LOS MÁS PEQUEÑOS TENDRÁN DULCES SUEÑOS

Camas infantiles para que los niños duerman bien y sueñen como angelitos

Camas infantiles bajas, altas o a ras de suelo para mejorar el descanso de los más pequeños de la casa. Dale un cambio a los dormitorios con tan una cama y un poco de imaginación

Foto: Camas infantiles para que los niños pequeños duerman bien y sueñen como angelitos
Camas infantiles para que los niños pequeños duerman bien y sueñen como angelitos
Autor
Tiempo de lectura19 min

Las camas infantiles son las protagonistas de los dormitorios para niños. Pueden ser altas, bajas o de suelo y, generalmente, incluyen barandas y barreras de seguridad para evitar caídas. También resultan robustas y resistentes y, mediante el uso de colchones adecuados, se adaptan perfectamente a ellos a la hora de descansar y permitirles soñar con los angelitos. En resumen, mucho más que un simple mueble para dormir por la noche.

Esta cama para niños Leomark representa perfectamente todas las posibilidades de estos muebles. Ha sido fabricada en madera lacada, cuenta con un cajón de almacenamiento en su parte inferior e incluye un colchón muy cómodo. Por todo ello, y tras analizar lo que opinan sus compradores, la hemos elegido la mejor cama infantil en esta comparativa. Aunque no podemos olvidarnos de esta cama con estructura tipi de En.Casa. Está disponible en 6 colores y en 3 tamaños e incluye un somier de láminas.

El mejor, nuestra elección: Cama infantil de madera Leomark

Arrancamos con la mejor cama infantil de la marca Leomark según las opiniones de los usuarios de Amazon. Su nota media es de 4,1 sobre 5 y luce un fantástico 57 % de valoraciones de 5 estrellas. Por ejemplo, Jesús nos cuenta que “es una cama para niños de madera y de estilo nórdico con un práctico cajón de almacenamiento”. Asimismo, Inma se enfoca en que “es moderna, cómoda y segura” y en que “la ha usado tanto mi hija como mi hijo en su momento. Es una cama infantil unisex”.

Cama infantil de madera Leomark
Cama infantil de madera Leomark

Esta cama infantil con cajón inferior de almacenaje es moderna y compacta. Posee unas dimensiones de 144 x 76 x 65,5 cm (largo, ancho y alto) e incluye un cómodo colchón de 140 x 70 x 35 cm que encaja en ella a la perfección. Se entrega en dos paquetes por separado y, gracias a sus detalladas instrucciones, es muy fácil de montar. También incluye los herrajes y tornillos. Pesa 28 kg y está recomendada para niños de hasta 6-8 años, dependiendo de su tamaño.

Ver precio

Segunda opción: Cama para niños pequeños En.casa

Según las reseñas de los clientes de Amazon, esta es la mejor cama infantil de la marca En.Casa. Posee un 4,6 sobre 5 y un 76 % de máximas puntuaciones. “Buscaba cama de suelo resistente y divertida para mi hijo y me encontré con esta con estructura tipi. No sé si le gusta más a él o a mí” nos cuenta sobre ella Patricia. Por su lado, José Manuel se centra en que “es una cama para niños en forma de casa que recuerda a la de los indios de las películas. Además, permite colocar fácilmente un dosel para que al niño no le piquen los mosquitos”.

Cama para niños pequeños En.casa
Cama para niños pequeños En.casa

Aquí hablamos de una cama infantil con listones de madera en forma de tipi fabricada en madera de pino. Está disponible en 6 colores (blanco mate, pino natural, azul, rosa, gris claro y verde menta) y en 3 tamaños (140 x 70 cm, 160 x 80 cm y 200 x 90 cm). Incluye un somier de láminas muy fácil de montar, al igual que el resto de la estructura. Eso sí, el colchón ha de comprarse aparte.

Ver precio

Alternativa: Cama infantil de madera con barras de protección Leomark

Vamos a terminar con la segunda mejor cama infantil de la marca Leomark en base a las valoraciones de los usuarios de Amazon, que le dan un 4,3 sobre 5 y un 59 % de calificaciones de 5 estrellas. Una de ellas se la otorga Lucía, que especifica que “se trata de una cama para niños con cabezal, piecero y barrera para reducir el riesgo de caída. Segura, bonita y útil”. En cambio, Antonio se centra en que “es una cama infantil alta pero de confianza. Es sencilla pero elegante y muy resistente”.

Cama infantil de madera con barras de protección Leomark
Cama infantil de madera con barras de protección Leomark

Esta cama infantil con barrera y patas antideslizantes ha sido fabricada en madera lacada en color blanco. Soporta un peso máximo de hasta 90 kg, aunque su tamaño (146 x 77 x 41 cm) es el recomendado para niños de 6 años como máximo. Esto aporta un plus de seguridad al mueble. Pesa 20 kg y dicha barrera anticaídas se eleva 19 cm sobre el colchón.

Ver precio

¿Cómo elegir una cama infantil y qué tener en cuenta antes de comprar una?

Solo podemos saber qué oferta en camas infantiles elegir si consideramos los siguientes factores antes de realizar la compra:

  1. Material de la estructura: podemos encontrar camas infantiles de acero inoxidable, de hierro forjado o de otros metales. Estos materiales son resistentes, duraderos e ideales para muchas literas. Sin embargo, la madera es mucho más habitual y aporta una estética más elegante.
  2. Colchón: las mejores camas infantiles lo incluyen. Así podemos ahorrarnos comprarlo aparte. Eso sí, debe adaptarse al tamaño, al peso y a las características físicas del niño.
  3. Tamaño: dependerá de la edad del niño y del espacio que tengamos disponible en la habitación.
  4. Seguridad: debemos elegir camas infantiles con patas antideslizantes, barandas y barreras. Así evitaremos caídas durante la noche. Y, si es una litera, también ha de contar con una escalera para que el niño que duerma arriba pueda subir y bajar fácilmente.
  5. Almacenaje: las camas infantiles con cajones permiten aprovechar su base para guardar la ropa de cama y todo tipo de objetos. Son muy útiles en dormitorios pequeños para optimizar el espacio.
  6. Diseño: hay camas infantiles de estilo industrial, moderno, minimalista, etc. Mención especial merecen las camas para niños en forma de carro, casa o similar ya que resultan especialmente atractivas para los niños.
  7. Cabecero y piecero: mejor si ambos elementos están incluidos ya que así tampoco tendremos que buscarlos a juego y comprarlos aparte, que suele ser más caro.
  8. Facilidad de montaje: las mejores camas infantiles incluyen todos los herrajes y tornillos necesarios para su instalación y unas instrucciones detalladas paso a paso.
  9. Precio de las camas infantiles: podemos encontrar una cama infantil barata y de calidad por menos de 100 €. Otros modelos más sofisticados, con diseños más exclusivos y con colchón incluido pueden rondar entre los 150 € y los 200 €.
  10. Mejores marcas de camas infantiles: Leomark y En.Casa han sido las mejor valoradas por los usuarios dentro de esta comparativa.

¿Qué es una cama infantil?

Las camas infantiles son estructuras de madera específicamente diseñadas para albergar un colchón adaptado en forma y tamaño a los niños. De hecho, se recomienda que empiecen a usarlas en cuanto dejen de dormir en la cuna.

Tipos de camas infantiles

  1. Cama infantil individual: la de toda la vida. Está formada por una estructura de madera con cuatro patas y un somier sobre el que se sitúa el colchón. También suele contar con cabecero y piecero.
  2. Cama nido infantil: es, junto a la litera, la cama infantil recomendada para dormitorios compartidos entre niños. Posee una estructura elevada en cuya parte superior se coloca un colchón. Dentro de ella se integra una segunda cama que puede extraerse fácilmente y en la que puede dormir otro pequeño. Además, suele incluir cajones de almacenamiento.
  3. Cama infantil abatible: o canapé infantil. El somier y el colchón se puede levantar para acceder a un compartimento de almacenaje integrado en su estructura.
  4. Literas infantiles con escalera: es un tipo de cama doble o, incluso, de cama triple. Esto dependerá del número de colchones que permita usar. Aprovecha al máximo el espacio vertical de la habitación y es ideal para dormitorios infantiles pequeños. Suele contar con una escalera para subir y, en ocasiones, con un divertido tobogán para bajar.
  5. Cama infantil plegable: otra opción adecuada para habitaciones infantiles pequeñas. Su estructura puede plegarse y almacenarse ocupando muy poco espacio cuando no se usa.
  6. Cama infantil hinchable: similar a la cama plegable pero más destinada a aquellas ocasiones en las que el niño va a dormir fuera de casa.
  7. Cama infantil Montessori: es unisex y fomenta la autonomía del pequeño. Es una cama infantil baja que se sitúa a ras de suelo para que el niño pueda acostarse y levantarse sin ayuda. Incluso se permitirá empezar a aprender a hacer su cama.

