estrenos de cine

'Musa': la inspiración es una dama siniestra

Con 'Musa', Jaume Balagueró retorna al género que definió su carrera antes de 'REC', el thriller sobrenatural, aquí con excusa literaria pero resultados poco inspirados

Foto: El director Jaume Balagueró vuelve al terror con 'Musa'. (Filmax)
El director Jaume Balagueró vuelve al terror con 'Musa'. (Filmax)

¿Escribió William Shakespeare sus sonetos más indescifrables bajo la advocación de una dama oscura? ¿Inspiró a John Milton los versos de 'El paraíso perdido' una misteriosa muchacha toscana a la que vio bailar en las afueras de Florencia? La figura de la musa es recurrente en la historia del arte. A partir de la novela 'La dama número 13' de José Carlos Somoza, Jaume Balagueró le da la vuelta en su nueva película para presentarla no como una luminosa influencia que alumbra la vena creativa de todo autor sino como una siniestra fémina fantasmagórica que transmite su maldad a través de la literatura.

'Musa' también supone el regreso del director de 'Los sin nombre' al terreno donde se siente más cómodo, el del thriller sobrenatural de regusto clásico y vocación internacional. Aunque la obra original transcurre en localizaciones muy concretas de Barcelona, Madrid y la Provenza, Balagueró ha trasladado la acción a Irlanda, lo que contribuye a otorgarle a una película que sucede en la actualidad un adecuado toque gótico en algunos momentos, gracias a la ambientación en espacios como el Trinity College, los caserones escondidos en medio de la maleza y el sanatorio abandonado de turno.

El protagonista, Samuel (Elliot Cowan), es un popular profesor universitario del Trinity College que mantiene una relación con una de sus mejores alumnas, una Beatriz (Manuela Vellés) que al inicio del film se luce leyendo un fragmento del 'Infierno' de Dante. Poco después ella se suicida sin motivo aparente y a partir de entonces Samuel vive atormentado por una pesadilla en torno al asesinato ritual de una mujer en una mansión. Tras un año de baja, y al poco de regresar a su trabajo en la Universidad, se produce un crimen calcado a aquel con el que el protagonista sueña por las noches. Decide investigar el asunto y así descubre que hay otra chica, Rachel (Ana Ularu), que ha tenido su mismo sueño. Ambos unen fuerzas para resolver un enigma que implica a un misterioso círculo de apasionados radicales de la literatura más hermética y a un grupo de siete musas de intenciones malignas.

El código del Mal

En 'Musa' la temática habitual del cine de Balagueró, el Mal manifestándose de forma oculta o clandestina en el mundo presente, adopta una estructura narrativa típica de los thrillers con excusa pseudointelectual estilo 'El código Da Vinci'. Así, la pareja protagonista la conforman un profesor universitario y su inesperada compañera femenina que avanzan de pista en pista literaria hasta desvelar un misterio final. La conclusión entraña un ritual ocultista con sus propias reglas a descubrir. Y aquí los códigos a descifrar, además de las habituales fotos antiguas y los personajes con identidad secreta, son poemas de escritores famosos.

'Musa'
'Musa'

'Musa' presenta una extraña paradoja. Mientras que Samuel nos introduce por los caminos del thriller fantástico, su compañera de sueños Rachel sufre su propia película de terror como inmigrante obligada a prostituirse por un violento mafioso de medio pelo. En cierta manera, Rachel entronca con tantas otras mujeres dolientes del cine de Balagueró, desde la madre encarnada por Emma Vilarasau capaz de todo para encontrar a su hija desaparecida en 'Los sin nombre', pasando por la Calista Flockhart protectora de niños indefensos en 'Frágiles' a la Marta Etura atormentada por su portero en esa actualización del gótico doméstico que es 'Mientras duermes'. Aunque también deviene una figura trágica marcada por lo sobrenatural, en la primera parte del film Rachel se nos presenta como la protagonista de lo que podría ser el típico drama de realismo social ambientado en las islas británicas.

Cuando la película se mueve en este registro alejado del thriller sobrenatural surgen momentos de tensión más potentes

Y lo curioso es que cuando la película se mueve en este registro alejado del thriller sobrenatural surgen momentos de tensión más potentes que los sustos provocados por las entidades del más allá. Porque a Balagueró se le nota cómodo y eficaz moviéndose en su hábitat natural, pero al mismo tiempo en 'Musa' recurre en exceso a motivos más que vistos tanto en su propia obra como en el fantástico que triunfaba en el cambio de siglo, desde las figuras espectrales que aparecen y avanzan por los pasillos a las mujeres fantasmagóricas con el rostro tapado por la melena oscura. Por no hablar de esos elementos tan gastados en todo tipo de thrillers, como la cajetilla de cerillas como pista para localizar el lugar de trabajo de una persona, el viejo profesor con respuestas que vive retirado en algún sitio o el giro de guion final que ya no despierta ningún tipo de sorpresa.

Cartel de 'Musa'
Cartel de 'Musa'

La película está atravesada por una idealización tan hermosa como naíf del poder de la poesía: los versos como armas capaces de grabarse en tu carne, de atormentar, de matar, incluso de devolver la vida, todo ello de forma literal y no metafórica. No faltan las citas a poetas famosos, desde el autor de 'La Divina Comedia' al Milton de 'El paraíso perdido' pasando por el inevitable William Blake. Pero la profusión de un imaginario que remite a la poesía no salva a 'Musa' de resultar tremendamente prosaica, tanto sus diálogos meramente funcionales como en la propia concepción de la imagen y el relato cinematográficos. 'Musa' en definitiva es una película que se apoya en los enigmas, pero no transmite ninguna clase de misterio.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios