ESTRENOS DE CINE

'Los ángeles de Charlie': ángeles... ¿por qué no acabáis con Charlie?

La nueva versión cinematográfica de la serie televisiva no levanta el vuelo como puesta al día en supuesta clave feminista de las aventuras de las tres agentes secretas

Foto: Kristen Stewart (i), Ella Balinska (c) y Naomi Scott, en 'Los ángeles de Charlie'. (Sony)
Kristen Stewart (i), Ella Balinska (c) y Naomi Scott, en 'Los ángeles de Charlie'. (Sony)

“Al cine 'exploit' no le hacen falta argumentos, le basta con mostrar cosas espectaculares como chicas disparando a filipinos en medio de la selva”, así resume el director Allan Arkush el aprendizaje básico de la escuela Roger Corman en 'Corman's World'. En este imprescindible documental que la cineasta Alex Stapleton dedicó al rey del cine de bajo presupuesto y padrino del Nuevo Hollywood, entre otras muchas cosas, queda claro cómo la ficción 'pulp', la serie B y la serie Z otorgaban a mujeres guerreras y a aguerridas pistoleras un protagonismo del que carecían en la gran industria de Hollywood. Eso sí, como también era habitual en la 'exploitation', pasando siempre por el peaje de la objetivación sexual.

El rey de la ficción televisiva de los setenta y los ochenta, el productor Aaron Spelling, tomó la idea prestada, la blanqueó para las audiencias familiares y la 'glamurizó' como era su estilo en 'Los ángeles de Charlie', esa serie en que tres atractivas policías pasaban a convertirse en agentes secretas al servicio de un misterioso padrino sin rostro pero con la voz seductoramente autoritaria de John Forsythe en la versión original.

La serie, protagonizada en origen por Kelly (Jaclyn Smith), Jill (Farrah Fawcett) y Sabrina (Kate Jackson), cubrió para quienes éramos niñas en ese momento la necesidad de un audiovisual que representara a mujeres heroínas de acción en los mismos roles activos y valientes que copaban los hombres en la mayoría de series y películas. También jugamos en nuestra infancia a 'Los ángeles de Charlie' porque ofrecía otra perspectiva insólita: el protagonismo compartido y colaborador de varias mujeres. Algo de lo que carecían tanto la mayoría de películas 'exploit' de chicas guerreras como el cine de gran presupuesto que, sobre todo en los años ochenta y a partir de títulos como 'Alien, el octavo pasajero' y 'Terminator', empezó a confiar en actrices como Sigourney Weaver o Linda Hamilton para comandar la acción.

Así que resultaba inevitable que el cine se volviera a fijar en 'Los ángeles de Charlie' en esta época de necesaria reivindicación de películas de gran presupuesto que otorguen un mayor protagonismo a las mujeres también como grupo, a la manera de tantos otros filmes de acción que fichan a equipos masculinos. Hollywood se ha tomado la apuesta en serio y, en un gesto poco habitual en el 'blockbuster', ha confiado en una sola persona, Elisabeth Banks, para las funciones de directora, guionista, coproductora y coprotagonista. Actriz con una larga trayectoria, Banks debutó tras las cámaras en la segunda entrega de 'Pitch Perfect', un gran ejemplo (sobre todo el primer título) de comedia universitaria en clave femenina. En el elenco de las nuevas ángeles, una actriz de sobras conocida, aunque no en este tipo de papeles, como Kristen Stewart (Sabina) comparte cartel con las británicas Ella Balinska (Jane), en su primer papel destacado, y Naomi Scott (Elena), a quien vimos hace pocos meses en 'Aladdin'.

La película arranca con Sabina (que no Sabrina, como recalca el propio personaje) reafirmando ante un criminal que aprecia su físico pero desdeña sus habilidades que “las mujeres pueden hacer cualquier cosa”, mientras lo inmoviliza a la espera de que llegue todo el equipo de refuerzo. Queda claro que 'Los ángeles de Charlie' edición 2019 se va a mover por el terreno del feminismo en su reivindicación de mujeres poderosas que se enfrentan al mismo tiempo al mal y a los micromachismos. Aquí es donde Banks se supone que debía marcar la diferencia. Pero 'Los ángeles de Charlie' queda como un ejemplo de feminismo 'mainstream' que se limita a repetir eslóganes vistosos, dibujar personajes masculinos que sueltan frases machistas de catálogo y celebrar la fuerza física de las mujeres. Pero evita agitar de verdad las entrañas del cine de Hollywood de gran presupuesto con propuestas como otorgar papeles protagonistas a actrices que no encajen en su modelo estético o atreverse a que Kristen Stewart ejerza también en la pantalla de mujer no heterosexual y no limitarse a apuntar a su orientación bi o lesbiana de forma vergonzosamente tímida. O, ya de paso, las tres ángeles y el resto de colegas podrían conjurarse para acabar de una vez por todas con Charlie, encarnación clara de cómo en la ficción se ha tolerado el protagonismo femenino siempre y cuando fuera tutelado por un poder supremo masculino.

Charlie muestra cómo la ficción ha tolerado el protagonismo femenino siempre y cuando fuera tutelado por un poder supremo masculino

Banks prefiere atajar la incomodidad evidente que supone la figura de Charlie en un filme de vocación feminista de una forma mucho menos radical y un tanto tramposa... La película tampoco explota a fondo un arma que en este caso le hubiera resultado más efectiva, la vertiente más pop, autoparódica y desenfadada que desde un protagonismo femenino se puede dotar a un filme de este tipo, algo que tuvieron mucho más claro en las dos franquicias anteriores de la serie. A favor de Banks, la mejor secuencia del filme implica un caos generado por una serie de personajes con la misma apariencia de chica rubia con la cabellera cortada a tazón.

Cartel de 'Los ángeles de Charlie'.
Cartel de 'Los ángeles de Charlie'.

En una escena de 'Los ángeles de Charlie', la Bosley que encarna Banks suelta un chascarrillo a propósito de 'Fast and Furious: a todo gas' que le acaba saliendo por la culata. Porque su película queda muy lejos de los filmes de los coches tuneados en lo que a concebir la acción se refiere. La saga automovilística consigue transmitir la pasión de sus protagonistas por la velocidad y el riesgo a bordo de sus coches a través de secuencias de un dinamismo vertiginoso. Mientras que Banks se conforma con cubrir el expediente en lo que a las persecuciones y escenas de tensión respecta, sin aportarles ni un ápice de excitación, originalidad o pericia profesional. Tampoco brilla demasiado el filme en su vertiente de comedia, un territorio en que la directora y guionista podría haberse desinhibido, pero se conforma con que sus protagonistas le suelten algún chasco previsible al machista de turno y actúen según manda su rol: Sabina con cierta desvergüenza alocada (el potencial cómico de Stewart daba para mucho más), Elena con la torpeza de la principiante y Jane con la seguridad de la profesional. 'Los ángeles de Charlie' queda por tanto como la oportunidad perdida para servir una gran comedia de acción en que el protagonismo femenino marcara de verdad la diferencia.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios