'Reminiscencia': nada es más adictivo que el pasado
  1. Cultura
  2. Cine
estrenos de cine

'Reminiscencia': nada es más adictivo que el pasado

Una intriga detectivesca de los años 40 trasladada a un futuro distópico y vehiculada por una colección de estereotipos propios del ‘film noir’

placeholder Foto: 'Reminiscencia'.
'Reminiscencia'.

La premisa del primer largometraje de Lisa Joy tiene más de una similitud con la de ‘Westworld’, que creó a medias con su marido, Jonathan Nolan. Ambas ficciones, en efecto, hablan de la adicción que la nostalgia puede llegar a provocar y de los efectos secundarios —comerciales, sociales, criminales— derivados de ella, y ambas combinan elementos de ciencia-ficción con convenciones pertenecientes a géneros clásicos, el wéstern en la serie de HBO y el ‘film noir’ en la nueva película. De hecho, ‘Reminiscencia’ no es sino una intriga detectivesca de los años 40 trasladada a un futuro distópico, y vehiculada por una colección de estereotipos propios del ‘film noir’: una voz en ‘off’ cínica y fatalista, una enigmática ‘femme fatale’ y una enrevesada conspiración criminal que implica a las altas esferas, todo ello en el seno de una sociedad podrida de principio a fin.

En concreto, la película transcurre en una versión de Miami azotada por las secuelas de una guerra e inundada a causa del cambio climático. Allí, un exsoldado llamado Nick (Hugh Jackman) y su asistente (Thandiwe Newton) operan un negocio que ofrece a la gente la posibilidad de revivir sus recuerdos más preciados; en el pasado, la tecnología en la que se basa solía usarse en el Ejército como técnica de interrogatorio, pero ahora funciona principalmente como actividad recreativa; el futuro es tan sombrío que, aquellos que pueden permitírselo, pagan por escapar a tiempos mejores. Sobre el papel Nick, no es un detective —a veces, eso sí, colabora en las investigaciones policiales—, aunque no tarda en verse en el centro de una investigación personal: la desaparición de Mae (Rebecca Ferguson), la deslumbrante mujer que entró accidentalmente (o no) en su vida y que, tras convertirse rápidamente en el amor de su vida, desapareció de la noche a la mañana. Desde entonces, Nick pasa buena parte de su tiempo enchufado a la máquina de los recuerdos, repasando los grandes momentos de ese romance en busca de pistas.

Tráiler de 'Reminiscencia'.

Y mientras se adentra en el misterio de Mae, que por supuesto no es quien dijo ser —y ahí están un narcotraficante, un policía corrupto y varios maleantes más para atestiguarlo—, ‘Reminiscencia’ plantea varios misterios más: ¿por qué el futuro se parece tanto a las películas protagonizadas por Sam Spade y Philip Marlowe? ¿Por qué Nick, todo un militar condecorado, insiste en ponerse en peligro alocadamente, solo para ser rescatado una y otra vez de forma improbable? Entretanto, Joy apila con ahínco líneas narrativas en su mayoría carentes de la lógica preceptiva y las decora tanto con comportamientos estúpidos como con líneas de diálogo risiblemente florido —"Ella era una idea envuelta en un vestido ajustado", "el pasado no nos persigue, somos nosotros quienes perseguimos el pasado"— que resultan más propios de la parodia que del homenaje.

‘Reminiscencia’ se centra en una intriga romántica que en ningún momento llega a ser ni muy intrigante ni muy romántica

La película, es cierto, se muestra algo más cómoda mientras permanece instalada en el terreno de la ciencia-ficción para explorar las posibilidades de la técnica que le da título y recordar la profunda impresión que ciertos recuerdos son capaces de dejar en una persona. Joy apunta reflexiones sobre cómo, para algunos de nosotros, revivir una y otra vez el pasado puede resultar más reconfortante que afrontar el presente pese a ser conscientes del dolor que hacerlo inevitablemente causa. Sin embargo, en lugar de decir algo trascendente o siquiera revelador acerca de ello, ‘Reminiscencia’ prefiere centrarse en una intriga romántica que en ningún momento llega a ser ni muy intrigante ni muy romántica, en buena medida porque en su mayoría transcurre a través de una sucesión de escenas repetitivas en las que Nick, enfadado y triste, se comporta de forma completamente irracional.

Al final, nada de lo que ‘Reminiscencia’ dice resulta tan ilustrativo acerca de los peligros de la nostalgia como su existencia misma. Después de todo, se trata de una película que desperdicia las indudables posibilidades de su planteamiento con el fin de reciclar clichés de género, y que mientras tanto se dedica a referenciar sin descanso un sinfín de ficciones pasadas; resulta prácticamente imposible permanecer sentado frente a ella sin acordarse de títulos como ‘Blade Runner’, ‘Desafío Total’, ‘Minority Report’, ‘Vanilla Sky’, ‘Días extraños’ e innumerables exponentes del cine negro de hace siete y ocho décadas, y sin identificar todos los elementos que Joy probablemente ha tomado prestados de la obra más influyente de su cuñado Christopher, ‘Origen’. En última instancia, ‘Reminiscencia’ dedica demasiados esfuerzos a parecerse a otras películas y muy pocos a construir una identidad propia. Y eso hace que, irónicamente, pese a ser una película obsesionada con el acto de recordar, desaparezca inmediatamente de la memoria del espectador.

Cine Películas Cartelera y estrenos de cine
El redactor recomienda