tengas un calefactor programable con función de autoapagado, no te recomendamos que lo dejes encendido al irte a la cama.

¿Qué potencia necesita tener un calefactor?

Dependerá de:

  1. La altura del techo de tu casa.
  2. La amplitud de la estancia a calentar.
  3. La calidad del aislamiento térmico de la habitación.

Rara vez los techos de una vivienda se sitúan a más de 3 metros de altura respecto al suelo. En ese caso, los expertos recomiendan que el calefactor utilizado ofrezca 80 W de potencia por cada metro cuadrado de superficie. Aunque, si el aislamiento térmico no es bueno, es aconsejable subir hasta 100 W/m2.

Foto: Cómo ahorrar dinero en calefacción: claves para gastar menos mientras teletrabajamos

Así que el cálculo es sencillo. Si quieres calentar un salón de 20 m2 cuyo aislamiento no sea excesivamente bueno y cuyos techos se sitúen a menos de 3 metros de altura, necesitarás comprar un calefactor de aire de 2000 W de potencia o más.

¿Qué pasa si dejo mucho tiempo el calefactor encendido?

Siempre que no se trate de un calefactor de gas, leña o carbón, nada. Estos tipos operan con ascuas y llamas reales, por lo que siempre implican un riesgo de incendio. Además, requieren de ventilar la habitación en la que se sitúan periódicamente. ¿El motivo? Consumen el oxígeno presente en la estancia y emiten monóxido de carbono. Un gas muy peligroso cuando se concentra en grandes cantidades.

Los calefactores de aire eléctricos son más seguros que los de gas, leña o carbón puesto que no emiten llamas

Sin embargo, los mejores calefactores de aire eléctricos no plantean esta problemática ya que emiten calor a partir del calentamiento de barras de cuarzo o cerámica a partir de resistencias eléctricas. Lo único que te puede pasar si los dejas demasiado tiempo encendidos es que eliminen gran parte de la humedad ambiental y que te generen sequedad en las vías respiratorias.

¿Cómo se usa un calefactor eléctrico?

Un calefactor eléctrico moderno es muy fácil de usar:

  1. Busca la ubicación adecuada para tu calefactor. Piensa que el aire caliente tiende a subir y el aire frío a bajar.
  2. Ahora enciende el aparato.
  3. Si se trata de un calefactor con termostato, selecciona la temperatura deseada a través de la pantalla, de su cuadro de control o del mando a distancia.
  4. Espera unos minutos a que la estancia alcance la temperatura deseada.

¿Calefactor a gas o eléctrico?

Cada tipo tiene sus pros y sus contras. Estas son las ventajas de los calefactores eléctricos sobre los de gas:

- Más económicos. Un calefactor barato de tipo eléctrico puede costar bastante menos de la mitad que uno de gas.

- Más seguros. No implican riesgo de incendio al no trabajar con fuego real. Sus rejillas y paneles de protección hacen imposible llegar a las barras calefactoras, que son los únicos elementos que alcanzan altas temperaturas.

- Más limpios. La energía eléctrica no genera residuos ni gases de ningún tipo. Por tanto, no contamina ni tiene impacto alguno sobre el medio ambiente. Tampoco hace falta limpiarlas con excesiva asiduidad.

- Sin coste de instalación. Para usar un calefactor eléctrico solo hay que buscar un enchufe cercano al lugar de ubicación del dispositivo.

- Más versátiles. Son portátiles, es decir, se pueden llevar de un sitio a otro sin problema. Dentro de la casa o fuera de ella.

- Más eficientes. Es cierto que el consumo eléctrico incluso de los calefactores de bajo consumo es relativamente alto. Sin embargo, al no generar gases nocivos, no hace falta ventilar la estancia periódicamente, por lo que el aire caliente no se pierde.

Los calefactores eléctricos son una elección económica, segura, eficiente, limpia y sin coste de instalación

Sin embargo, los calefactores de gas también tienen sus ventajas respecto a los calefactores eléctricos:

- Calor inmediato. Desde el mismo momento en el que se produce la combustión empieza a liberarse calor. Los calefactores eléctricos requieren de unos minutos para que las barras alcancen la temperatura óptima.

- No necesitan enchufes. Es un tipo de calefactor sin cable que no utiliza electricidad. Por tanto, brindan más posibilidades a la hora de ubicarlo.

- Menos gasto en combustible. El gas que emplean estos calefactores es más económico que la electricidad por norma general.

En resumen, los calefactores eléctricos nos parecen una alternativa más interesante para apartamentos y estancias de tamaño relativamente pequeño. En cambio, los de gas son más eficientes en grandes espacios.

¿Cómo se instala un calefactor de pared?

Sigue estas instrucciones:

  1. Saca el calefactor de pared de la caja y preséntalo en la pared. Asegúrate de que el cable llega al enchufe más cercano.
  2. Mide la distancia que hay entre los puntos de fijación con un metro.
  3. Realiza los agujeros en la pared. Deberás usar un taladro con broca de widia si tienes azulejos. Utiliza el percutor para hacer la muesca y, después, haz presión con la herramienta suavemente para evitar que la cerámica se quiebre.
  4. Introduce tacos de nylon en los orificios. Deben tener el diámetro adecuado para los tornillos que vas a emplear.
  5. Coloca los tornillos y cuelga el calefactor.
  6. Si quieres ocultar el cable que va hasta el enchufe, pon una canaleta autoadhesiva.
  7. Enciende el calefactor y comprueba que funciona correctamente.

Ventajas e inconvenientes de los calefactores eléctricos

Antes de comprar un calefactor eléctrico has de conocer sus ventajas:

- Son muy eficaces en espacios cerrados de tamaño reducido.

- No generan residuos ya que utilizan electricidad, una energía 100 % limpia.

- No necesitan instalación salvo en el caso de los calefactores de pared, que se cuelgan simplemente con un par de tornillos.

- Es posible controlar su funcionamiento de forma remota si aprovechas una oferta en calefactores con mando a distancia.

- Son totalmente seguros. Con ellos no existe riesgo de incendio y de intoxicación por monóxido o dióxido de carbono.

- La mayoría de ellos son totalmente portátiles.

- Se pueden programar. Un calefactor eléctrico permite la selección del momento de apagado y de encendido.

- Son regulables. Si tienen termostato, permiten seleccionar la temperatura exacta.

- Bastante económicos si se comparan con otros tipos de calefactores.

Sin embargo, también has de conocer los inconvenientes de los calefactores eléctricos:

- Tienen un elevado consumo eléctrico.

- Tardan algunos minutos en calentar ya que sus resistencias eléctricas y barras de cuarzo necesitan tiempo para alcanzar la temperatura adecuada.

- Eliminan la humedad ambiental y originan sequedad en las vías respiratorias si no se usan con humidificadores.

- Pueden ocasionar molestias en personas alérgicas al polvo.

- Su ubicación tiene que ser siempre cercana a un enchufe.

¿Cómo se limpian y qué tipo de mantenimiento requieren?

Una duda que nos hemos encontrado con frecuencia al analizar opiniones en calefactores de pared escritas por usuarios. La limpieza se debe hacer así:

  1. Apaga el calefactor y desconéctalo de la toma de corriente.
  2. Si lo has usado hace poco tiempo, espera a que se enfríe.
  3. Para las rejillas, utiliza un cepillo de cerdas suaves con el que retirar el polvo y los restos gruesos de suciedad.
  4. Después, emplea un aspirador de mano para eliminar el polvo que quede.
  5. El resto de la estructura lo puedes limpiar con un paño limpio que no deje pelusa. No utilices ni agua ni productos químicos de ningún tipo.

Esto debe ser suficiente para limpiar tu calefactor de enchufe eléctrico. Se trata de un dispositivo que no requiere de ningún mantenimiento adicional. Eso sí, cuando llegue el calor y no lo necesites, guárdalo en su propia caja o, en su defecto, en un lugar fresco, seco y alejado de la luz directa del sol.

¿Calefactor o convector?

Ambos dispositivos funcionan igual, es decir, utilizando resistencias eléctricas de cuarzo o cerámica para calentar el aire. Sin embargo, hay una diferencia fundamental entre ellos. Los calefactores disponen de un ventilador interno que les permite calentar mayor cantidad de aire y repartirlo de forma más rápida y eficiente por la habitación. En cambio, los convectores carecen de él, por lo que solo elevan la temperatura del aire que llega a ellos de forma natural.

Por tanto, un calefactor con función de ventilador permite calentar la casa mucho más rápido que un convector. Sus únicos inconvenientes respecto a él son:

- Son más caros.

- Consumen más energía.

- Generan mayor cantidad de ruido.

En cualquier caso, se trata de contras que quedan perfectamente compensados por su alta capacidad calorífica.

¿Cuales son las mejores opciones del mercado?

Las marcas más destacadas dentro de esta comparativa de calefactores han sido:

  1. Blumfeldt. La opción predilecta de quienes buscan un mini calefactor de pared potente, versátil y bonito estéticamente. Sus diseños son modernos y originales y encajan a la perfección en una gran variedad de estilos decorativos.
  2. Aurom. Una buena alternativa para aquellos que desean comprar un calefactor silencioso de infrarrojos. Sus principales creaciones son muy elegantes, resistentes y duraderas.
  3. Purline. Una marca de estilo mucho más clásico y sencillo. Es ideal para encontrar calefactores con buena relación calidad-precio.

¿Cansado de pasar frío al salir de la ducha o mientras te relajas viendo la televisión? Pues compra el mejor calefactor para tu casa siguiendo los consejos que aquí te acabamos de dar y acertarás seguro.

Compras
El redactor recomienda