estrenos de cine

'Geostorm': la madre de todas las catástrofes (en todos los sentidos)

La película terminó de rodarse en 2014 y lleva desde entonces arrastrando una producción chapucera y un rodaje desastroso. Tres años después, por fin se estrena

Foto: Gerard Butler protagoniza 'Geostorm'. (Warner)
Gerard Butler protagoniza 'Geostorm'. (Warner)

Hasta hace poco, los responsables de 'Geostorm' solo tenían que preocuparse por si el público realmente quería ver una película cuyos numerosos problemas de producción ya habían sido ampliamente publicitados y ridiculizados 'online': a pesar de que su rodaje se completó a finales de 2014, una serie de desastrosos 'test screenings' obligaron a posponer su estreno comercial hasta en tres ocasiones, mientras el productor Jerry Bruckheimer se encargaba de supervisar la filmación de nuevas escenas con el fin de corregir la chapuza al parecer perpetrada inicialmente por el director Dean Devlin.

A ese hándicap, claro, ahora se le suma otro de naturaleza muy distinta: la dudosa conveniencia de estrenar un 'blockbuster' que escenifica con todo lujo de detalles una serie de desastres naturales solo unas pocas semanas después de que huracanes, inundaciones y desplazamientos de tierra diezmaran territorios como México, Florida, Sierra Leona y Puerto Rico.

Gerard Butler protagoniza 'Geostorm'. (Warner)
Gerard Butler protagoniza 'Geostorm'. (Warner)

Y es que 'Geostorm' aspira a ser la madre de todas las películas de catástrofes. No es cine de tornados como 'Twister' (1996) ni de terremotos como 'San Andreas' (2015) ni de inundaciones como 'El día de mañana' (2004) ni de desastres espaciales como 'Armagedón' (1998), sino todo eso a la vez, una bacanal de catástrofes compactadas en un solo espectáculo generado por ordenador: gigantescas granizadas caen sobre Tokio, olas monumentales envuelven Dubái, olas de calor y tormentas eléctricas asolan India, Rusia y Río de Janeiro mientras anónimos figurantes miran aterrados al cielo.

La película inicialmente se sitúa en 2019. Ante una sucesión de devastadores sucesos climáticos, la comunidad internacional se ve obligada a buscar soluciones. El ingeniero espacial Jake Lawson (Gerard Butler) recibe el encargo de diseñar una red de satélites que, una vez lanzados a la atmósfera, logran neutralizar los caprichos meteorológicos. Posteriormente, a causa de sus problemas de actitud, Lawson es apartado del proyecto, ¿y quién mejor para sustituirle que su políticamente ambicioso hermano, Max (Jim Sturgess)?

Otra imagen de 'Geostorm'. (Warner)
Otra imagen de 'Geostorm'. (Warner)

Tres años después, la estación espacial desarrolla una serie de fallos de funcionamiento que amenazan la existencia de toda la humanidad. Cientos de personas son congeladas en una aldea de Afganistán, y los conductos de gas del metro de Hong Kong explotan a causa del calor. Jake es la única persona capaz de reparar el sistema porque, aparentemente, en su día no le explicó a nadie más cómo hacerlo. Como resultado, los dos hermanos Lawson deberán poner sus diferencias a un lado para salvar el mundo: Jake es enviado al espacio exterior para hacer lo único que Gerard Butler sabe hacer en pantalla, mientras desde la Tierra Max se dedica a investigar un 'hackeo' y un complot que resultan provenir de los pasillos de la Casa Blanca.

Es una combinación de cuatro géneros: el cine de catástrofes, la aventura espacial, la intriga política y el misterio criminalEn otras palabras, 'Geostorm' es una combinación de cuatro géneros: el cine de catástrofes, la aventura espacial, la intriga política y el misterio criminal descaradamente obvio. De por sí poco armonioso, el cóctel se ve lastrado por personajes de cartón piedra y situaciones narrativas ilógicas o al menos altamente improbables, aderezadas de torpe sentimentalismo y chistes poco oportunos desperdigados en un escenario de vida o muerte.


Dean Devlin dirige esta muestra de cine de catástrofes. (Warner)
Dean Devlin dirige esta muestra de cine de catástrofes. (Warner)

El elenco de personajes incluye a un político estadounidense cabreado por el hecho de que su país se haya convertido en el cajero automático del resto del mundo, a través del que la película finge denunciar que la causa del cambio climático es el egoísmo norteamericano. De cualquier modo, Devlin no deja que la agenda política entorpezca sus verdaderas intenciones: sacar provecho del morboso espectáculo visual que la destrucción fulminante de ciudades enteras proporciona.

Cartel de 'Geostorm'.
Cartel de 'Geostorm'.

Devlin se curtió profesionalmente como productor y guionista de Roland Emmerich, y se nota. 'Geostorm' no solo recicla el tipo de premisa climatológica que el director alemán ya manejó en títulos como 'El día de mañana' (2004) y '2012' (2009), sino que directamente le copia la premisa a la primera película de Emmerich, 'El principio del arca de Noé' (1984) —que ya imaginaba catástrofes causadas por estaciones espaciales meteorológicas—. Además, aquí Devlin vuelve a echar mano del patrioterismo y el exceso emocional sobre los que en su día construyó los guiones de 'Independence Day' (1996) e 'Independence Day: contraataque' (2016). El problema es que Devlin solo dispuso de 80 millones de dólares para levantar el tipo de película que solo tiene sentido si está llena de costosos efectos especiales. Como resultado, las escenas de destrucción no son solo muy pocas sino también lo suficientemente toscas como para impedir que luzca sustancialmente mejor que una producción de SyFy de perfil alto.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios