ESTRENOS DE CINE

'Fences', vallas y sueños rotos para cercar los Oscar

'Fences' se acerca más al teatro grabado que al cine, aunque conozca los mecanismos del lenguaje cinematográfico y los utilice de forma académica

Foto: Stephen Henderson, Denzel Washington y Jovan Adepo, en un fotograma de la película.
Stephen Henderson, Denzel Washington y Jovan Adepo, en un fotograma de la película.

"Algunos construyen vallas para mantener a la gente fuera. Otros construyen vallas para mantener a la gente dentro". En su tercer largometraje como director, Denzel Washington ha rescatado la obra teatral 'Fences' —es decir, vallas—, escrita por el dramaturgo estadounidense August Wilson y ganadora del Pulitzer y del premio Tony en 1987. Y con un retrato sobre sueños rotos y familias atomizadas en el contexto de la lucha por los derechos de la comunidad afroamericana en el Pittsburg de los años cincuenta, 'Fences' ha conseguido cuatro nominaciones a los Oscar, entre ellas a mejor película.

'Fences', vallas y sueños rotos para cercar los Oscar

Sin embargo, quizá por haberse encargado el propio Wilson —que falleció en 2005 y que no tenía demasiada experiencia como guionista de cine— de adaptar su texto a la gran pantalla, la película no consigue despojarse del todo de los ademanes teatrales, evidenciados sobre todo en los soliloquios de los personajes y en algún giro de guion demasiado súbito y desconcertante. Aunque también es verdad que la cinta, gracias a los orígenes de la obra, se sostiene sobre unos diálogos sólidos y una acción dramática muy bien construida, por lo que la labor de Washington como director se limita a capturar la esencia de las actuaciones, sin virguerías ni heterodoxia —quizá peque de algún subrayado de más—, y a recoger el relato de los personajes y a darles movimiento dentro de los principales espacios: la casa y el jardín trasero en el que hay que construir la valla que da nombre a la película.

Jovan Adepo y Denzel Washington, dispuestos a construir la valla.
Jovan Adepo y Denzel Washington, dispuestos a construir la valla.

'Fences' es un filme de personajes y actores. De acentos —lástima que se pierda en el doblaje— con los que Washington, tanto en su rol de actor como de director, consigue capturar la esencia de la jerga de los barrios negros, llena de sonoridad, giros y expresiones coloridas, y sumergir al espectador en la cotidianidad de una familia humilde que para sobrevivir tiene que enfrentarse a varios monstruos internos.

'Fences' es un filme de personajes y actores. De acentos llenos de sonoridad, giros y expresiones coloridas

'Fences' pivota en torno a la figura de Troy Maxson (Washington), un trabajador del servicio de recogida de basuras que comienza a reivindicar en su empresa la mejora de las condiciones laborales de los operarios negros. A lo largo de la película, Troy irá revelando a través de anécdotas —algunas reales, otras ficticias— cómo ha sobrevivido a una infancia y juventud marcadas por la violencia, el desarraigo y la criminalidad, y la fuerza —y alguna artimaña dudosa— con la que ha luchado por intentar escapar del determinismo social.

Fotograma de 'Fences'.
Fotograma de 'Fences'.

La familia sirve como microcosmos a imagen y semejanza de la sociedad estadounidense de mediados de los cincuenta, cuando los viejos órdenes sociales empiezan a dejar paso a una nueva estructura más aperturista. De un régimen segregacionista a uno algo más integrador, aunque no lo suficiente. Ambos modelos luchan por imponerse, tanto dentro como fuera de las vallas de la familia Maxson. "Los de color tienen que ser el doble de buenos en lo que hacen" para conseguir las mismas condiciones que los blancos, se lamenta el protagonista. "Los tiempos están cambiando", le responde su familia. Sin embargo, en la intimidad de su casa, Troy reproduce los modelos más reaccionarios en sus relaciones con su mujer, Rose (Viola Davis), y sus hijos, Lyons (Russell Hornsby) y Cory (Jovan Adepo).

"Los de color tienen que ser el doble de buenos en lo que hacen", se lamenta el protagonista. "Los tiempos están cambiando", responde su familia

Porque Troy es un personaje preso de la amargura y de las frustraciones, que acaba volcando en su propia familia. Una figura compleja, en algunos momentos despreciable, en otros penosa, en otros heroica. Siente que le han arrebatado todo su potencial en la vida simplemente debido a su color de piel, una herida que le impide dejar crecer a quienes están a su alrededor, especialmente a sus hijos. Si él no ha cumplido su sueño, sus hijos tampoco. Lyons —nacido de una relación anterior a Rose— es músico y recorre las salas de conciertos de Pittsburg con su banda, pero su padre nunca ha ido a verle actuar, mientras que Cory es una promesa del fútbol americano, un reflejo de las aspiraciones del propio Troy, que nunca acabó de hacer despegar su carrera deportiva como jugador de béisbol.

Troy, obsesionado con las responsabilidades como cabeza de familia, busca además una libertad de espíritu que le aleje, aunque sea momentáneamente, de una existencia rutinaria, de carencias económicas y prosaísmo. Una búsqueda que intenta sofocar con botellas de ginebra, pero con la que arrastra a la abnegada Rose, entregada íntegramente al papel de madre, esposa y administradora de la casa. Rose, además, quiere mantener a toda costa la integridad de su familia, cuando a su alrededor todo lo que ha conocido son mujeres abandonadas, hombres que abandonan, medio hermanos que acaban siendo simples desconocidos entre sí.

Denzel Washington y Viola Davis repiten los personajes que ya interpretaron en Broadway.
Denzel Washington y Viola Davis repiten los personajes que ya interpretaron en Broadway.

'Fences' se acerca más al teatro grabado que al cine, aunque conozca los mecanismos del lenguaje cinematográfico y los utilice de forma académica. Y es el triángulo interpretativo de Washington, Davis y Stephen Henderson —entrañable en su papel de Bono, el mejor amigo de Troy— la mayor cualidad de una película en otros aspectos no excesivamente destacable. Cuando coinciden los tres juntos, aportan textura, sabor y ritmo a la cinta, demostrando una química palpable. Como curiosidad, aunque Washington no fue ni el primero ni el único en optar al papel, tanto él como Davis ya habían interpretado a sus respectivos personajes en la producción que llevó la obra a Broadway en 2010. Y se nota.

Cartel de 'Fences'.
Cartel de 'Fences'.

Pero sorprende que 'Fences', siendo una buena historia pero un filme del montón, esté en la pugna final por el oscar a mejor película —más comprensibles son las nominaciones de Washington y Davis como actores protagonistas—, aunque quizá la decisión tenga más sentido si la academia pretende hacer con ella una declaración de intenciones y enmendarse tras la polémica de los #OscarsSoWhite, valorando más su cualidad como revulsivo social que su calidad cinematográfica.


Eulàlia IglesiasEulàlia Iglesias

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios