estrenos de cine

'Lou Andreas-Salomé', la mujer fatal que cautivó a la Europa de fin de siglo

La fascinante figura de la pensadora que enamoró a Nietzsche y a Rilke centra esta película biográfica que no consigue estar a la altura de su extraordinaria personalidad

Foto: 'Lou Andreas-Salomé'.
'Lou Andreas-Salomé'.

A la hora de rescatar una figura como la de Lou Andreas-Salomé se incurre en el riesgo de valorarla no tanto por sus propios méritos sino por la fascinación que provocó en terceros, más si estos forman parte de la flor y nata de la intelectualidad europea del paso del siglo XIX al XX. ¿Quién fue esa mujer capaz de desarmar al misógino de Nietzsche, subyugar al joven poeta Rilke y provocar elogios por parte de Sigmund Freud? A estas alturas todavía no es fácil aproximarse a esta escritora a través de sus propias obras, algunas pendientes todavía de ser traducidas al español, y entre las que se encuentran desde un diario sobre un viaje a su Rusia natal con Rilke, pasando por un ensayo en torno a la obra y personalidad de Nietzsche, estudios pioneros sobre la sexualidad femenina, un análisis de las mujeres en la obra de Ibsen y novelas de diversa índole. En cambio, siempre le antecede su poder de atracción, la imagen de una mujer adorada por esa serie de hombres que, según asevera la Wikipedia en español, “suspiraron más de una vez por ella”. Durante años, Lou Andreas-Salomé fue básicamente la 'femme fatale' de la Europa del cambio de siglo.

La directora Cordula Kablitz-Post intenta profundizar en la figura de Lou Andreas-Salomé en este film biográfico cuyo planteamiento convencional queda compensado por la excepcionalidad de la persona que retrata. Hasta cuatro actrices encarnan a esta psicoanalista nacida en San Petersburgo en 1861 a lo largo de diferentes etapas de su vida, desde su infancia en Rusia cuando su padre la reprende por trepar a un árbol como un muchacho cualquiera hasta su senectud en Gotinga en los años treinta del pasado siglo, donde pasó los últimos meses de su existencia bajo la “sospecha” de ser una intelectual judía (en verdad sus antepasados eran hugonotes).

La película resigue su trayectoria por varios países europeos a la par que sus amistades y amoríos heterodoxos con varios hombres. Sobre todo detalla uno de los aspectos más llamativos de la personalidad de Salomé: su opción durante años por el celibato. Para la escritora, mantenerse alejada del sexo era una cuestión intelectual, y no moral. Fue su manera de garantizar que los hombres se relacionaban con ella en los mismos términos que con el resto de sus congéneres. De este punto de partida, intentó construir una suerte de miniutopía comunitaria que debían habitar Nietzsche, el también filósofo Paul Rée y ella misma en perfecta comunión de pensamiento. Sin embargo, su intento idealista de convivir con dos hombres que la apreciaran por encima de la atracción sexual resultó un fracaso.

Química explosiva

Kablitz-Post tampoco explota la potencialidad de este planteamiento, no sabe hacer brillar la química explosiva de este 'menage à trois' filosófico, a la manera que sí supo hacer David Cronenberg en 'Un método peligroso' a partir de la tríada Sigmund Freud, Carl Jung y Sabina Spielrein. Como relata la película, cuando Salomé descubrió su propia sexualidad junto a Rainer Maria Rilke, el poeta cuya trayectoria ella misma ayudó a impulsar, asumió la paradoja de comprender finalmente la exaltación de lo dionísico por parte de Nietzsche cuando ambos ya se habían distanciado. Su matrimonio igualmente blanco con Friedrich Carl Andreas y el vínculo con la hija que este, supuestamente, tuvo con la criada, confirman a Salomé como una mujer mucho más liberada respecto a las convenciones sociales y a la institución familiar que la mayoría de hombres de su entorno.

La mayoría de escenas están pensadas para forjar la imagen de Salomé como fémina extraordinaria y rebelde contra su tiempo

Kablitz-Post elabora la película ajustándola al molde de 'biopic' “sobre una gran mujer”. La mayoría de escenas están pensadas para forjar la imagen de Salomé como fémina extraordinaria que se rebela contra las restricciones de su tiempo. Su madre siempre le recrimina que estudiar no es cosa de mujeres mientras ella emprende su propio camino de aprendizaje filosófico sin esperar padrinos ni referentes de su propio sexo; los hombres caen fascinados por ella desde su tierna adolescencia, empezando por el maestro al que ella misma se encomienda para recibir enseñanzas cuando todavía es menor, hasta el joven que redacta sus memorias una vez ya retirada en Gotinga; en reuniones y conferencias la agasajan y celebran. Su visión del sexo y de la familia va a contracorriente.

Cartel de 'Lou Andreas Salomé'.
Cartel de 'Lou Andreas Salomé'.

Pero los hitos de su vida pública y la admiración de su entorno ensombrecen aspectos de la vida de Salomé que hubiera resultado oportuno destacar. Poco parece interesarle a Kablitz-Post su vida personal lejos de los grandes hombres que la adoraron, aspectos de su intimidad que no ilustren gestas protofeministas o los pormenores de su pensamiento filosófico y psicoanalítico. El único rasgo estilístico con que la directora adorna su película son esas postales antiguas que parecen cobrar vida para situarnos en las diferentes localizaciones por donde se movió la protagonista. Son sobre todo las cuatro actrices que encarnan a Salomé, en particular las dos adultas Katharina Lorenz y Nicole Heesters, quienes consiguen irradiar en sus edades respectivas ese magnetismo al tiempo intelectual y erótico que caracterizó a esta pensadora única y marcó la vida cultural de su época.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios