Es noticia
Menú
Gerard Depardieu e Isabelle Huppert resucitan a un muerto
  1. Cultura
  2. Cine
última jornada del festival

Gerard Depardieu e Isabelle Huppert resucitan a un muerto

Los dos iconos del cine francés protagonizan un filme sobre la relación entre vivos y muertos, tema compartido por la otra película a competición

Foto: Gerard Depardieu (izq) e Isabelle Huppert (dcha) posan durante la presentación de la película "Valley of Love"
Gerard Depardieu (izq) e Isabelle Huppert (dcha) posan durante la presentación de la película "Valley of Love"

La relación de los vivos con la muerte se ha convertido en un tema recurrente en este Festival de Cannes. También está presente en las penúltimas películas que se han programado en la competición por la Palma de Oro. En Chronic, primera incursión en el cine estadounidense del mexicano Michel Franco, Tim Roth interpreta a un enfermero encargado de cuidar a pacientes terminales. La dedicación de David excede los límites de la mera profesionalidad. No solo cuida a los enfermos con esmero, también les acompaña emocionalmente. Se interesa por su vida, por sus gustos y aficiones, por todo aquello que les puede hacer sentir mejor. David trabaja para una agencia que presta sus servicios a particulares. Sus clientes no son personas especialmente desatendidas. La mayoría viven con sus familias y David cubre esas carencias que los parientes no pueden o no quieren paliar.

El protagonista de Chronic se mueve en esa difusa frontera que separa el deber profesional y el lazo afectivo con sus pacientes. Un territorio fértil para plantear algunos dilemas en torno a las necesidades de las personas que se encuentran en el umbral de la muerte. ¿Puede un familiar por sí solo satisfacer todos los requerimientos de un enfermo terminal? ¿Hasta qué punto nos preocupa que un cuidador desarrolle una relación más que profesional con el pariente del que se hace cargo? ¿Se aprovechan los enfermos de su situación para practicar el chantaje emocional? ¿Qué posición tomar si alguno solicita asistencia para su suicidio?

'Chronic' es un gran medida una obra al servicio del talento de  Tim Roth

Michel Franco sigue el trabajo de David con algunos de sus pacientes para esbozar todos estos interrogantes. Las motivaciones del personaje resultan opacas a primera vista. La sospecha que Chronic podría ser la enésima película que presenta un retrato quirúrgico de un presunto cuidador que acaba matando a sus pacientes se desvanece por fortuna al principio del metraje. El filme da algunas pistas sobre por qué David acaba convirtiendo a sus pacientes en aquella familia de la que carece. Y evita caer en los planteamientos más morbosos que propicia el tema. Pero tampoco llega a desarrollar con profundidad ninguno de los dilemas planteados. Franco opta por atajarlos con un final sorpresa tan chocante como innecesario.

Franco se dio a conocer internacionalmente en el Festival de Cannes cuando ganó el Premio Un Certain Regard por su segundo largometraje Después de Lucía (2012), un drama en torno a una muchacha víctima de violentos abusos por parte de sus compañeros de escuela que bebía directamente del cine de Michael Haneke. Tim Roth era el presidente del jurado que decidió premiar a Franco y el director decidió proponerle protagonizar su nueva película. Chronic es un gran medida una obra al servicio del talento de Tim Roth, que lleva a cabo una sobria interpretación de un personaje confrontado a más de una situación límite. Franco le sitúa así en la lista de aspirantes al Premio a la Mejor Interpretación Masculina de Cannes 2015.

Vacas sagradas

También es una película de actores Valley of Love de Guillaume Nicloux. El director de El secuestro de Michel Houellebecq embarca a dos de los grandes nombres del cine francés, Gérard Depardieu e Isabelle Huppert, en un viaje por el Valle de la Muerte californiano en memoria de su hijo recientemente fallecido Michael. Huppert y Dépardieu solo habían coincidido en la gran pantalla un par de veces antes ya hace más de tres décadas: en Los rompepelotas (Bertrand Blier, 1974) y en Loulou (Maurice Pialat, 1980).

Michael escribe una carta a sus padres, ahora separados, antes de suicidarse. Les convoca en una fecha concreta en el Death Valley para lo que el chico anuncia como un misterioso reencuentro. La misiva reúne a Isabelle y Gérard, que no se habían visto en años, y ahora deben confrontar su pasado y la muerte de su hijo en un paisaje tan extraño como de aplastante personalidad como es el Valle de la Muerte, el lugar más caluroso y árido de Estados Unidos.

Nicloux explota bien la fuerza y la química entre ambos actores

Aunque no se trate de una docuficción tan explícita como su filme anterior, Nicloux también juega en Valley of Love a mezclar elementos de la vida real de sus intérpretes con la ficción. No solo los dos actores mantienen su nombre en la historia, además Depardieu encarna a un intérprete más o menos afamado, el típico al que la gente reconoce aunque no sepa nombrar ninguno de los filmes en que ha participado. Tampoco se puede olvidar que el actor francés se enfrentó a un dolor semejante al de su personaje cuando su hijo Guillaume falleció en 2008. Nicloux explota bien la fuerza y la química entre ambos actores y uno de los mejores momentos de Valley of Love es aquel en que ambos se muestran su afecto. Aunque la película sobre todo intenta mostrar cómo un paisaje concreto acaba afectando física y anímicamente a los personajes, hasta el punto de funcionar como catalizador de sus emociones.

El Valle de la Muerte se convierte así en un espacio de intermediación entre los padres afligidos y el chico muerto. Nicloux sin embargo no consigue cristalizar ese momento de trascendencia que busca el filme donde se note la presencia cuasi física de los muertos entre los vivos. Ni tan siquiera aprovecha el potencial cinematográfico del omnipresente Valle de la Muerte, que tan bien filmaron antes que él otros directores europeos como Michelangelo Antonioni en Zabriskie Point. A una película de cerrar la competición oficial, Chronic y Valley of Love se sitúan en las quinielas del palmarés por sus actores más que por sus directores o por su resultado final.

La relación de los vivos con la muerte se ha convertido en un tema recurrente en este Festival de Cannes. También está presente en las penúltimas películas que se han programado en la competición por la Palma de Oro. En Chronic, primera incursión en el cine estadounidense del mexicano Michel Franco, Tim Roth interpreta a un enfermero encargado de cuidar a pacientes terminales. La dedicación de David excede los límites de la mera profesionalidad. No solo cuida a los enfermos con esmero, también les acompaña emocionalmente. Se interesa por su vida, por sus gustos y aficiones, por todo aquello que les puede hacer sentir mejor. David trabaja para una agencia que presta sus servicios a particulares. Sus clientes no son personas especialmente desatendidas. La mayoría viven con sus familias y David cubre esas carencias que los parientes no pueden o no quieren paliar.

El redactor recomienda