¿Cómo debe ser el colchón para los más pequeños?

Comprar un colchón infantil dependerá de la edad del niño:

  • Colchones infantiles para bebés (0 a 3 años): debe ser cómodo y equilibrar la presión de manera uniforme para prevenir problemas relacionados con la aspiración de reflujos y, sobre todo, el síndrome de la muerte súbita del lactante.
  • Colchones infantiles para niños de entre 3 y 8 años: aquí la prioridad es que el pequeño pueda moverse y cambiar de postura con libertad. Debe estar fabricado en tela térmica con tratamiento anti-ácaros para prevenir alergias y resultar cálido. El nivel de firmeza dependerá del peso del niño:

- Hasta 10 kg: grado 1 de firmeza.

- Entre 10 y 20 kg: grado 2 de firmeza.

- Entre 20 y 30 kg: grado 3 de firmeza.

  • Colchones infantiles para niños de entre 9 y 12 años: deben ser bastante firmes ya que en esta fase los niños experimentan su etapa de crecimiento más importante. Después de los 12 años, pueden empezar a usar colchones para adultos.

Tipos de colchones para camas infantiles

Se diferencian en función del material de fabricación:

  • Colchones viscoelásticos infantiles: cuentan con un núcleo de espuma rígido sobre el que se sitúa una capa de viscoelástica de entre 3 y 8 cm más blanda, según el modelo. Son bastante económicos y se adaptan muy bien a la anatomía del niño. Pueden ser de dos tipos:

- Colchones viscoelásticos infantiles all season: se usan por un lado durante todo el año.

- Colchones viscoelásticos infantiles de doble cara: tienen un lado para verano y otro para invierno, por lo que hay que darles la vuelta dos veces al año.

Los colchones para camas infantiles más utilizados son viscoelásticos, de muelles o de látex. También los hay de poliuretano

  • Colchones infantiles de muelles: destacan por su excelente capacidad para transpirar. Sin embargo, si no cuentan con muelles ensacados, de hilo continuo o Bonell, son bastante ruidosos y no se adaptan excesivamente bien al cuerpo del niño. También son poco duraderos, aunque muy baratos.
  • Colchones infantiles de látex: pueden ser sintéticos, naturales o combinados. Se adaptan bien a la anatomía del pequeño y alivian mucho los puntos de presión, pero son caros y bastante pesados. También son los que peor transpiran.
  • Colchones infantiles de espuma de poliuretano: son los que se venden enrollados y deben dejarse 24 horas sobre la cama antes de usarlos para que se inflen. Resultan muy económicos, frescos y adaptables, pero son poco duraderos y se deforman con facilidad.

Antes de comprar un colchón para la cama infantil que tengamos, debemos considerar el tamaño de esta y, sobre todo, lo comentado anteriormente sobre la edad. Hasta cumplir los 12 años, no es recomendable que el niño use un colchón durante más de 3-5 años seguidos debido a su crecimiento. Por ello, puede que sea más rentable apostar por aquellas opciones más económicas (viscoelástica y espuma de poliuretano) antes que por otras más caras (látex y muelles ensacados, de hilo continuo o Bonell).

¿A qué edad está listo un niño para dormir solo?

La mayoría de pediatras afirman que los niños, a partir de los 3-6 meses, están preparados para dormir en su propio cuarto, aunque prestándoles una atención especial por razones obvias. Esta decrecerá hasta que cumpla los 2 años, momento en el que ya apenas requerirá asistencia de los padres para descansar en su propia habitación o en un dormitorio compartido con sus hermanos.

Muchos padres optan por dormir junto a sus hijos hasta que cumplen 3 o 4 años. Sin embargo, esto es contraproducente. Por un lado, ellos descansan peor ya que el sueño de los niños es más irregular que el de los mayores. También pierden una importante cuota de intimidad en pareja. Por otro, los pequeños no empiezan a adquirir esa independencia que van a necesitar, por ejemplo, al entrar al colegio. Además, cuanto más se retrase el momento de dormir separados, más problemático y largo será el proceso de adaptación.

¿Cómo hacer que mi hijo duerma solo en su habitación?

- Tomar una decisión definitiva: una vez que se ha decidido que el niño duerma solo, no hay vuelta atrás. Para que se acostumbre a ello debe saber que no existe ninguna opción de volver a la cama o al cuarto de sus padres. No importa si llora, grita o patalea.

- Hablar sobre sus miedos: pero sin entrar en su lógica infantil. Por ejemplo, aunque nos diga que en su armario o que debajo de la cama hay un monstruo, no debemos revisarlo, sino solo decirle que sabemos que es imposible. Eso le aportará seguridad.

- Colocar una lámpara: es muy efectivo si el niño tiene miedo a la oscuridad.

- Tranquilizarle: es importante dejarle claro que, si tiene una pesadilla o se encuentra mal, podremos escucharle desde nuestra habitación y que acudiremos a él.

- Fijar un ritual: arroparle, contarle un cuento, darle un beso... y siempre en el mismo orden para ayudarle a establecer una costumbre. Debemos salir de la habitación antes de que se duerma del todo.

- Despertarle con amor: así sabrá que, después de la noche, por la mañana seguimos estando ahí para darle toda nuestra ternura.

¿A qué edad está preparado un niño para dormir en una cama infantil?

Depende del crecimiento y del peso del niño. Generalmente, las cunas están pensadas para bebés de hasta 3 años, pero en muchas ocasiones es necesario comprar una cama infantil mucho antes debido a que el hijo ya es incapaz de darse la vuelta y moverse con libertad en ella. Este es otro buen momento para hacer que empiece a dormir en su propio cuarto si no se ha conseguido antes.

¿Cómo puedo hacer un cabecero de cama infantil?

Fabricar un cabecero infantil seguro y bonito es muy sencillo. En primer lugar, necesitaremos lo siguiente:

  1. Vamos a una carpintería y compramos una tabla de madera de pino o contrachapada. Debe tener 10-20 cm más de ancho que la cama para que sobresalga ligeramente por los lados. La altura tiene que ser de entre 80 y 100 cm.
  2. Acudimos a una ferretería y compramos los herrajes, tornillos y tacos que nos permitirán colgarlo.
  3. En una mercería o tienda similar, adquirimos espuma para relleno textil y la tela con la que vamos a envolver el cabecero.

Montar un cabecero para la cama de tus hijos dará un toque personal a su habitación

Ahora sí, vamos con la guía para hacer un cabecero infantil DIY:

  1. Colocamos los herrajes de sujeción en la madera. Dos son suficientes. Deben estar colocados a 20-25 cm de los extremos. No es recomendable poner los tornillos con una atornilladora eléctrica ya que a mano podemos hacerlo de forma más delicada.
  2. Ponemos la espuma sobre la parte delantera del cabecero. Podemos pegarla con adhesivo o con grapas.
  3. Envolvemos la tabla de madera con la tela y realizamos los orificios para dejar libres los herrajes de la parte trasera. Sujetarla con grapas es lo más sencillo.
  4. Realizamos los taladros en la pared teniendo en cuenta la posición de los herrajes y la altura de la cama.
  5. Colgamos el cabecero y ya estará listo.

Crea tú mismo una barrera para la cama de tu hijo

A todos nos da miedo que nuestro hijo se caiga de la cama en mitad de la noche y se haga daño al golpearse contra el suelo. Para evitarlo, lo mejor es fabricar una barrera para su cama infantil. Necesitaremos lo siguiente:

- Materiales: 2 perfiles de aluminio de 2 metros y otros 2 de 1 metro, tornillos auto-roscantes, escuadras de carpintero y tela suficiente al gusto.

- Herramientas: taladro o atornillador eléctrico, metro, lápiz, pistola de encolar y mordazas.

Una vez que lo tengamos todo, ya podemos fabricar una barrera para cama infantil siguiendo estas instrucciones:

  1. Medimos la cama y cortamos los perfiles de aluminio más largos en función de sus dimensiones. Los más pequeños deben tener entre 50 y 70 cm de alto, aproximadamente. Este corte debe ser recto, no en inglete.
  2. Unimos los perfiles usando los tornillos auto-roscantes y el taladro o atornillador eléctrico. Debemos asegurarnos de que forman ángulos exactos de 90º con la escuadra de carpintero.
  3. Presentamos la barrera sobre la cama y realizamos cualquier ajuste que pueda ser necesario. Aprovechamos para realizar las marcas en la madera a las que la atornillaremos.
  4. Hacemos los agujeros con un destornillador manual y un tornillo con mucha suavidad. A ellos sujetaremos dos pletinas de metal.
  5. Forramos la barrera con la tela elegida. Para sujetarla, usaremos la pistola de encolar.
  6. Colocamos la barrera y nos aseguramos de que queda firme y estable. ¡Listo!

Tips para hacer un dosel para cama infantil

Un dosel infantil es una cubierta textil que sirve para adornar la cama de los más pequeños y para evitar que sean víctimas de las picaduras de mosquitos mientras duermen. También lo podemos fabricar nosotros mismos fácilmente siguiendo esta guía:

  1. Compramos un trozo de tela de gasa o de mosquitera de, al menos, 3 x 3 metros. Si es demasiado, más adelante tendremos tiempo de cortarlo.
  2. Colocamos en el techo de la habitación cuatro ganchos. Deben quedar justo sobre la cama infantil.
  3. Necesitaremos también un alambre de, al menos, dos metros de largo cuyos extremos podamos unir formando un círculo.
  4. Fijamos ese círculo de alambre en la parte superior de la tela una vez que la hayamos colgado de los ganchos. Así le daremos forma.
  5. Cortamos la tela si ha quedado demasiado larga y el dosel para niños ya estará terminado.

¿Cómo evitar que el niño se caiga de la cama?

Ni siquiera las mejores camas infantiles son seguras si no tomamos cualquiera de las siguientes medidas de prevención para evitar caídas:

- Instalar una baranda o barrera en ambos lados de la cama o, si está junto a una pared, en el que queda libre.

- Colocar cojines, almohadas o rollos de espuma en los laterales de la cama para que, cuando el niño se gire, se tope con ellos y no pueda caerse.

Ambos sistemas son efectivos, económicos y totalmente recomendables.

¿Cómo hacer que los niños duerman en una litera de forma segura?

Según las opiniones en camas infantiles de padres y expertos, estos consejos son muy útiles para prevenir caídas y golpes en niños que duermen en literas:

- El niño mayor debe dormir siempre arriba. Se recomienda que, al menos, tenga 6 años de edad. La cama de abajo será para el menor.

- Colocar la litera junto a una pared para así eliminar el riesgo de caída por uno de los lados.

- Instalar barandas o barreras en el otro lado.

- Ubicar una escalera para que el niño que duerma arriba pueda bajar con facilidad. Las camas infantiles con tobogán también son útiles para ello, aunque necesitarán la escalera para subir.

- Fijar el colchón al somier para evitar que se mueva.

- Despejar los alrededores de la litera de objetos que puedan resultar peligrosos si, aún con todas estas medidas de seguridad, el niño se cae.

- Poner una lamparita al alcance de la mano del niño que duerme arriba. Así podrá iluminar la habitación sin molestar a su mano si necesita ir al baño en mitad de la noche.

Consejos para decorar la habitación de los más pequeños

Puede que acabemos de comprar una cama de cuento para niñas. O una cama de juegos para nuestro bebé. Da igual. Después nos quedará un largo camino para decorar el dormitorio infantil con estilo y sin descuidar la funcionalidad:

  1. Pintar las paredes en tonos claros y alternando el blanco con el celeste, el rosa pastel y tonalidades similares.
  2. Elegir una sábana y un edredón a juego con las paredes y que cuente con motivos infantiles divertidos.
  3. Comprar muebles que combinen con la cama dando prioridad al espacio y la funcionalidad. Por ejemplo, podemos adquirir una mesa de escritorio con su silla, una mesilla de noche y un armario infantil. Pero, si hay poco espacio, mejor suprimir la cómoda o el aparador y colocar una amplia alfombra para que el niño juegue en el suelo.
  4. Poner o pintar carteles inspiradores con su nombre y frases que le ayuden a motivarse.
  5. Colocar estrellas y contelaciones en el techo.
  6. Ubicar lamparitas en varios puntos de la habitación, sobre todo, si tiene miedo a la oscuridad.
  7. Dar prioridad a la luz natural mediante cortinas translúcidas.

¿Cuáles son las mejores camas infantiles del mercado?

Dentro de esta comparativa de camas infantiles han destacado especialmente las siguientes marcas por la buena relación calidad-precio de sus principales creaciones:

  1. Leomark: una marca centrada en el diseño de camas infantiles de estilo nórdico. Da prioridad a la seguridad y al aprovechamiento del espacio mediante barreras y cajones de almacenamiento en ellas.
  2. En.Casa: una excelente alternativa para quienes buscan camas infantiles de estilo minimalista más originales. Se especializa en el diseño de camas de suelo que, en muchos casos, incluyen una estructura superior de 'tipi' que facilita la colocación de un dosel o carpa de cama infantil.

Con toda esta información tendrás muy fácil acertar a la hora de comprar la mejor cama infantil para el dormitorio de tu hijo.

DeCompras

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios